fbpx

P&R: Javiera Mena

Una conversación con la artista chilena sobre la primera entrega de su próximo LP, el poliamor y la representación de las mujeres lesbianas en la música
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Rod Photography

Han pasado tres años desde que Javiera Mena publicó su último álbum de larga duración, Espejo, tiempo durante el cual tuvo la oportunidad de mudarse a España y experimentar, entre otras cosas, una pandemia en un país no tan desconocido para ella. Pero uno de los sucesos más importantes que ha podido presenciar fueron las inmensas manifestaciones en Chile en 2019, y todos los cambios históricos que se han logrado allí desde entonces. “No es que yo esté a favor o en contra de la violencia, son ciclos. A veces tienen que pasar cosas más intensas y heavy, o sino siguen los abusos. Es como los ciclos naturales del ser humano, y los levantamientos sociales son así, lamentablemente, pero es lo que hay”, dice.

Esta chispa que impulsó el estallido social en su país natal fue una de las inspiraciones de Entusiasmo, su EP más reciente que también es la primera parte de su próximo LP que permanece sin título. Las cinco canciones que lo conforman giran alrededor del fuego, la pasión, el enamoramiento y el dolor, elementos que Javiera acompaña muy bien con un sonido futurista pero aún lleno de mucho misticismo. Y pese a ser un trabajo que contiene sus beats característicos, en él también hay espacio para las baladas en un sentido más puro. “Es un buen momento para conectar con la vulnerabilidad, la gente aprecia eso. Sentí que era un buen momento para abrir el corazón totalmente ahora con la pandemia, que andamos todos como más perceptivos, vulnerables”, comenta sobre Dos, un tema que trata sobre la confusión que produce tener sentimientos hacia dos personas.

En un momento tan singular, hablamos con ella sobre este lanzamiento, el poder de la juventud en los movimientos sociales y la diferencia entre crear música en España y hacerlo cerca a la cordillera de los Andes.

¿Por qué decidiste lanzar el próximo álbum de estudio de a pocos?

Creo que es una buena fórmula para los tiempos en que estamos. Esta va a ser la manera de entregárselo a la gente, primero voy a sacar este EP de cinco temas, luego voy a sacar otro y después con otras canciones más voy a completar el disco. Son como etapas.

EL PODER DE LA REPRESENTACIÓN QUEER: Javiera Mena se ha convertido en un referente para las lesbianas gracias a que su música contribuye a normalizar las relaciones sexoafectivas entre mujeres, quitándoles la connotación negativa que se les ha dado al mostrarlas como una experiencia bella, positiva y espiritual. Instagram Javiera Mena.

¿Qué piensas sobre la inmediatez y la forma de consumir música hoy en día?

Todo es muy inmediato, la gente olvida rápido las cosas y por eso mismo hay que mantener esa templanza que uno tiene con la música porque uno se puede perder. Incluso la música más mainstream responde mucho a una cosa explosiva y a los números, entonces yo creo que son épocas en que uno tiene que tener mucha confianza. Esto de la inmediatez tiene un lado positivo y es que uno puede probar, pero lo otro es que te puedes perder un poco en la gran cantidad de lanzamientos. A veces te puedes comparar con esa gente que tiene millones de números y te puedes deprimir un poco, pero yo apunto más a la carrera a largo plazo que a esta cosa como tan explosiva que hay.

 Tu próximo LP aún no tiene nombre porque has dicho que esto te gusta hacerlo de último. ¿Por qué esta primera entrega se llama Entusiasmo?

Este es un disco que está muy cargado de la energía del fuego, de la pasión y de lo erótico, entonces hay una palabra que me gusta mucho que es “entusiasmo”, un sinónimo de pasión y fuego; las canciones tienen ese hilo conductor. Este es un disco que se gestó para mí en el estallido social chileno y era puro fuego.

 Chile ha sido un gran ejemplo en América Latina en cuanto a los estallidos sociales. ¿Para ti cuáles han sido las enseñanzas que te han dejado estos movimientos, impulsados sobre todo por la juventud?

La juventud no tiene miedo, es fresca y está en la calle. En Chile fueron los jóvenes los que rebasaron el vaso que estaba desde años y décadas. No deja de ser algo muy histórico que desde un levantamiento social impulsado por la juventud ahora estemos redactando una constitución, pero claro, esto era algo que venía desde que tengo uso de razón. Creo que en toda Latinoamérica está pasando un cambio de paradigma y un levantamiento popular que está super heavy. Ahí en Colombia lo estamos viendo ahora.


