fbpx
Gladys Vega/Getty Images

Pau Donés

¿Qué hay de malo en perseguir lo sueños? ¿Qué hay de malo en soñar despierto?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Desde el momento en el que ‘La Flaca’ se apropió de todos los parlantes hispanohablantes en 1996, la música en español empezó a desarrollarse desde otros cimientos. La guitarra blusera de Jarabe de Palo, demostró que la música mainstream en español también podía ser una descarga de melodías profundas y canciones elaboradas sin miedo y sin los traumas heredados del pop ochentero.

Pau Donés nació en Barcelona el 11 de octubre de 1966.  Fue el mayor de cuatro hermanos a los que ayudó a criar puesto que su madre se suicidó cuando él tenía 16 años, obligándolo además, a tener una adolescencia corta. Fue ella quien lo involucró desde muy joven en la música y le regaló su primera guitarra. “Fue una lección severa pero definitiva: el sentido de la vida cobró la importancia que en realidad tenía y que yo, hasta el momento, no había sabido dar. Sentí un dolor insoportable, un miedo atroz e infinito, ¿cómo vivir sin una madre?”. Escribió Donés en su libro 50 Palos.

Por esos días, mientras pasaba de escuchar música tradicional a conectarse por primera vez con los discos de los Beatles y David Bowie, era expulsado de todos los colegios a los que ingresaba. Su padre lo llevó a diferentes psicólogos y terapeutas para entender mejor su comportamiento irracional y depresivo. “La música fue mi aliada, mi compañera en el duelo y mi compañera de viaje… Más que una válvula de escape fue una fuente de energía que me guiaba hacia delante y aliviaba esa profunda pena que sentía”, dijo sobre el recuerdo de su madre.

En sus inicios como artista, tuvo varios proyectos musicales con su hermano Marc, y desde ese entonces empezó a escribir canciones con su primera banda, Dentaduras postizas. Pero fue años después que se dio a conocer con la que sería su canción más grande en términos de recordación: La flaca. Una canción inspirada por una mujer que conoció en una de sus visitas a La Habana, Cuba.

Durante cuatro años y medio dio una lucha tenaz contra el cáncer, que acabó con su vida hace apenas un mes. Facebook oficial Jarabe de Palo

La Flaca, su primer álbum, fue una declaración de principios artísticos en el que rescató elementos del blues, el rock & roll y el jazz, para traerlos a la música pop en español. Cientos de miles de copias vendidas llevaron a Jarabe de Palo a realizar una gira por toda Latinoamérica y los Estados Unidos, un país poco conquistado por la música hispana hasta ese entonces. Tan solo allí vendió más de 130.000 copias.

Mientras desarrollaba su carrera, también fue compositor para otros artistas y tuvo la fortuna de hacer una canción por pedido de la misma Celia Cruz. Años después dio un concierto especial con ella y con Luciano Pavarotti en Italia. Además, fue pionero en las colaboraciones para América Latina; trabajó con artistas como Jorge Drexler, Lorenzo Jovanotti y Vico C, entre otros. Pero también, fue una fuente de inspiración para muchos, incluso Alanis Morrissette usó el video de Bonito como referencia en el video de Everything.

Siempre fue un fanático de las motocicletas y de los tatuajes; en sus manos llevaba escrita la palabra ‘amor’ y el nombre de Sara, su única hija. Nunca estuvo casado y en el amor aseguró que siempre sería “un kamikaze”. “En el sexo, un aprendiz, y con sus emociones, un desequilibrado”. Fue diagnosticado con cáncer de colon en 2015, y desde allí libró una batalla contra la enfermedad, y contra todos los retos que esta representó para seguir adelante con su carrera.

Antes de morir dejó algunas lecciones y un listado de mandamientos como legado espiritual: “Que sepamos vivir el presente. Que no perdamos el tiempo pensando en el futuro. Que dejemos de creer en la suerte y mejor creamos en nosotros mismos. Que dejemos de hacer montañas de granitos de arena. Que cantemos en la ducha, en los bares, en las bodas, en las cenas con los amigos o donde nos apetezca y cuando nos venga en gana. Que aprendamos a decirnos ‘Te quiero’ sin que nos dé vergüenza. Que nos escuchemos tanto como sepamos compartirnos en silencio. Que le perdamos el miedo a la muerte, pero también le perdamos el miedo a vivir. Que decidamos por nosotros mismos y que nunca dejemos que los demás decidan por nosotros. Que cuando la vida nos cierre una ventana sea cuando más abramos las alas para romper el cristal para salir volando. Que la vida sea siempre un sueño. Y, en fin, que a la vida le demos calidad, porque belleza sobra”.

