La lucha de Roger Waters

por DAVID FRICKE | 12 Oct de 2018


Posteado el 12 Oct de 2018 - 3:08 PM



El 4 de agosto, hacia el final de su concierto en el Verizon Center en Washington, D.C., Roger Waters hizo una pausa por un momento para disfrutar de la reacción eufórica del público. Luego, el cantante y bajista británico –miembro fundador de Pink Floyd– se dirigió a sus fans.

“Les dije, ‘La gente dice que podemos estar metiéndonos en la cueva del león al venir acá’”, recuerda Waters una semana después. “‘Lo único que puedo decir es que en Washington, D.C., hay mucha gente con corazón de león’”.

Fue una variación de un discurso que el músico da a menudo en su gira de 2017 por Norteamérica– en el que resalta “el amor en este recinto”– luego de la secuencia culminante de Brain Damage y Eclipse de The Dark Side of the Moon. La respuesta en Washington, D.C., fue especialmente conmovedora para el británico. Us + Them –un espectáculo de dos horas y media– presenta a la banda de Waters, conformada por 10 integrantes, interpretando canciones de Is This the Life We Really Want?, su primer álbum de estudio en solitario en 25 años, además de dos docenas de clásicos del catálogo de Pink Floyd de los 70.

También hay una crítica visual incansable a Donald Trump. En un punto, el presidente es representado como un miembro de Ku Klux Klan; luego, durante una enérgica
versión renovada de Pigs (Three Different Ones), del LP de 1977 Animals, aparece una imagen de Trump con signos de dólar en los ojos sobre un cerdo inflable de 6 metros junto a las palabras “welcome to the machine” [bienvenidos a la máquina] y “I Won!” [Gané]. La gira de Waters, que ha tenido 37 fechas en coliseos desde mayo y que irá hasta octubre, lo ha consolidado como el crítico más apasionado del presidente Trump en el mundo del rock. “Los públicos parecen estar comprendiendo la idea de que el amor debe triunfar sobre el odio”, dice Waters.

“El presidente debería estar en un asilo. No estoy de acuerdo con que encierren a la gente; pero él debería estar rodeado por personas que lo cuidaran y lo ayudaran. Necesita crecer un poco. Incluso ser capaz de acariciar las periferias de lo que significa ser humano y capaz de amar”.

Pero “el ataque a Trump es secundario al mensaje general”, insiste Waters, de 73 años, durante un día de descanso en Filadelfia. “Us + Them se trata de la naturaleza trascendental del amor y de si tenemos dentro de nosotros la capacidad de adoptarlo para transformar nuestras vidas en algo que pueda mantener viable a este planeta por un rato”.

Waters es consciente de que en sus shows de Nueva Orleans y Houston hubo chiflidos y gente –aparentemente partidarios de Trump– que abandonó el lugar. Pero dice, “Ya llevamos 35 conciertos, así que estoy en una
posición para decir, con la mano en el corazón, que hay mucho amor en este país. Sé que somos un pequeño público; algunos miles en cada ciudad. Pero ellos me hacen creer en que el amor de la gente de los EE. UU. puede sobrepasar la escoria del sistema político. Me siento muy positivo”.

CERDOS VOLADORES. La imagen de Trump flota sobre la multitud en la presentación de Waters en el Desert Trip.

El nuevo álbum de Waters es un cambio sorprendente para el bajista. Is This the Life We Really Want? es el primer álbum en solitario en el que le ha cedido las riendas a un productor externo: Nigel Godrich, más
conocido por su trabajo con Radiohead. “Decidí hacer algo distinto”, reveló el británico en una conversación, antes de empezar los ensayos para Us + Them. “Muy temprano, me di cuenta de que aunque había suficiente espacio para que yo tuviera ideas, en lo concerniente a las minucias de hacer un álbum –o incluso en los gestos grandes– me iba a quedar…” (hace la mímica de sentarse sobre sus manos). Así las cosas, Waters editó algunas letras para darles mayor solidez y claridad, por sugerencia de Godrich. “Nigel siempre fue muy enfático en que no deberíamos ser específicamente políticos con nada. Uno puede dar su punto de vista acerca de algo sin ser específico”.

Us + Them se desarrolló a partir de la producción de Waters en el festival Desert Trip en octubre de 2016, que contaba con una impresionante recreación de una estación eléctrica inactiva de Londres llamada Battersea Power Station,
recordada por ser la portada de Animals. Las sorprendentes imágenes también incluyen un complejo sistema de láser que reproduce la portada de Dark Side of the Moon.

“Me encantaba el fondo de Battersea”, dice Waters. “Pero era importante hacer algo del nuevo álbum porque realmente es muy actual”. El músico ha presentado cuatro canciones de Is This the Life We Really Want? en los conciertos de Us + Them, entre las que se encuentran las visiones apocalípticas de The Last Refugee y Picture That. Pero “estamos cambiando el setlist en este momento”, comenta el bajista. Waters planea sumarle a la gira el último sencillo Wait for Her, una balada conmovedora acerca de la crisis de refugiados sirios, con una letra inspirada por el fallecido poeta palestino Mahmoud Darwish.

A Waters lo han criticado durante la gira por su posición frente a los derechos de los palestinos que se encuentran bajo ocupación israelí y, particularmente, frente al Movimiento Boicot, Desinversiones y Sanciones, una campaña palestina para ejercer algo llamado “presión no violenta sobre Israel”. El intento de Waters por convencer a Radiohead de cancelar una aparición en Tel Aviv, Israel, el 19 de julio desencadenó una guerra pública de palabras con el cantante Thom Yorke; el show se llevó a cabo y Radiohead terminó la presentación tocando Karma Police de manera mordaz. Un legislador republicano de Nueva York en Long Island ha pedido la cancelación de los dos conciertos de Waters en el Nassau Coliseum en septiembre, citando una ley que veta a compañías y a personas que apoyen al BDS de hacer negocios con EE. UU.

Según Waters, dos semanas antes de que la gira comenzara, American Express retiró un patrocinio de 4 millones de dólares debido a su apoyo al BDS: “American Express habría sido bombardeada con una campaña totalmente organizada de correos electrónicos en los que le hubieran dicho, ‘Si apoyan esta gira, no seguiremos con ustedes’. Así que la compañía cedió. Pero estoy tan acostumbrado a esto que casi ni reaccioné”. (American Express niega haber tenido conversaciones para patrocinar la gira).

Waters ha comentado en entrevistas recientes que es probable que Us + Them sea su última gira. Pero hay planes para hacer más shows el próximo año, y él está motivado por los temas y los desafíos de su música, así como por la respuesta esperanzadora de los públicos. “Hay algo que tengo claro”, dice Waters enfáticamente. “Estoy putamente viejo como para dar un paso atrás en lo que creo”.


Deja tu opinión sobre el articulo: