fbpx

Última palabra: Rob Halford

El ‘Dios del Metal’ de Judas Priest habla sobre su traje de cuero y sobre Breaking the Law
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Ilustración por Mark Summers

¿Cuál es tu consejo para mantener la cordura durante el distanciamiento social?

Así como los demás, he estado escuchando música, viendo Netflix y Amazon Prime, y haciendo cualquier otra cosa para mantener la cordura. Es importante que intentemos mantenerla. Una de las mejores maneras de lidiar con esto es hablar de tus problemas con otras personas, así sea por teléfono, videollamada o por mensajes de texto. Necesitamos mantener abiertas esas líneas de comunicación.

¿Cómo defines el éxito?   

Hacer realidad tus sueños y ambiciones. Nunca he comparado el éxito con el número de discos vendidos o placas en la pared. Cuando esas recompensas, si les quieres llamar así, llegan a ti, es una linda reafirmación de cómo el éxito se presenta a sí mismo. Comparo el éxito con hacer una canción o dar un gran espectáculo.

El álbum British Steel, que incluye el clásico Breaking the Law, cumplió 40 años este año. ¿Cómo se mantiene fresca una canción así al tocarla en vivo?

Se siente nueva cada noche que la tocamos. Creo que lo importante con esta clase de canciones es no tocarlas de manera superficial. Tienen que salir de un lugar genuino y real. No pensamos: “Mierda, tenemos que tocarla por milésima vez”. Nunca me he sentido así. Todavía me emociona tocar Breaking the Law, Living After Midnight, Electric Eye. 

Has aceptado el título de Dios del Metal. ¿Cuándo sientes que le haces honor a tu apodo?

[Risas] Todo cambia cuando subes al escenario. El salir y sostener el micrófono… hay algo muy tangible que cambia en mí, y de repente soy el Dios del Metal. Es algo parecido a cuando Superman entra en la cabina telefónica y sale. Mientras que él sale con una capa, yo salgo con pantalones de cuero.

El look de cuero y de sadomasoquismo de Judas Priest es inconfundible, ¿qué consejo darías para encontrar tu look?

Una buena pinta siempre ha sido importante desde que el rock & roll comenzó. Si nos fijamos en las primeras imágenes de Priest [de 1975] en el Old Grey Whistle Test de la BBC, nos veíamos un poco como Greta Van Fleet  [risas], es extraordinario. Me miraba y pensaba: “No, esto no está bien. La música es muy fuerte, furiosa, oscura y poderosa… Y yo estoy utilizando una camisa de cachemir [risas]”. Así que, ponerme una simple chaqueta de cuero de motociclista fue, por mi parte, un paso importante. Y por supuesto, siendo el gay fashionista y metalero que soy, no podía esperar a continuar extrapolando eso y llevándolo a todos esos extremos gloriosos.

En 1998 anunciaste públicamente que eras gay, ¿qué aprendiste de esa experiencia?

Aprendí que tienes que salir de la jaula y que no puedes vivir tu vida por otras personas. Salir del armario en lo que debía hacer, y de cierta manera sigue siendo, un ambiente muy dominado por machos alfa -sin ofender a las grandes metaleras-, me dio mucha paz y me ayudó en mi trabajo. No te puedes concentrar en tu vida, ni en nada de lo que haces, cuando tienes esa sombra sobre tu cabeza. Tienes que bloquearla, aplastarla, quemarla y destrozarla. Tienes derecho a vivir tu vida como un ser humano en este planeta, bajo tus propios términos. 

¿Qué consejo le darías a los metaleros que se sienten atrapados en una cultura heterosexual y quieren salir del closet?

Bueno, no tienes que sentirte tan solo como yo. Metaleros gays, simplemente salgan y únanse a nosotros. Salgan y pásenla bien. Es su vida y les pertenece.