Gtres

Pau Donés fue, sin duda, alguien que ahondó en el valor de la vida. Sus canciones fueron cantos de esperanza y nos hizo cuestionarnos a nosotros mismos.  Fue un hombre querido por todos porque en su vida no había espacio para el odio, ni para los remordimientos. Escribió tantas canciones como sonrisas dio en su vida, y su legado perdurará para siempre en la música en español. Su mayor aporte puede ser el de haber hecho que grandes canciones, elaboradas melodías y letras profundas, llegaran a ser populares.

Nos ha dejado para siempre y ha dejando un vacío inmenso en la cultura hispanoamericana. Extrañaremos su honestidad para llevar la esencia de la realidad a las canciones, su frescura y su manera simple de ver la vida. Pero especialmente, extrañaremos sus canciones, con las que muchos crecimos, nos enamoramos, fracasamos y nos reencontrarnos con nosotros mismos. Su analogía de El lado oscuro será recordada entre los poetas malditos, o entre quienes puedan encontrar la redención a través de la búsqueda infinita del amante, o del que ama. ¿Qué hay de malo en perseguir lo sueños? ¿Qué hay de malo en soñar despierto?


Lorenzo Jovanotti

¿Cómo conociste a Pau y qué recuerdos tienes de ese primer encuentro?

Encontré a Pau en su música mirando el vídeo de La Flaca y me enamoré de la canción. Dos meses después tuve la oportunidad de encontrarme con él en un programa de televisión nacional en Italia, tocando juntos en el mismo escenario, pero con diferentes bandas. Cuando nos conocimos descubrí un alma hermana, una afinidad muy fuerte y un cariño improvisto, como cuando encuentras una persona con la que sientes que tienes algo fuerte en común. Desde ese momento fuimos amigos hasta el último día, hasta siempre.

Tiempo fue la primera canción que grabaron juntos, ¿qué recuerdas de esa colaboración?

Simplemente Pau me llamó y me dijo que participara, tomé un avión hasta Barcelona y grabamos la canción y el vídeo. Todo en tres días. Descansábamos juntos en las noches y nuestra amistad se empezó a fortalecer, nuestro contacto era frecuente. Pau tenía una casa en Formentera, me invitó y conocí a su familia. Yo también lo invité a mi casa en Toscana, grabamos juntos, tomamos vino, buena comida y en fin, todas las cosas que los amigos hacen. Nuestras hijas tienen más o menos la misma edad, nuestra vida fue paralela, con diferentes direcciones y experiencias, pero con muchas cosas en común.

Luego se volvieron a juntar para una versión en italiano de Bonito

Recuerdo todos los momentos con Pau. Él me preguntó sobre adaptar sus éxitos al italiano y yo le pregunté también si podíamos adaptar los míos al castellano, y por medio de Pau conocí a Jorge Drexler, un gran amigo de ambos, que también adaptó algunos de mis temas. Era familia, de gente que venía de distintos lugares pero con el mismo destino: el destino de la música como forma de vida, como religión.

¿Cuál consideras que es el legado de la música de Pau Donés?

Un gran artista de la música latina, de la música mundial. Curioso, libre, siempre dispuesto para colaboraciones, para compartir, y tenía mucho talento. Su timbre vocal, su forma de componer y de cantar eran únicas. Era un artista único, muy reconocible ¿no? Muy fácil reconocer su voz, su estilo. Esa es la mejor característica de un gran artista, que solo se necesita un segundo de un solo tema para entrar en su mundo. Un gran músico, seguro uno de los más grandes de su generación, y en general de la música latina sin duda.

