fbpx

Perfume Genius entrega sus sentimientos en llamas

Mike Hadreas vuelve con su quinto álbum de estudio, Set My Heart on Fire Immediately, en el que continúa desplegando las emociones más crudas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Mike Hadreas juega con el sonido, la imagen y las coreografías. Un artista nato.

Cortesía prensa Perfume Genius

La música de Perfume Genius siempre ha tenido una característica que sobresale por encima de todo: la honestidad. Desde que lanzó Learning una década atrás, Mike Hadreas se ha ganado los aplausos de la crítica musical en cada uno de sus discos. Pero solo fue hasta el tercero, Too Bright de 2014, que terminó de despegar. A partir de ahí vinieron colaboraciones con Sharon Van Etten, trabajos con marcas como Prada y los artículos en revistas de música, moda o periódicos como The Guardian

En esos textos detallaba su vida antes de encontrar un refugio en la música, y es en ese punto donde se comprende qué hay detrás de sus letras. Desde bachillerato ha sido abiertamente homosexual, lo que lo llevó a sufrir de bullying durante su paso por el colegio, antes de abandonar las clases por completo. En la adolescencia tomó antidepresivos, y se la pasaba entrando y saliendo del hospital por la enfermedad de Crohn, mientras veía a su madre lidiar con sus propias adicciones. Estudió arte en Seattle, donde entró a un abismo de alcohol; luego se fue a Nueva York y terminó hundido hasta el cuello de drogas. Tras casi una década de búsqueda personal por los callejones de la ciudad que nunca duerme, volvió a la cuna del grunge para entrar a rehabilitación.

Con No Shape de 2017 siguió escalando hasta que sus canciones acabaron en películas como The Goldfinch y series del estilo de 13 Reasons Why o The Society. Estos trabajos audiovisuales tratan la vulnerabilidad de adolescentes y adultos jóvenes. Es ahí donde la sinceridad de Perfume Genius ha calado con más fuerza. Musicalmente, además, tienen una producción gigantesca y llena de color. El último disco de Perfume Genius, Set My Heart on Fire Immediatly, también se mueve en un abanico sonoro lleno de variedad.

Whole Life se encarga de abrir el álbum con un sintetizador de ciencia ficción, antes de pasar a un juego de cuerdas, piano y steel guitar. La canción que le sigue es Describe, que manda la cabeza de vuelta a los 90 con una guitarra distorsionada que Billy Corgan pudo sacar en Siamese Dream.

Desde su confinamiento en Los Ángeles (en el que recuerda: llamen a su mamá durante la cuarentena), Hadreas dice, “No me da miedo ir a donde sea que la canción quiere dirigirse, y este disco lo grabamos con los mismo músicos en cada corte”, explica. “Esto le dio una unidad más allá de las diferencias sonoras que encontramos. Siento que hay una conversación entre todos los temas, pero es una sensación que siempre he tenido, incluso emocionalmente; la tristeza y la felicidad pueden estar muy cerca, así como el silencio y el ruido”.

En sus trabajos anteriores, era común que un músico llegara a una canción cuando ya estaba avanzada en un 75%, apenas ahí es que entraba o daba sus aportes. Esta vez decidió que todos estarían durante la grabación entera, quería que desde que entraran al estudio se sintiera como una presentación, estuvieran en el momento, capturaran el ambiente que creaban con sus instrumentos.

“Por eso pensé en tocar estos temas en concierto mucho más que las canciones de los otros álbumes. Quería atrapar la sensación de estar grabando en vivo, esa parte salvaje para que las personas que las escucharan supieran y sintieran que estábamos tocando para ellos”, confiesa Hadreas.

El año pasado, además de terminar el álbum, también trabajó en teatro, y dirigió los videos de Describe y On the Floor. Ese elemento narrativo y visual, con coreografías, cada vez está más presente en Perfume Genius. Por eso es que cada corte se siente como una historia, sin mayores elementos abstractos, dentro de un gran marco que es Set My Heart on Fire Immediatly. El álbum se siente como la culminación de un proceso que empezó hace 10 años ese primer LP. Con cada trabajo que ha lanzado ha experimentado con diferentes géneros, y es acá en donde reúne toda esa experiencia.

Pero el sonido que Hadreas logra en este disco no sería posible sin Alan Wyffels, su novio desde hace unos cuantos años, quien estudió música clásica y es la inspiración de algunas letras. “Ambos queremos llegar al mismo lugar, pero pensamos de formas distintas. Si nos encontramos en el medio, sale algo genial. Yo llego por un camino más hippie, y él es más técnico”, explica, “pero ambos creemos en el amor de este proyecto”.

Ese sentimiento es lo que ayudó a Hadreas a cambiar de rumbo en su vida. En la depresión que vivió, dice, no pasaba nada, todo era un gran vacío. La tristeza es otro cuento, ahí sí puede surgir algo. Pero lo que hace que su corazón se incendie es crear algo, a partir de sus emociones, que podría ayudar a alguien. Lo describe como “permitir que esa energía entre”. Con la gran producción que tiene y las emociones que transmite con su voz, es imposible detener esas ondas.