fbpx

‘Sling’: la aventura musical de Clairo

Claire Cottrill amplía su repertorio musical en este segundo álbum
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Adrian Nieto*

Clairo

Sling

Con la canción Pretty Girl, Claire Cottrill, mejor conocida como Clairo, se hizo viral. En el 2019 publicó su primer álbum Inmunity el cual estuvo marcado por la incertidumbre, la ansiedad y los aprendizajes de la adolescencia. A través de las canciones de ese álbum Cottrill consolidó sus habilidades como narradora. Ahora, con su segundo álbum, titulado Sling, decidió experimentar con sonidos y texturas cautivantes.

Dentro de esos sonidos se mantiene la delicadez de Clairo pero hay una nueva paleta instrumental, influenciada por el coproductor del álbum Jack Antonoff, que va desde flautas y saxofones hasta instrumentos de cuerda que fueron utilizados con sutileza para ambientar reflexiones e historias personales. Amoeba, por ejemplo, tiene la influencia de Elliott Smith y el toque del clarinete a los Stevie Wonder. ¿Por qué no combinaría? 

En su esencia, Sling es un álbum que trata sobre la aceptación: el miedo y la acogida de la adultez. Just for today describe un episodio en su salud mental y en esta línea “Since when did taking time take all my life?” (“¿Desde cuándo tomar un momento, me toma toda la vida?”)  Cottrill define el tono del álbum. Amoeba plantea una metáfora que describe la vida adulta como lanzarse a una piscina y esperar lo mejor. Y por último, Reaper trata sobre el futuro, las ganas de ser madre que están atravesadas por los miedos del presente.

Las melodías, la letra, los sonidos y la gama de tonos del álbum cuentan por qué y cómo crecer es una aventura. Quizá esto lo evidencia mejor la canción Bambi con los saltos sorprendentes al principio o el comienzo instrumental de Joanie que puede sentirse torpe pero acertado. 

La última oración de Management la canción que cierra el álbum, termina con “I’m old with some resentment” (“Soy vieja y tengo algunos rencores”) que funciona como un chiste interno -Cottrill tiene veintidós años- al igual que como una afirmación sobre las experiencias de vida y la vejez.