A lo largo de su carrera grabó temas junto a Alejandro Sanz, Ketama, Jorge Drexler, Joaquín Sabina, Ximena Sariñana, Crissie Hynde, Celia Cruz, y muchos otros. Xavi Torrent/ Redferns

Muchos hablan de la calidad humana de Pau, y hace poco escribiste que era realmente tu amigo y de lo mucho que lo ibas a extrañar, ¿cómo se hicieron tan amigos?

Es verdad, cuando Pau falleció, dos días atrás, algo extraño, sincero salió desde las redes sociales, la comunidad de los músicos, desde los fans y apasionados por la música. Yo creo que la semilla de Pau fue plantada en cualquier tierra porque era un hombre generoso en el dar, tomar y ofrecer. Es una cosa misteriosa que se puede sentir algo muy auténtico.

¿Tienes algún momento especial que hayan compartido que creas que jamás vayas a olvidar?

Tengo muchos. Uno fue en Milán, cuando presenté mi álbum en 2017, en un lugar grande con mucha gente. Pau estaba en Italia para promocionar su música, y sin decirme nada entró al lugar del show sin que lo reconocieran, compró mi disco y subió una foto a Instagram sin que yo lo supiera. Fue como un regalo porque estaba allá. Pero así era Pau, invisible pero presente. Invisible en tu vida pero presente siempre. Como amigo, como soporte, para hacerte sentir su presencia. Me hará mucha falta.

Hay muchas otras cosas con Pau, recuerdo una cena en Nueva York con Celia Cruz. Me invitó y yo era un gran fan de ella, me llamó, yo estaba allí casualmente y me dijo: “¡Lorenzo! Esta noche voy cenar con Celia Cruz y su esposo Pedro, ¡llega con tu esposa!”. Una cena fantástica con esta reina con muchas historias. Una reina de la música y Pau y yo como dos niños. Esa noche terminó en un bar tomando ron cubano. Fantástico. Recuerdo que Celia me dijo que era gran fan de Pavarotti y yo organicé un encuentro entre ellos dos y, un año después, Celia fue a Italia para cantar Pavarotti.

¿Consideras que la conexión que tuviste con él te ayudo con el idioma español?

No sé, me ayudó a conectar con el universo, no es cuestión de idiomas. Mi español es muy malo pero me gusta mucho, nunca lo estudié. Pero Pau quería hablar italiano cuando estaba en Italia porque le gustaba el idioma como a mi me gusta el español. Pero sí me ayudó a conectar con la música en español, él me enseñó muchas cosas, me mostró mucha música latina que yo no conocía. Fue un anfitrión muy válido. Tenía una gran pasión, una consciencia profunda de toda la música en especial de la música latina.

Hablando de música, ¿cuál es tu canción preferida de toda su obra?

Me gusta mucha Depende porque es una canción que solo Pau podría hacer, es una canción que es él. No es parecida a nada, es una identificación perfecta. Pero me gustan muchas, me gusta Agua, La Flaca es una obra maestra, es un clásico. Bonito, Tiempo me gustan sus letras. Es un maestro.

Antón Goiri

¿Alguna vez escribirás una canción pensando en él?

Yo creo que sí. Él estará en mi corazón, lo mantendré a mi lado cuando vaya a escribir una nueva canción. Como un consejero, como los grandes.

Hay artistas como tú o como Pau que se toman muy en serio y nunca deciden entregarse a los objetivos comerciales de la industria, ¿qué los mantiene tan fieles a sí mismos?

Yo no soy un ideológico respecto a la música, no tengo un objetivo comercial más, soy muy feliz si está en el Número Uno de los listados. Mi canción la hago para mí mismo y mi gran felicidad es cuando sé que mi canción entra en la vida de la gente. Tengo una relación muy natural con la música, la parte comercial es una parte importante porque te permite viajar, encontrar gente, desarrollar medios de producción, pero no es el objetivo, es el medio. A través de él, el objetivo final es el arte, la cultura, vida, memoria, proyectos, sueños, amor, dolor, todo, la música es la cosa más importante de mi vida. La cosa principal es hacerla porque me gusta, nunca haría algo porque se vende, pero si se vende es algo positivo, es una forma de colaboración, es una forma humana de compartirla.

