fbpx

P&R: John Legend

El cantante habla sobre su nuevo álbum de canciones de amor, el movimiento Black Lives Matter, y por qué tiene esperanzas para el futuro
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

REBECCA CABAGE/INVISION/AP

El nuevo álbum de John Legend, Bigger Love, es una colección exuberante, seductora e incluso bailable de canciones de amor para adultos, lleno de producción de R&B retro. También hay desviaciones sorprendentes, como la balada Wild, que evoca una mezcla entre Coldplay y Kings of Leon (con guitarra por Gary Clark Jr.), y el híbrido de trap y doo wop, Ooh Laa. En total, podría ser el bálsamo perfecto para los Estados Unidos en aislamiento social. Legend terminó lanzando el álbum en medio de las protestas mundiales de Black Lives Matter. “Hacer un álbum toma tiempo”, dice, “y hay una gran distancia entre escribirlo y lanzarlo. Así que, nunca puedes estar seguro de en qué contexto lo vas a lanzar. Pero aquí estamos. Estamos en este momento”.

Este álbum habla sobre política. Never Break podría ser sobre una relación o algo más grande, ¿es correcto?

Sí, siempre estuvo destinada a sentirse como las dos cosas. Podría ser sobre una pareja diciendo que van a permanecer juntos en los momentos difíciles. Pero considero que es más sobre la resiliencia humana. Uno de los miembros de mi equipo siente que es una oda a nuestra democracia, afirmando que podemos superar incluso estos desafíos.

Si habla sobre la democracia, ¿estás seguro de que jamás nos romperemos?

¡No! Soy optimista por naturaleza, pero creo que si Trump es reelegido, no tendremos una democracia como la conocemos. Prácticamente ya se ha equivocado en todo.

Has luchado por una reforma a la justicia penal por mucho tiempo, ¿qué te sorprende, si es que hay algo, de esta situación actual?

Tengo esperanza, porque veo que la conversación se mueve a pasos agigantados desde donde estaba antes. Parte de eso se debe al gran volumen y diversidad de la coalición en las calles, protestando por justicia y afirmando que las vidas afro importan, incluso un senador republicano lo dijo. Veo un impulso hacia un cambio importante.

Muchas personas blancas parecen haber entendido, solo hasta los últimos meses, que la policía trata diferente a los afrodescendientes. ¿Es difícil no preguntarse por qué se tardaron tanto?

Sí, es frustrante porque las personas afro lo han dicho por muchísimo tiempo. Pero los videos hacen una diferencia enorme. A las personas blancas se les ha dado razones para creer que deben confiar en la policía, porque los tratan bastante bien casi siempre. Por eso les cuesta darse cuenta de que nosotros vemos a la policía de una manera completamente diferente, porque hemos sido objeto de mucha brutalidad, desigualdad e injusticia a lo largo de los años.

Eres uno de los artistas modernos que mencionan a Nat “King” Cole como modelo. ¿Qué significa él para ti?

Lo conocí por mi papá. Había algo en su tono, en la manera en que tocaba el piano… sus expresiones eran simplemente hermosas para mí. A medida que fui creciendo, descubrí que otro de mis cantantes favoritos, Marvin Gaye, también lo admiraba. He tenido visiones de mí presentando programas como el de Nat, con música, charlas y comedia. Cuando Chrissy [Teigen] y yo hacemos esos especiales de Navidad o del Día del Padre, en el fondo pienso en Nat “King” Cole.

Noté la mano de Raphael Saadiq en este álbum. Pero, en este caso, ¿qué significa realmente ser un “productor ejecutivo”?

Me ayuda a decidir qué canciones incluir en el álbum o el orden en que irán. Y cuando una canción necesita algo más, él me ayuda. Así que, a veces, es él personalmente tocando el bajo o la guitarra, o él llamando a un baterista que le gusta para añadir percusión en vivo. Él tocó en la canción que Charlie Puth produjo y la hizo un poco más funky. Luego tocó en Slow Cooker y le dio un toque más de iglesia y de D’Angelo. Fue él quien dijo que deberíamos llamar a Gary Clark, así que hay detalles como esos que engrandecen las canciones.

Te saltaste dos cursos y comenzaste el bachillerato tan joven que los demás te llamaban “Doogie”. ¿Cómo te afectó eso?

Definitivamente fui un nerd. Fui lento para hacer amigos y para hablarles a las chicas. Estaba atrasado y se entiende por qué; yo tenía 12 años cuando todos tenían 14. Eventualmente los alcancé. Para lo único que no era tímido, era para cantar. Eso hizo que los otros chicos me notaran y dijeran: “Suenas muy bien”. La música me abrió esa puerta.

Kanye West fue muy importante para tu carrera, ¿qué crees que pasa con él políticamente?

Escuché que estaba marchando en Chicago. Es un avance interesante, ya veremos qué pasa. Para empezar, en mi experiencia con él nunca fue muy político. Tuvimos muchas conversaciones, especialmente sobre música, pero también sobre moda, vida y mujeres. Casi nunca hablamos de política. Él ha hecho algunas de las obras de arte más importantes, brillantes y hermosas que hemos visto en los últimos 15 años de la industria musical. Hace unos días tuve una conversación sobre los Grammy, y una de las farsas de esta época de los premios es que Kanye jamás ha ganado Álbum del año. Otra farsa es que Beyoncé tampoco lo ha ganado.