fbpx

P&R: Sam Halliday

El guitarrista de Two Door Cinema Club nos cuenta cómo fue grabar en su adolescencia las canciones de Lost Songs (Found)
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Katy Cummings

Two Door Cinema Club ha sido una de las pocas bandas que ha logrado volver a los escenarios en medio de un 2020 caótico. Y, aunque en un principio la agrupación irlandesa contemplaba con recelo hacer parte de los conciertos en el primer coliseo con distanciamiento social, terminaron aceptando por la ilusión de volver a traer un poco de la alegría que la COVID-19 se llevó. “Será divertido mirar hacia atrás y decir ‘¿recuerdas cuando el mundo estaba de cabeza y dimos aquel concierto donde nadie podía acercarse entre sí?’”, dice el guitarrista Sam Halliday desde su casa en Belfast, Irlanda del Norte.

Como es usual al final de sus presentaciones, allí interpretaron el tema Something Good Can Work perteneciente a su álbum debut, Tourist History, y del cual hace un par de meses pudimos escuchar su demo original cuando los irlandeses publicaron su EP, Lost Songs (Found). En ROLLING STONE hablamos con Halliday sobre esta sorpresiva colección de canciones de más de una década de existencia, la escena musical de Irlanda y el concepto visual de la banda.

¿Qué piensas ahora al escuchar las canciones que conforman Lost Songs (Found)?

Para ser honesto, no diría que dan vergüenza pero me sorprende que las personas estén interesadas en escucharlas. Creo que es bueno enseñarle a la gente el trayecto que hemos recorrido, aunque hay detalles como una guitarra desafinada por aquí y una composición promedio por allá, pero es algo bueno. Si existe, ¿por qué no sacarlo? Supongo que es bueno para que los fans permanezcan interesados.

¿Cómo recuerdas las grabaciones?

Pasamos un mal rato, porque prácticamente compusimos todo en el garaje y a medida que íbamos escribiendo, también íbamos grabando en un portátil. Todos íbamos a la casa de Alex [Trimble] porque él tuvo un MacBook mucho antes que el resto de nosotros, así que lo hicimos todo con Garage Band y Logic. Nosotros estábamos intentando ser una banda con guitarras, pero hicimos una pista básica de batería y de alguna manera eso hizo que el sonido fuera más pop y electrónico.

Para ser justo, compusimos el resto del primer álbum al mismo tiempo que estas canciones, pero estas no pasaron el corte, entonces nunca tuvieron la producción que tuvo Tourist History.

El sonido de la guitarra al final de Impatience is a Virtue, tiene distorsión que no es común en lo que escuchamos en otros discos. ¿Cuáles fueron tus primeras influencias como guitarrista?

Cuando comenzamos a formar bandas juntos a los 14 o 15 años, teníamos un amigo que era baterista y tocábamos más rock alternativo, algo más pesado. Nos dimos cuenta de que era un poco autoindulgente porque nos gustaba, pero a ninguno de nuestros amigos (creo que en ese tiempo eran chicas) les interesaba vernos tocar este tipo de música. Así que lo transformamos en algo más indie a medida que fuimos creciendo.

En ese tiempo escuchábamos bandas de Escocia como Idlewild y Biffy Clyro. At the Drive-In también fue una gran influencia punk. También Modest Mouse y grupos que estaban haciendo buena música en Belfast en ese entonces. SixStarHotel nos dio una influencia extra que creo que nadie más tuvo fuera de Irlanda del Norte.

El aspecto visual en sus videos y las portadas de sus álbumes es una marca que ha diferenciado el trabajo de Two Door Cinema Club, ¿lo pensaron así desde el inicio o fue algo que construyeron con el tiempo?

Creo que siempre ha estado ahí. Un amigo hizo el arte de nuestro primer EP, así que eso nos llamaba la atención pero no era tan intenso como lo es ahora. Probablemente proviene de haber firmado con un sello como Kitsuné. Nos atrajo mucho el hecho de que la disquera era genial y tenía muchos contactos. Ellos hicieron el trabajo para nuestro Tourist History y nuestro primer video para I Can Talk. Nos abrieron un mundo nuevo y despertaron nuestro interés por trabajar con personas creativas.

Cuando uno escucha música que proviene de Reino Unido, suele ser de Inglaterra pero no sabemos mucho sobre la de Irlanda del Norte, ¿cómo era esa escena rock cuando iniciaron hace 10 años?

Creo que muchos de los chicos que eran mayores a nosotros nos presentaron bandas como Modest Mouse y At the Drive-In. También agrupaciones estadounidenses como MewithoutYou, que fueron favoritas entre la gente de la capital. Más que todo era un sonido de guitarra entre alternativo y pesado.

Aquí hay muchas personas que hacen música, creo que casi todo el mundo crece al lado de alguien que toca la guitarra. Es una escena musical muy sana, pero también era muy difícil ver bandas cuando éramos jóvenes porque tocaban en bares y no podías entrar a uno a menos que tuvieras 18. Entonces había muchos eventos en salones comunitarios en donde los músicos podían ir a tocar, así que estuvimos expuestos a lo que es bueno y saludable. Y es porque en gran parte se trataba de ser amigable y de ayudar a los otros, le debemos mucho a eso. Si no, nunca hubiésemos logrado tener apoyo para una canción en nuestros inicios y conseguir los primeros toques en bares cuando teníamos 16. Fue genial.

Previous
Next