“Ahora es el mejor momento para la gente queer, gay y lesbiana. Hay que aprovechar este momento, hay que ser reivindicativo porque de lo contrario la cosa se difumina”.


Chile también ha sido muy importante para el movimiento feminista. Solo por dar un ejemplo tenemos a Las Tesis con Un violador en tu camino.

Sí, es muy heavy lo de Las Tesis, las admiro un montón. Lo más cultura pop que salió de Chile fue esa canción que le dio la vuelta al mundo y tiene una base tecno. A ellas les gusta mucho la música electrónica [porque] vienen de la cultura de Valparaíso y del electropop. Les gusta mi música, entonces estamos unidas en algún punto y la canción es como un electroclash dosmilero, pero que le dio la vuelta al mundo influenciado por Las Bistecs también. Fue como lo más sobresaliente que haya salido de Chile, la canción emblemática del movimiento feminista fue de ellas. [No siento] nada más que orgullo de decir que las conozco y es una maravilla lo que está pasando en Chile con el movimiento feminista. Yo creo que es de los más power [sic] porque claro, Argentina lo ha liderado siempre, pero por esta cosa de haber estado tan pa’ dentro, de repente todo explotó.

Eres un ícono queer, ¿qué ha significado para ti enunciarte como lesbiana dentro de una sociedad tan conservadora y machista como la de América Latina?

Es una palabra que incluso las lesbianas encuentran fea y yo la encuentro hermosa, la encuentro la palabra más linda del mundo. Ahora creo que con las nuevas generaciones esto está cambiando, es otro mundo pero ese mundo se gestó gracias a que muchas mujeres se han atrevido, han sido valientes y lo han dicho; yo me siento parte de ellas también. Las cosas están cambiando para bien y ahora es el mejor momento para la gente queer, la gente gay, la gente lesbiana. Hay que aprovechar este momento, hay que ser reivindicativo porque, de lo contrario, la cosa se difumina. Eso me lo ha enseñado la gente, yo al principio era como, “no, no quiero hablar de eso, yo quiero hablar de música”, pero poco a poco me di cuenta de que era un referente y que era necesario hacerlo.

¿Cómo es para ti hacer música que contribuya a que otras lesbianas, o incluso mujeres bisexuales, se sientan identificadas con lo que cantas?

Yo creo que mi estrategia, que se me da natural, es normalizarlo. Siempre lo he dicho, he hecho videos abiertamente y sin ponerle esa energía tan sufrida tampoco, sino que se puede disfrutar siéndolo, es hermoso. Yo siempre lo he dicho como algo luminoso, ese ha sido como mi arte. Mostrar las relaciones entre dos chicas como algo bueno, algo positivo, algo bonito y por ahí le he dado algo estéticamente precioso. Le he dado por algo espiritual también, por mostrar la sexualidad femenina como algo súper conectado con la espiritualidad. Ese ha sido mi lugar y creo que he aportado desde ahí, totalmente, desde esta cosa de normalizar.

Rod Photography

Volviendo a la música, en Dos tocas el tema del poliamor que aún es muy tabú. ¿Cuál es tu percepción sobre las diferentes formas de amar?

Nadie tiene la respuesta, todo estamos en un cambio de paradigma y nadie sabe qué hacer. Yo creo que el poliamor puede ser un desastre, puede ser un cementerio de personas que quedan totalmente dañadas. Mi opinión personal es que claro, lo otro es más ordenado pero también caduca y se puede transformar en algo terrible; la gente termina cometiendo infidelidades, mintiendo. No tengo la respuesta, solo preguntas pero quisimos ofrecer en esta canción ese momento de confusión que puede sentir alguien, en este caso es una persona que está siendo honesta y abriendo su corazón, pero también  está muy confundida. Sí que hay una discusión que me parece muy novedosa en los tiempos de hoy y también está trayendo una nueva forma de mirar las cosas para todo el mundo.

Hace ya un tiempo que estás viviendo en España, ¿cómo el vivir en otro país ha influenciado tu proceso creativo?

A pesar de que vivo hace dos años en España, yo vengo viniendo acá desde hace más o menos como ocho años. Creo que España está presente en mi música hace mucho tiempo pero claro, vivir acá ya es diferente. Creo que me he relajado un poco, pero igual debo reconocer que me gusta mucho componer en Latinoamérica, me es más fértil componer allá que acá. Algo pasa cuando cruzo la cordillera, me conecto con mi esencia porque soy de allá, entonces acá si bien trabajo y produzco, donde más creativa soy es en Chile.