fbpx

Nigel Godrich, del estudio con Radiohead al escenario con Ultraísta

El productor de OK Computer (y de todos los álbumes de Radiohead desde entonces), revivió este año a su banda Ultraísta. Hablamos con él sobre este proyecto
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Nigel Godrich, Laura Bettinson y Joey Waronker.

Cortesía prensa Ultraísta

El nombre de Nigel Godrich siempre está asociado a Radiohead. Si Pete Best fue conocido como el quinto Beatle, Godrich podría ser, sin ningún problema, el sexto miembro de la banda liderada por Thom Yorke. Desde mediados de los 90 ha trabajado con la banda y a partir de OK Computer ha producido todos sus álbumes. Ha sido fundamental para consolidar el sonido de un grupo que ha cuestionado los límites del rock y la experimentación.

Desde entonces ha estado en el estudio junto a otros nombres gigantescos como Beck, R.E.M., Paul McCartney y Roger Waters, además de acompañar a Yorke en casi todas sus aventuras como solista. Siempre había brillado por fuera del escenario, hasta finales de la primera década del nuevo milenio.

Entre 2008 y 2009 nacieron dos proyectos con los que Godrich tuvo un retorno triunfal a las tarimas. Primero, junto al baterista Joey Waronker fundaron Ultraísta; luego, con Yorke, Flea en el bajo, Mauro Refosco como percusionista y, una vez más, Waronker, hicieron el supergrupo Atoms for Peace.

“Mi meta nunca fue ser un intérprete o estar sobre un escenario. Me encanta estar en el estudio, es como estar en un laboratorio, experimentando y nadie te ve. Pero me divierto estando de gira y haciendo música”, confiesa Godrich. “Muchas veces compongo algo, pero es otra persona quien se encarga de llevarlo al público. Me di cuenta de que era un poco triste hacer un disco y no poder estar ahí cuando el mundo lo conoce”.

Atoms for Peace únicamente lanzó un álbum, Amok en 2013, y ese mismo año dejaron de girar. Desde entonces, algunos integrantes se han reunido unas cuantas veces. Todos menos Refosco se presentaron en 2018 durante un show de Yorke como solista, mientras que el vocalista y Flea se juntaron en París en 2015.

Ultraísta se terminó de consolidar en 2010 con la llegada de Laura Bettinson en la voz. En octubre de 2012 salió el disco homónimo de la banda, hubo una pequeña gira promocional y el silencio se apoderó de este proyecto. Sus redes sociales dejaron de publicar contenido en 2014 (a excepción de un par de posts en 2016).

“La verdad terminamos ocupados haciendo otras cosas. Es chistoso porque nos encantó grabar el primer disco, pero nunca lo promocionamos como se lo merecía”, confiesa Godrich, y entre risas añade, “Nos preguntábamos si alguien iba a notar nuestra ausencia”.

En noviembre de 2019 sorprendieron a sus seguidores con una nueva foto en la que salían Godrich, Waronker y Bettinson. El trío estaba de regreso.

El primer adelanto fue Tin King, un tema con una fuerte influencia electrónica y un video en el que Bettinson parece en plena rave. Después llegaron Anybody y Harmony, que ya daban indicios de lo que sería Sister, el álbum. Es fácil caer en comparaciones con Radiohead o Atoms for Peace, e incluso con el sonido de Yorke como solista, pero Ultraísta es su propio mundo. Claro, al salir de la cabeza de Godrich hay algunos elementos que pueden ser asociados, como la importancia de los sonidos ambientales y la experimentación con sintetizadores.

Los tres clips publicados luego reaparecieron en un corto de 25 minutos que lleva el título del disco. “Los videos los hicimos con Laura, es algo que me encanta hacer. Y el corto muestra un viaje en el que cada vez que ella entra y sale del tren, crea una versión distinta de sí misma y tiene una pequeña aventura”, explica Godrich. “Pero las letras no tiene nada que ver, son un mundo aparte. Es más una muestra de las sensaciones que producen la música. Comienza de día, termina de noche; la canción del inicio es la misma del final”.

Los tres integrantes están involucrados en la parte visual. Godrich tomó la foto de la portada, que está inspirada en Gjon Mili, su fotógrafo favorito, quien se hizo un nombre gracias a su trabajo con Pablo Picasso y con músicos de jazz en los años 50. Las fotografías que aparecen en el corto, en una parte en la que Bettinson llega a una galería, también las sacó el músico.

Pero además de la fotografía, la banda también tiene su relación con el mundo de las letras. El nombre del grupo viene del ultraísmo, un movimiento literario español que nació en el siglo XX y que Godrich conoció mientras leía a Jorge Luis Borges, quien tomó elementos ultraístas y los incluyó a su obra. 

“Siempre me ha gustado el modernismo, el futurismo y ese movimiento artístico y literario de comienzos del siglo XX”, confiesa. “Me parece muy importante decidir quién eres y qué quieres hacer cuando te la juegas por la música. Fui a algunas exposiciones y quería tener un manifiesto, una dirección y unas figuras con las cuales identificarnos. Nunca nos compararíamos con los ultraístas, pero es una palabra hermosa, involucra realismo y todo lo que me interesa”.

Sister realmente nació a partir de las grabaciones que el trío había dejado hace siete años. De vez en cuando, durante este tiempo, se reunían, adelantaban algo y seguían con sus vidas. “Era como tener un trabajo para pagar el arriendo, y otro para pasar un buen rato. Pero claro, tenía que darle prioridad a lo que me daba plata para pagar las cuentas”, se ríe Godrich. “Pero si sumas el tiempo que estuvimos juntos en esos años, trabajando en Ultraísta, en total fueron unos dos o tres meses”.La agrupación solo pudo hacer el show de lanzamiento de Sister, antes de que el coronavirus prohibiera en Inglaterra y el resto del mundo los grandes eventos. Pero en el disco, sobre todo en la música, hay algo reconfortante, una sensación de tranquilidad que llega en el momento adecuado y que funciona para llevar nuestros oídos a otro lugar, muy lejos de las noticias que aguantamos a diario.