fbpx

P&R: Nate Mendel

Hablamos con el bajista de los Foo Fighters sobre el más reciente álbum de la agrupación y algunos recuerdos sobre estos 25 años de carrera
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Foo Fighters

Los Foo Fighters se han convertido en un estándar para el rock and roll que aún deambula por esta inhóspita década y es una de esas bandas que son un clásico desde su álbum debut. A lo largo de su longeva carrera musical, esta banda ha demostrado que siempre hay espacio para la distorsión y los riffs pesados. Ahora, eso no quiere decir que no se pueda embellecer con un poco de coros, teclados y arreglos orquestales, tal como lo hicieron en Medicine At Midnight, el álbum más reciente del combo de Dave Grohl en donde exploran el rock desde un punto de vista muy similar al que tuvo David Bowie a comienzos de los 80 en Let’s Dance. Hablamos con Nate Mendel, quien fue bajista de Sunny Day Real State hasta su disolución en 1995 y quien fue reclutado por Grohl ese mismo año para convertirse en uno de los miembros fundadores de esta legendaria agrupación.

¿Cómo fue el proceso de grabación de Medicine At Midnight?

Fue increíble, pero también un poco diferente. A Dave le gusta cambiar la forma de grabar y producir entre disco y disco, así que esta vez compusimos casi todas las canciones del álbum estando en el estudio. Muchas de las ideas que surgían -durante el día o los ratos libres, como los riffs o melodías que nos hacían reír y que generalmente terminarían en la basura – intentamos utilizarlas y transformarlas para construir Medicine At Midnight. Realmente, fue bastante divertido, la pasamos muy bien. Y trabajar con Greg Kurstin siempre es un placer, tiene un lenguaje musical y una forma genial de transformar las canciones y llevarlas a otro nivel.

¿Cuáles fueron las principales influencias para la creación de este disco?

La idea era hacer un álbum ligero, y esa podría ser una palabra demasiado fuerte para describir algo que tiene un poco más de groove, porque no es en realidad música rock y la última vez que se hizo esto fue en los años 70, pero queríamos intentar hacer algo nuevo. Así que revisamos Let’s Dance de David Bowie, él acababa de salir de un período progresivo más oscuro y experimental, y luego sale con esta especie de ligereza. No conozco un adjetivo mejor para que coincida con estas canciones realmente simples, directas y más pop. Esa fue como una plantilla, ya luego tuvimos que averiguar cómo lograrlo. Por lo general, tocamos las canciones juntos como banda y, luego, simplemente entramos y las grabamos, encendemos la consola, ponemos los micrófonos y dejamos que suceda. Pero en este disco, las cosas pasaron como un productor pop las haría, las pistas simplemente se construyeron en el estudio, algo así como un Lego. Así que es un tipo de disco muy construido y menos un álbum de rock.

Grabaste este álbum en una antigua casa de Los Ángeles, ¿por qué hacerlo si tienen Studio 606?

No lo grabamos en nuestro estudio porque creo que estaba ocupado por otra banda o algo así. Entonces Dave alquiló esta vieja casa y llevamos algunos de nuestros equipos e improvisamos un estudio. Tú sabes, a Dave le gustan este tipo de cosas. Fue un proceso de grabación bastante directo. Montamos la batería en la sala y grabamos desde arriba en una de las habitaciones. Teníamos los amplificadores en otro cuarto e intentamos aprovecharlos al máximo. Pero era un entorno muy agradable, algo opuesto a lo que elegirías si pudieras ir literalmente a cualquier parte del mundo para grabar tu disco. La próxima vez, deberíamos ir a Barbados o a algún lugar más pintoresco y bonito.

¿Cuál fue tu pensamiento inicial cuando salieron de su zona de confort y terminaron haciendo un álbum de fiesta y bailable?

Fue extraño. Y es normal tener ese tipo de reacciones cuando hay algo nuevo, creo yo, pero a fin de cuentas tienes que estar seguro que te gusta, porque si no es así a las personas tampoco les gustará y eso se nota desde el primer momento. Y la verdad me gusta mucho lo que hicimos y espero que la gente lo vea así también.

¿Tuviste que replantearte la forma en que sueles tocar el bajo en este álbum?

