fbpx

Zayn encuentra el punto ideal en su nuevo disco

El exmiembro de One Direction presenta un prometedor LP de R&B
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
NABIL ELDERKIN

Zayn

Nobody Is Listening

Zayn Malik inicia su tercer álbum en solitario preguntándose, como lo indica su título, si alguien lo está escuchando. Y como podrás adivinar, está bastante seguro de que nadie lo está haciendo: “Mi cerebro vive con cannabis/¿Puedo resistir este oscuro abismo?”, recita en Calamity, un poema en el que el exmiembro de One Direction suena como un adolescente al que le gusta fumar yerba.

Pero Malik tiene algo de razón. Han pasado más de dos años desde el lanzamiento de su segundo trabajo discográfico, Icarus Falls, la continuación de su álbum debut Mine of Mine (2016), y ambos LP dejaron a su público con más preguntas que respuestas sobre lo que el artista quería para su carrera después de 1D: ¿ser exitoso en los listados o alcanzar ese punto de sinceridad musical que puede resultar en discos con nombres de criaturas mitológicas y 27 canciones?

A pesar de su introducción melancólica, Nobody
Is Listening
muestra la limitación y el crecimiento de un padre primerizo que acaba de cumplir 28 años, aunque las canciones parecen reflejar más su relación con Gigi Hadid que su camino hacia la paternidad. Y dados los grandes esfuerzos de Malik por desempeñarse como intérprete de R&B, es bueno que pueda cantar con toda su fuerza algo romántico.

El sencillo principal, Better, es un retrato dulce e íntimo sobre las segundas oportunidades, que también establece el sonido de la guitarra de todo el LP. En Outside, el músico suplica perdón, mientras que en Connexion confirma que está listo para “aventurarse hacia lo desconocido”. En When Loves Around, Malik da pistas sobre la posibilidad de un matrimonio a la vez que demuestra lo bien que trabaja en compañía de Syd y su extraordinaria voz.

En el disco hay momentos emocionantes que recuerdan a Mind of Mine, como Windowsill, la canción más obscena y pegadiza de toda la obra, e incluso llega a ser mucho mejor que Sweat, aunque su batería evoca a In The Air Tonight, la cual complementa el coro y le da la energía que necesita.

El álbum alcanza su cúspide con Tightrope y River Road, dos de los mejores temas que ha hecho Malik hasta la fecha. La primera está inspirada en una canción de amor y encuentra su poder en la simplicidad al repetir la frase “algo me dijo que eras tú”. Por otro lado, River Road invade el territorio soul de Leon Bridgers con su letra esperanzadora sobre el futuro, dando su interpretación más seria en un proyecto sereno de bedroom R&B.

Está bien si de verdad piensa que nadie lo está escuchando, de todos modos solo hay una persona en su mente, y en el pop no existe nada más honesto que eso.