fbpx

P&R: Sérgio Mendes

Hablamos con este gigante de la música brasilera sobre In the Key Of Joy, los Beatles, la música clásica y las lecciones que ha recogido en sus 80 años de vida
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

CONCORD

En la infinita inmensidad de la música brasilera, Sérgio Mendes es un icono que ha llevado estos sonidos más allá de cualquier frontera, propiciando encuentros con el pop, el jazz y el funk. Después de tantas décadas de carrera, mira atrás con un documental titulado In the Key of Joy. Hablamos con él para acompañarlo a recordar y reflexionar en torno a esa historia.

¿Por qué Brasil tiene esa música tan diversa y tan fuerte, esa música tan importante para todo el planeta?

Es una buena pregunta. Yo creo que por la cultura de Brasil: los portugueses que vinieron, los colonizadores, los esclavos que vinieron de África y los indios que estaban en Brasil, hay una diversidad cultural muy grande. Esto ha traído una música muy rica, diversa, sensual y romántica. Y también naturalmente por los compositores como Antônio Carlos Jobim, que el mundo entero conoce por ser el creador de la bossa nova. Es un país en donde también hay grandes compositores como Milton Nascimento, Gilberto Gil, entonces tenemos esta combinación de diversidad cultural y de gran calidad de compositores.

Usted empezó estudiando música clásica para luego pasar al jazz y a la música popular. ¿Qué mirada tiene hoy de la música clásica?

La música clásica es muy importante, es fundamental, es la gran música. Después existe la música popular que es la música de los pueblos, de la gente, de los países. Gracias a Dios tuve la oportunidad de estudiar la música clásica y siempre que tengo la oportunidad la estoy oyendo. Es increíble. Es fundamental.

En una ocasión lo escuché hablar de Debussy y Chopin, ¿quiénes son sus compositores favoritos en música clásica?

Tengo algunos: Beethoven, Mozart, Chopin, Debussy, Ravel, Stravinski, Heitor Villa-Lobos, que es un compositor brasilero… Pero a mí me gusta todo, esos son los preferidos. Me gustan mucho los rusos y los franceses.

¿Qué encontró en el jazz que lo sacó de esa música clásica?

Yo creo que la libertad de improvisar, de crear y hacer otras cosas diferentes. Es otro lenguaje, que también es influenciado por la música clásica; pero me gustó mucho cuando vi a pianistas como Horace Silver, Dave Brubeck, Thelonious Monk y Bill Evans. Me encantó todo el jazz de los años 50, el bebop, que me encanta hasta hoy.

En 1968 usted lanzó el álbum Fool on the Hill, ¿qué han representado los Beatles para usted?

Muy importantes. Los Beatles fueron grandes melodistas, crearon melodías inolvidables hasta hoy, cuando usted oye la música de McCartney y de John Lennon. Grandes compositores y melodistas. Por eso grabé Fool on the Hill, de una manera totalmente distinta, con una salsa brasileña, una cosa así, bien tropical. Me encanta la música de los Beatles, son fantásticos.

¿Qué lo motivó a esta aventura del documental y del álbum In the Key of Joy?

Siempre lo que me motivó fue mi curiosidad. Hacer cosas nuevas e innovar en la música, trabajar con otras personas, eso he hecho toda mi vida; entonces cuando conocí a John Scheinfeld y vi el documental que hizo sobre John Coltrane, me pareció lindo. Lo conocí y somos ya muy amigos, él ha hecho un trabajo maravilloso porque tenía mucho archivo para condensar esto en una hora y media. Creo que es un trabajo muy lindo, sobre todo por los invitados que ahí están.

¿Esto también tiene que ver con la necesidad de mirar al pasado y recoger toda la historia?

Sí, es el camino que empecé, que continúo. La gente con la que trabajé y con la que estoy trabajando también. Es el camino…

Usted ha trabajado con gente de todo el mundo, ¿con quién quisiera trabajar que aún no lo haya hecho?

No tengo una lista, pero acepto sugerencias [Risas]. No tengo una lista porque esos encuentros son mágicos, no es una cosa de “yo quiero trabajar con no sé quién”. Por eso es que yo uso mucho la palabra “serendipity”, que son los encuentros mágicos en nuestra vida, que hacen las cosas caminar para el frente. Siempre estoy listo.

¿Qué lección le ha dejado viajar y hacer música alrededor del mundo?

Estar siempre listo para abrazar tu sueño. Continuar caminando y tocando música por el mundo entero es un regalo de Dios. Es una cosa linda poder hacer esto en la vida. Es una cuestión de perseverancia, siempre salir y tocar tu música donde sea.

¿Por qué la música brasilera no tiene la importancia que debería tener en los países vecinos, como Colombia? ¿Es por el idioma, o por la diferencia en los mercados musicales?

Es porque yo no fui invitado [Risas]. Cuando me inviten a tocar en Colombia, ahí voy. Nunca tuve la oportunidad en Colombia, pero me gustaría mucho ir allí y trabajar.

¿Nunca tocó en Colombia? Nunca, porque no me invitaron. Increíble. Entonces vamos, ya tomé la vacuna, ya estoy listo [Risas].