Lorenzo, muchas gracias…

Gracias por la oportunidad de recordar la figura de Pau Donés, un hombre grande, un hombre que me hace mucha falta, estoy muy triste. Esta tristeza se transformará en algo vital, eso es seguro porque es Pau. Eso es lo que quiere Pau y eso es lo que quiere la gente como él. Ahora estoy triste, quiero vivir esta tristeza, esta falta fuerte de este amigo porque tengo una melancolía, me hubiera gustado ser más cercano en el último tiempo.


Juanes

Quisiera empezar por saber si tuviste la fortuna de conocer a Pau Donés y si compartieron algún encuentro musical juntos.

Yo tuve la fortuna de encontrarme con Pau, quizá, un par de veces. La que más recuerdo, y la que más me impacta por lo bonito que fue, diría que fue hace dos años en un concierto que se hizo en el Zócalo en México, en un festival inmenso. Allí me encontré con él, le hablé un rato, le pregunté por su salud, cómo estaba; lo veía realmente muy bien, estaba obviamente en el proceso, pero se le veía bien en ese entonces. Recuerdo que él se montó al escenario a cantar solamente con su guitarra y eso me pareció muy valioso, muy especial. Creo que ante un público de más de 100 mil personas, él estuvo ahí con su guitarra y fue hermoso, realmente fue cariñoso y positivo, como siempre él era.

También tuve la fortuna de ser invitado por Carlos Santana para hacer una versión de La Flaca hace unos seis años, más o menos, y obviamente en ese momento lo primero que hice fue preguntar: “¿Por qué no le dijeron a Pau?” Yo me comuniqué con él y le comenté que Santana me había invitado, y él estaba súper contento por esta situación, y ahí quedó también esa huella de Pau a través de esa guitarra hermosa de Carlos Santana y esta versión de La Flaca que hicimos y que, por lo menos yo, con mucho cariño traté de poner el alma y el corazón.

Podemos decir que cada artista nos deja un legado y una historia, ¿cuál consideras que es el aporte más importante de Pau Donés a la música en español?

Yo creo que el aporte de Pau y de Jarabe de Palo a la música en español fue fundamental. De alguna manera, en ese momento cuando sale su música, era demasiado fresco. Yo recuerdo que la primera vez que lo escuché, además de La Flaca, que sonaba en la radio, fue en Bogotá, estaba en un restaurante que se llama El Patio, y estaban poniendo su música, el disco estaba de fondo. Me llamó la atención por la frescura, por un sonido medio blues, medio desarreglado, pero al mismo tiempo con mucha calidad, las letras me llamaron mucho la atención, y en general el formato tan orgánico y tan natural que tenía toda la música, todos sus integrantes y obviamente las letras de Pau.

La Flaca se publicó en 1996 justo cuando estabas empezando tu carrera de solista, ¿crees que Jarabe de Palo sirvió como inspiración en esos momentos?

Definitivamente todo lo que pasa en la música de alguna manera sirve de inspiración, y en este caso la obra de Jarabe de Palo toca mi alma, toca mi fibra, me inspira de algún modo, quizá en lo más inconsciente, quizá en lo más presente, pero sí definitivamente abre un camino para este tipo de música en ese momento cuando nace. Yo creo que lo más hermoso y lo más importante, y de lo que Pau tiene que sentirse muy feliz y orgulloso, es que su obra va a quedar para siempre, que su música es atemporal, que va a sonar bien hoy y va a sonar bien dentro de 50 años, yo creo que eso es lo más valioso para la música de Pau y lo que va a dejar como obra.

Yo sé que no es fácil escoger una canción, y más de una obra tan extensa como la de Pau Donés, pero, ¿tienes alguna canción que sea tu preferida de toda la obra de Pau?

Bonito es una canción que me gusta porque el video lo tengo como grabado en mi alma, como clavado en mi imaginario, original en su momento, por la manera en la que se filma. Pero sobre todo la letra, porque la letra es Pau, es él siendo él, y mandando un rayo de luz positiva hacia la gente. Yo creo que el solo hecho de decir que todo me parece bonito es tan superficial como profundo, y es una actitud de vida, yo creo que eso era él: positivismo a pesar de la dificultad, y eso para mí marca mucho su obra en particular. Obviamente La Flaca es una canción que marcó el camino de ellos, pero yo diría que Bonito es una canción que tiene mucho feeling. Depende también me gusta mucho su letra, y cómo en el video él recalca la importancia de las letras escribiéndolas en esta especie de pared o de vidrio que está en el video. Así que, en general, todas estas canciones y muchas más, son realmente muy importantes.