No, realmente no tanto. Si lo explico todo, puede que suene como un ñoño, pero lo que sí tuve que aprender un poco fue a mantener un poco más el groove y el movimiento con mis líneas de bajo, y que no solo sea tocar hacia abajo con una plumilla.

¿Tienes alguna canción favorita? ¿O el que más disfrutaste mientras lo hacías?

Cloudspotter. Me encanta el riff con el que abre, es poderoso y pesado, pero también es bailable, y luego se transforma en este otro riff que va en el coro y que lleva dando vueltas por la agrupación al menos unos 20 años; lo hemos intentado meter en cada disco que hemos sacado, y no fue sino hasta este álbum que se convirtió en lo que conocemos como Cloudspotter, (risas) y la verdad es que me alegra y me gusta mucho la forma en la que evolucionó hacia este riff pesado y con tintes de New Wave.

Algunas de las canciones del disco tienen coros grandísimos y secciones de cuerdas, ¿de dónde vienen? ¿Has pensado en cómo traducir esto durante los conciertos en vivo?

Un poco. Tú sabes, trabajamos con Greg Kurstin, quien es un pianista de jazz y tiene un conocimiento muy profundo y especializado en armonía y teclados, así que nos apoyamos de todo eso. Es una herramienta a la cual no habíamos tenido acceso antes así que dijimos: “¿Por qué no usarlo?”. Él es capaz de hacer toda clase de arreglos de cuerdas y cosas por el estilo. Ha pasado mucho tiempo y hemos recorrido un gran camino desde Wasting Light, que era solo guitarras, voces, bajo y baterías, y durante los últimos álbumes comenzamos a experimentar y añadir distintos sonidos para poder fusionarlos con el sonido clásico de los Foo Fighters, ya que sentíamos que habíamos descuidado un poco la parte instrumental dentro de nuestras composiciones, así que él nos ayudó a concretarlo.

¿Qué tal ha sido la recepción del disco entre los fans?

Bueno, no podría responderte con certeza ya que lastimosamente no he podido verlos frente a frente, pero por lo general intento no preocuparme mucho cada vez que sacamos un álbum; soy un poco ansioso y a veces duro conmigo, así que simplemente lo lanzamos y no vuelvo a escucharlo jamás. De vez en cuando escucho alguna canción cuando sale en la radio y algunas veces uno que otro tema logra sorprenderme nuevamente.

Los Foo Fighters han existido durante 25 años, ¿cuáles son algunos de sus mejores recuerdos durante este tiempo?

Simplemente ha sido de no creer. Hemos girado alrededor del mundo, hemos tocado en la Casa Blanca, en el Wembley; hay un montón de recuerdos, fue genial conocer Sudáfrica por primera vez, y la verdad hallo la felicidad en lo simple, en los conciertos por Estados Unidos durante el verano o tocar en los estadios de fútbol abiertos, también me fascina tocar en los bares pequeños en Austin, Texas, y amo esos momentos después del concierto donde toda la banda se reúne a comer pizza y tomar cerveza mientras hablamos sobre el show. Cada día ha sido fantástico durante los últimos 25 años. 

¿Cómo fue tocar Times Like These para la posesión presidencial de Joe Biden?

Un honor. Estamos viviendo tiempos difíciles en nuestro país, y espero que este sea un buen cambio para los Estados Unidos, y fue uno de los mayores honores hacer parte de la celebración. Hubiera sido genial haber estado en Washington D.C. en persona pero, debido a las circunstancias que estamos viviendo en el mundo, tocamos desde aquí en Los Ángeles, pero la verdad fue increíble y me siento muy orgulloso de haber sido parte de todo esto.

¿Qué vendrá en este 2021?

Estamos planeando el calendario para los conciertos del próximo año, pero no podemos verlo como si fuese algo sólido, de ninguna manera es un calendario “normal”, porque como sabemos todos los planes están cambiando y siendo cancelados a último momento. La verdad quién sabe, el futuro se ve mucho más difuso que nunca, pero en realidad deseamos poder tocar algunos shows, tenemos algunos ya confirmados pero dependemos del mundo entero y de cómo salgamos de esta complicada situación para poder ver a nuestros fans de nuevo.