fbpx

Vale, música fresca que nace del alma

Estas hermanas cartageneras demuestran que todavía es posible crear música con corazón y sentido en un mundo saturado
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Cortesía Prensa Vale

Valentina y Valeria Pérez complementan mutuamente sus oraciones al hablar, como si una supiera exactamente lo que la otra está por decir; una conexión singular que solo conocen muy bien quienes han compartido el mismo vientre al mismo tiempo. Han estado juntas desde el nacimiento, y actualmente, cada una es la mitad de un todo llamado Vale, su proyecto musical.

Para ellas la música no es hereditaria, sino congénita, pues aunque admiten que sus padres tienen una vena para el canto, la pasión por este arte surgió espontáneamente dentro de ellas. “Veíamos personas tocando instrumentos en la televisión y eso nos volaba la cabeza”, dice Valeria, la menor de las dos.

‘Vale’ y ‘Tina’, como se dicen de cariño, comenzaron a experimentar en su adolescencia con el contrabajo y el piano, respectivamente. Estos años de formación les permitieron ganarse una beca para estudiar en Estados Unidos, allí Valeria se decidió por la música como carrera y Valentina, debido a una crisis de estudiante, prefirió optar por un programa que le permitiera explorar el arte de una forma más amplia. “Antes quería ser pianista clásica, pero me encuentro con este conflicto de que si voy a hacer algo con la música me gustaría que sea algo que trascienda”, comenta.

Cortesía Prensa Vale

Estando lejos de Cartagena comenzaron a subir covers a YouTube. Unas veces solo cantaba una y otras veces lo hacían las dos, hasta que en diciembre de 2017 publicaron la primera canción de su autoría, Para sentirme fuerte, una tonada acústica sobre guerras y heridas, que Valeria compuso antes de cumplir 19 años. Por ese tiempo, el productor argentino Sebastián Krys se interesó en su propuesta y les sugirió formalizarlas como un dúo. “A partir de esa semillita es que nos sentamos y decimos, ‘Si somos juntas, ¿por qué vamos a dejarlo aparte?’”, cuenta la mayor. “Esa empezó a ser la prioridad de nosotras”, complementa su hermana.

Luego de otro par de temas propios, el año pasado finalmente lograron hacer su debut profesional con Iridiscente, un EP conformado por cinco canciones que contaron con la producción de la ganadora del Grammy Latino a Mejor productora en 2018, Linda Briceño. Este corto pero sustancioso disco tiene sonidos pop, soul y R&B que acompañan las armonías que las gemelas hacen al cantar las letras que les salen del alma.

Aquellos versos alegres y melancólicos que se escuchan en piezas como Aguaceros o Magia, se han gestado desde el interior de Vale. “Escribimos mucho del amor, del amor propio, de pérdida, de todo lo que se siente”, sostiene Valentina sobre aquellas ideas que llegan como un chispazo y que terminan transformándose en melodías. Por ello es que uno de los retos que se les presentaron al inicio de esta travesía fue componer con otras personas ajenas a ellas, hecho que ahora consideran como un regalo. “Por primera vez estamos trabajando con un equipo que piensa diferente, trae su aporte, ama el proyecto y suma a lo que estamos haciendo”, señala Valeria.

A PASOS DE GIGANTE: Las mentes detrás del dúo Vale, Valentina y Valeria Pérez, con tan solo 22 años y un EP publicado, han logrado que su arte llegue a oídos de artistas y productores de gran reconocimiento dentro de la industria latina de la música. Cortesía Prensa Vale

Vale ya ha puesto en marcha su siguiente disco, del que ya se conocen Para verte, En el pecho, Cuando estoy contigo y Dulce amargo. Las dos primeras fueron producidas por Juanes, quien se interesó inmediatamente en ellas cuando las escuchó por primera vez. “Su energía es muy bonita, trajo mucho al proyecto de esa manera. Para nosotras significó mucho eso, su humildad y su pasión”, cuentan sobre su experiencia en el estudio con el afamado músico paisa.

Para ambas, vencer sus propios miedos ante la industria -que no suele ser cálida con cualquiera- no ha sido fácil, y mucho menos siendo tan jóvenes. Pero reconocer que sus ideas frescas tienen la capacidad de llamar la atención de otros cantautores importantes, les ha permitido pensar en grande. “He admirado desde siempre a Jorge Drexler, moriría por sentarme con él a escribir”, manifiesta Valeria, mientras que Valentina destaca el trabajo de otros artistas más jóvenes cuyas propuestas, al igual que la de ellas, le están aportando un aire nuevo al panorama sonoro.