¿Cómo mantenerse convencido de que la música de las grandes melodías, las letras profundas y las buenas producciones puede ser el camino en una industria que está cambiando todo el tiempo?

Primero hay que amar la música, y una vez uno está seguro de que ama la música, está dispuesto a seguir con ella hasta el último día. En eso me veo identificado con Pau, que hasta ese último momento estuvo al lado de la música y acompañado de ella, porque yo creo que ella le dio mucha vida, además de su familia, y siento lo mismo en mi caso. Creo que a pesar de que la industria siga cambiando, evolucionando, yo voy a seguir haciendo música sí o sí, y como músico me gusta aprender, entender, reflexionar sobre todos los géneros musicales. Porque la verdad es que he pasado por todo lado, desde la música popular folclórica, hasta el metal, el death metal, el thrash metal, el punk, heavy metal, música de todos los estilos. Entonces yo sí seguiré muy conectado, porque ahí he encontrado una manera de expresarme y de conectarme con el universo, de entender quién soy y de tener un lugar.

Sus canciones encontraron el equilibrio entre lo mundano y lo profundo, llevándolo a ser reconocido por sus colegas y aplaudido por el gran público. EFE

¿Qué crees que va a pasar con ese formato de la música que requiere de una banda y de grandes instrumentistas, hacia dónde crees que va?

El formato de banda es algo de lo que yo hago parte, así me crie en la música, siempre he estado tocando con músicos. Es un poco raro lo que pasa hoy en día porque la tecnología al mismo tiempo te da muchas facilidades. Normalmente yo trabajo en mi casa, solo, con una computadora, y grabo mi guitarra, mi voz, pero el piano y los otros instrumentos los uso virtualmente con plugins que son maravillosos, que tienen muchísima calidad. Al mismo tiempo hay lugares como splice.com donde puedes bajar la cantidad de samples que quieras y hacer tus propias canciones. Entonces yo diría que van a quedarse las dos cosas, es decir, tocar en la banda y con los amigos en un escenario es algo irremplazable, el sonido de una batería amplificada por un sistema de sonido en un estadio en un concierto es algo impresionante, pero también, cuando vas a ver a un DJ y sentís ese sonido de esa música digital, también te pega muy duro en el pecho, y se siente muy chévere. Yo diría que es una mezcla de las dos cosas que se van a quedar definitivamente.

En lo personal, intentaré siempre poder tocar con alguien, ahora en medio de la pandemia sí que lo he sentido mucho más porque no hemos podido volver a los conciertos, no hemos podido volver a tocar juntos con público masivo en frente, y es algo que se extraña mucho. Así que yo diría que las dos cosas se van a quedar y también hay que recordar que la música es cíclica y que las tendencias y la moda en general, todo lo que pasa es cíclico, y siempre va a haber una reminiscencia, una añoranza a algo del pasado. Así que, de alguna manera, volverán los 70, volverán los 80. De hecho, por ejemplo, cuando escuchas el nuevo disco de The Weeknd te das cuenta de que ahí están todos esos sonidos de los 80, de los sintetizadores, y eventualmente regresará quizá el grunge, el rock de alguna manera, aunque el rock no se ha ido, porque el rock sigue vendiendo muchas entradas y la gente sigue asistiendo a los eventos de rock, y las bandas de rock siguen existiendo; quizá en este momento, en el mainstream o en la radio, no está ese sonido característico de la guitarra eléctrica con distorsión, pero siempre van a ir y van a volver, así que yo siento que es parte del proceso normal de las cosas.


Alejandro Sanz

¿Qué recuerdas del momento en qué conociste a Pau Dones?

Difícil recordar el momento exacto, fue en Estados Unidos, en alguna parada de nuestras giras. Si recuerdo que conectamos de inmediato, Pau contagiaba esa energía especial de las personas con luz.

