fbpx

Paulo Londra encontrará la libertad pronto, lejos de Big Ligas

Un juez dictaminó una pequeña victoria que beneficiaría al cordobés
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
El contrato firmado por Londra le impedía lanzar música en solitario hasta 2025.

Redbull

El inicio del pleito

Cuando Paulo Londra inició su carrera como músico, era uno de los intérpretes más brillantes de Argentina, donde ganó popularidad por participar en batallas de rap callejeras. En 2017 se aventuró a sacar su primer tema como solista, Relax, el cual contaba con melodías optimistas y un beat pegajoso. 

Gracias a esta canción, el intérprete obtuvo reconocimiento por parte de estrellas del reggaetón como J Balvin, por lo cual inmediatamente ganó la atención de productores colombianos como Ovy On The Drums (Daniel Oviedo) y el empresario Christian Salazar (Kristoman). Ellos invitaron al joven artista a Medellín para que pudieran empezar a grabar música juntos y así dar inicio a una etapa definitiva en su carrera.

Todo parecía marchar a la perfección, puesto que el rapero de 19 años había podido debutar varios temas, entre ellos su éxito Condenado Para El Millón. Por lo tanto, para formalizar el trabajo del trío, las tres partes decidieron formar un sello discográfico: Big Ligas, el cual quedó pactado en un contrato el 21 de febrero de 2018. Dicho documento especificaba que el joven músico sería un artista exclusivo de aquella disquera.

Por otra parte, el contrato también hacía hincapié en que las ganancias se distribuirían de la siguiente manera: 33,3% destinado para la música grabada, 60% para los ingresos netos de publicación y el 50% de ingresos de cualquier otra naturaleza, estarían estipulados inicialmente para el cordobés. Mientras que el resto del dinero se repartiría en partes iguales dentro del colectivo artístico, incluyendo a Londra había cedido el 100% de sus derechos de autor, sus archivos o maquetas, el 100% de sus derechos de publicación y composición, por un periodo de tres años.

Paulo Londra fotografiado junto a Ed Sheeran, con quien trabajó en la canción Nothing On You, y Daniel Oviedo.
Facebook Ovy On The Drums. 

La batalla con Big Ligas

En mayo de 2018, se dio una reunión entre las tres partes del sello discográfico en la que el abogado de Londra, Facundo Rojo, confirmó vía correo electrónico que su cliente estaba de acuerdo con los ajustes realizados al contrato original.

De forma paralela, Ovy On The Drums y Kristoman se encontraban negociando un pacto junto a Warner Music para lanzar el álbum debut de Paulo Londra. La disquera ofertó una suma de 300 000 millones de dólares para grabar aquel disco, no obstante, el cordobés no la aceptó. Por lo tanto, el abogado de Big Ligas, Matt Greenberg alegó que el músico estaría infringiendo los acuerdos pactados en el contrato, lo cual le brindaría consecuencias legales y financieras.

Londra cedió y se dispuso a lanzar su primer LP: Homerun junto a Warner el 23 de mayo de 2019, cuando el músico tenía 21 años y por el cual obtuvo su primera nominación a los Latin Grammy en la categoría de Mejor Nuevo Artista. Sin embargo, tiempo después, el argentinó cortó comunicación con sus supuestos colegas y optó por rechazar ofertas de trabajo que serían beneficiosas para el sello. Asimismo, comunicó que la única forma que tendría Big Ligas para contactarlo, era a través de su nueva abogada Helen Yu. Ella informó que, al haber trabajado junto a aquella disquera, el contrato tendría una nueva fecha de terminación, el 21 de mayo de 2020. Pero, de acuerdo con lo estipulado originalmente, no había una cláusula que lo determinara de esa forma.

Sin embargo, la contraparte demandó al argentino por incumplimientos con el contrato, daños y perjuicios, endeudamiento, entre otros factores. Ahora bien, la oficina de prensa del cordobés respondió mediante el siguiente comunicado:

La maldición después del Homerun

Ahora bien, Helen Yu, representante de Londra comunicó que Warner Music habría realizado una oferta con una suma superior de dinero al cordobés para lanzar su álbum debut. Pero, Big Ligas habría decidido negociar otra cantidad sin consultarle al artista, pues, de acuerdo con el contrato, esto estaba permitido bajo su posición de ‘miembros gerentes’.

Por otro lado, el argentino demandó nuevamente a sus socios el 6 de marzo de 2020 por fraude y representación negligente, agregando que las sumas estipuladas en el contrato original, de acuerdo a sus ganancias, habían sido manipuladas pues no recibió lo que le correspondía.

Un paso más cerca a la victoria

No obstante, Paulo Londra consiguió una importante victoria contra su antiguo sello discográfico después de que un juez dictaminara que el artista de trap, de 23 años, no tiene más obligaciones discográficas ni futuras concesiones contractuales a Big Ligas. 

Pero, más adelante se dio a conocer que: “el viernes 3 de septiembre, un juez concedió al sello una moción conjunta de emergencia para la revisión de la denegación de la suspensión de la orden” lo cual significaba que el documento que determina la posesión inmediata de la propiedad, ponía una suspensión temporal en el veredicto a la espera de una nueva revisión.