fbpx

Ronnie Wood guitarrista de los Rolling Stones revela su batalla contra el cáncer

El músico recibió el buenas noticias de los médicos después de enfrentarse a un agresivo cáncer de células pequeñas
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ki Price/Getty Images

El guitarrista de los Rolling Stones, Ronnie Wood, anunció a principios de esta semana que recientemente le habían diagnosticado un tipo de cáncer de células pequeñas raro y agresivo, pero que sus médicos le habían dado el visto bueno.

Wood reveló el diagnóstico, que marca su segundo combate con el cáncer, en una entrevista con The Sun. Un representante de Wood confirmó el diagnóstico a ROLLING STONE. “He tenido cáncer de dos formas diferentes ahora”, dijo Wood en la entrevista. “Tuve cáncer de pulmón en 2017 y recientemente tuve uno de células pequeñas que contra el que luché en el último encierro”.

El cáncer de células pequeñas puede crecer rápidamente y normalmente se encuentra en los pulmones, aunque también puede aparecer en la próstata, páncreas, vejiga o ganglios linfáticos. Wood no ofreció más detalles sobre el diagnóstico, pero a pesar del peligro potencial, dijo que “ya todo está bajo control”.

Wood le dio crédito a su pasatiempo preferido, la pintura, por haberlo ayudado a superar el segundo diagnóstico, mientras que también habló sobre las lecciones que aprendió en la recuperación de la adicción jugaron un papel muy importante. “Estoy pasando por muchos problemas ahora, pero durante mi recuperación, tienes que dejarlos pasar”, dijo. “Y cuando entregas el resultado a tu poder superior, eso es algo mágico. Eso te lleva de vuelta a la Oración de la Serenidad: “Concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar”. Eso es increíble. Lo que será, será, y no tiene nada que ver conmigo”.

Según los informes, el primer diagnóstico de cáncer de Wood en 2017 requirió una operación para extirpar parte de su pulmón. Para 2018, Wood dijo que estaba libre de cáncer, y agregó en ese momento: “Si tu cuerpo está plagado de cáncer, es una causa perdida. Afortunadamente, todo lo mío estaba contenido en el pulmón izquierdo y tuve la suerte de que me dispararan. No había más rastros en el resto de mi cuerpo, así que no necesité quimioterapia”.