Juntos hicieron La quiero a morir, ¿cómo se dio esa colaboración y cómo pudiste aportar en ella? ¿Por qué decidieron hacer esta versión?

La quiero a morir es una canción enorme. Mucha gente se había acercado al tema de Francis Cabrel, pero nos apetecía tratar de hacer una versión diferente. Pau y yo conectamos en la idea de llevarla a un lado más rock, respetando la esencia pop del original y añadiendo pinceladas latinas para hacerla nuestra. La decisión de hacerla fue sencilla, a los dos nos gustaba la canción y decidimos grabarla por puro placer. Acercarse a las grandes canciones es siempre enriquecedor.

¿Cuál consideras que es el legado de la música de Pau Donés?

Su cancionero es parte de la historia de la música latina contemporánea. Sus álbumes y canciones, no solo llegaron a mucha gente, sino que fueron capaces de reinventar y actualizar un sonido con marca propia, algo extremadamente complicado. Para entender con perspectiva la música latina, es obligatorio detenerse en el capitulo extenso creado por Jarabe de Palo

En las últimas semanas te mostraste muy conmovido por su muerte. ¿Cómo se hicieron tan amigos?

La perdida de un amigo es siempre dolorosa. Si el amigo es también compañero de profesión, y alguien con el que de alguna manera has recorrido el camino, el dolor se multiplica. Perderle demasiado pronto ha sido un puñetazo terrible, una tristeza inmensa.

Hiciste algunos comentarios sobre la grandeza de Pau, ¿qué crees que lo hizo un personaje tan amado y respetado?

En alguna ocasión sobre mí mismo he dicho que no jodo mucho. Creo que Pau era un tipo que amaba la vida y no iba jodiendo por ahí. Era un tipo sin disfraces que iba con la cara descubierta. Eso la gente lo percibe, y hace que empatices. Pau era un tipo normal, y eso, hoy en día resulta extraordinario.

¿Tienes alguna historia o momento especial que hayan compartido juntos el cual nunca olvidarás?

Seguramente nunca olvidaré los últimos mensajes que nos intercambiamos. Eran los mensajes de despedida de un amigo. Me los guardo para mí, para siempre, son nuestros, un adiós sereno y hermoso.

La Flaca empezó a hacerse muy popular gracias a que fue utilizada para musicalizar un comercial de cigarrillos.

¿En qué lugar puso Pau Dones a la música y a los artistas de España?

Pau y Jarabe de Palo hicieron mucho por la música en español. Pero no solo de los artistas españoles, creo que Pau trascendió las fronteras y alineó la cultura musical latina para ponerla en una sola dirección, en la dirección de las emociones que solo la música en español es capaz de transmitir.

¿Cuál es tu canción favorita de su obra? ¿Consideras escribir alguna canción pensando en él?

Su obra es dilatada y brillante, tiene muchas canciones enormes. Me emociona Agu; admiro la sencillez casi minimalista de Depende; La flaca, por derecho, es un clásico de la música latina… tiene muchas canciones hermosas. No sé si de manera deliberada escribiré́ una canción pensando en él, pero seguro que en alguna nota estará presente.

¿Crees que en sus inicios, pudiste ser una influencia para Pau?

No lo sé, Pau tenía una marca muy particular, todo lo que hacía, sabías que era suyo. Y eso es muy complicado. Los dos amamos la música, los colores y sabores de Latinoamérica, y quizás ahí, encontramos nuestros puentes de unión, y las conexiones de influencia. Paco (de Lucía) decía que solo los mediocres copian, los genios roban. Pau seguro que “robó” con mucho arte a lo largo de su carrera.

¿Qué crees que va a pasar con ese formato de la música en español? La que haces tú y lo que hacía Pau Donés. Esa que requiere de una banda de grandes músicos de muy alto nivel…

Seguiremos trabajando, seguiremos grabando canciones, las giras continuarán. La música es demasiado poderosa para ni siquiera plantear un receso. Los tiempos se transforman, y quizás también los formatos, pero seguiremos haciendo canciones, y siempre habrá un escenario donde llevarlas de viaje hasta donde esté la gente. En el salón de casa o en un estadio, el escenario siempre estará ahí para dar cobijo a las canciones.