fbpx

Soccer Mommy retoma la dulce tristeza de los 90 en Color Theory

Lo nuevo de Sophie Allison es un golpe de emociones
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Sophie Allison, la mente y la voz de Soccer Mommy
Fotografía por Alysse Gafkjen

Soccer Mommy

Color Theory

Al comienzo de Color Theory, el nuevo álbum de Soccer Mommy, hay una confesión sorprendente: “I am the princess of screwing up” [Soy la princesa de las embarradas]. La cantante y compositora Sophie Allison apenas tiene 22 años, pero parece que ya hubiera vivido décadas en el mundo adulto, navegando los mares de la depresión y la tristeza mientras lucha contra sus propios demonios. “My world is sinking and I am the captian of it all” [Mi mundo se está hundiendo y soy la capitana de todo], canta en Royal Screw Up.

Algunas canciones comparten el título con otros temas de los 90 (Night Swimming, Crawling in My Skin) y no es una coincidencia. Allison, quien nació en 1997, quiso que Color Theory sonara como su infancia, una época en la que los adolescentes en Estados Unidos tenían iMacs de colores y Tamagotchis en lugar de TikTok. La nostalgia se siente en todo el disco, desde su producción colorida hasta la portada, que parece la caja de un casete, con letras en neón amarillo y hasta el aviso de “No incluye baterías”.

El álbum está dividido en tres secciones de colores: azul para la tristeza, amarillo para la enfermedad y gris para la pérdida. La felicidad en una emoción pasajera, y en Bloodstream la compara con un insecto volador al mejor estilo de Lana Del Rey en Norman F***ing Rockwell, solo que esta vez es una luciérnaga que se mueve entre sus dedos en una calurosa tarde de verano. El alegre riff distorsionado en Circle the Drain puede ser engañoso, ya que Allison en realidad canta sobre mantenerse fuerte “por mi propio amor, mi familia y amigos/ Pero estoy tan cansada de fingir”. Puede ser el mejor corte del LP, un himno para la melancolía de la generación Z.

Yellow Is the Color of Her Eyes, la pieza central del disco, muestra la lucha contra el cáncer de la mamá de Allison. “Loving you isn’t enough” [Amarte no es suficiente], canta con debilidad sobre una steel guitar sombría. “You’ll still be deep in the ground when it’s done” [Seguirás bajo la tierra cuando se termine todo]. A través de su vulnerabilidad se enfrenta a la pérdida, percatándose de que no podrá pasar por esto sin ser lastimada. En la canción que cierra el álbum, Gray Light, lo deja claro: “I can’t lose it/ I’m watching my mother drown” [No puedo perder el control/ estoy viendo a mi mamá ahogándose].Allison trabajo en Color Theory con el productor Gabe Wax, con quien ya había hecho su disco Clean en 2018. También decidió grabar con su banda en vivo, algo que le da esa sensación íntima y visceral que ya estaba en el álbum anterior. El sencillo principal, Lucy, es un ejemplo idóneo. La cantante le da vida al diablo sobre letras repetitivas y partes pegajosas. Color Theory pudo ser una maravilla del indie rock si tuviera más cortes que golpearan del mismo modo que lo hicieron las canciones en su debut. De todas formas, la tristeza nostálgica de Allison sugiere un futuro musical brillante.