10 grandes álbumes de 1994, el año de la explosión alternativa

Green Day, Nirvana, Beastie Boys y Weezer cambiaron el significado de lo que era ser “alternativo”

POR ROLLING STONE | 03 Oct de 2019

<p><span>Desde el contundente regreso de Johnny Cash con </span><i>American Recordings</i><span> hasta el estrellato de Green Day con </span><i>Dookie</i><i>. </i><b></b><i><b>© Danny Clinch / Youri Lenquette / </b></i><b><i>© Lynn Goldsmith</i></b></p>

Desde el contundente regreso de Johnny Cash con American Recordings hasta el estrellato de Green Day con Dookie. © Danny Clinch / Youri Lenquette / © Lynn Goldsmith


10. Beastie Boys, Ill Communication


El primer (y tal vez el único) álbum donde los Beastie Boys se sintieron cómodos siendo Adam, Adamy Mike. El equilibrio moral de Ill Communication lo daba Adam “MCA” Yauch, quien tuvo que evitar los alardeos del rap para admitir su vejez, asumir las consecuencias de sus errores misóginos y dejar la marihuana. El trío hablaba de lo que fuera que se les pasara por la cabeza: el hardcore viejo de Nueva York (Tough Guy), los cyphers junto a Q-Tip (Get It Together) e incluso los cantos tibetanos y budistas (Bodhisatta Vow). ¿Su primer disco (Número Uno) de 1987 fue una obra brillante y curativa? “Creo que somos creativos, pero no creo que tengamos unas mentes brillantes”, le dijo Ad-Rock a ROLLING STONE en 1994. “Solo hacemos la música que nos gusta”. Christopher R. Weingarten

9. Pearl Jam, Vitalogy


En 1993, no había una banda más grande que Pearl Jam, que no solo fueron portada de ROLLING STONE sino también de Time. Y para 1994 estaban rompiendo las taquillas de los conciertos y escribiendo canciones sobre cómo ser famoso es una carga; probablemente la primera banda que se fastidió con el estrellato. Por eso Vitalogy sonaba como un suicidio comercial. Pero, en lugar de eso, fue un “retrato de un artista en crisis”, según una reseña de cuatro estrellas que escribió ROLLING STONE. Christopher R. Weingarten

8. Hole, Live Through This


Courtney Love quedó viuda unos días después de que su banda, Hole, lanzara su álbum más exitoso. Eso le dio a Live Through This un impulso mediático gigantesco. Escrito mientras se desboronaba la vida de su esposo Kurt Cobain y grabado por una banda con problemas de adicción (la bajista Kristen Pfaff murió de sobredosis en junio de 1994), el álbum hizo olvidar el debut de 1991 de Hole con Pretty on the Inside. Canciones como Miss World, Doll Parts y Violet se transformaron en clásicos del rock alternativo. Muchos debatieron sobre cómo Cobain fue uno de los pilares en la transformación de Love como compositora. El líder de Nirvana incluso aparece en algunos coros del álbum y su influencia es evidente. Jon Dolan

7. Johnny Cash, American Recordings


Alguna vez fue uno de los intérpretes más grandes de la industria, con 13 sencillos de country en el Número Uno y su propio show de televisión. 23 años después de su última canción en el TOP 100, tuvo un gran regreso “alternativo” en 1994. En American Recordings grabó con el productor Rick Rubin, quien utilizaría esa misma técnica en las consolas con Metallica, Kanye West y Black Sabbath. Fue el disco más crudo de Johnny Cash, recordando canciones que definieron su carrera. Habló sobre tiroteos (Delia’s Gone), tuvo grandes invitados (Leonard Cohen, Kris Kristofferson, Tom Waits y Glenn Danzig) y sencillos a su estilo (Redemption y Like a Soldier). American Recordings fue una declaración de libertad, quitándose de encima esos temas de country sin esencia que lanzó en años pasados. Kory Grow

6. Soundgarden, Superunknown


Nirvana mezcló el punk y el metal en Nevermind, pero ninguna banda logró lo que alcanzó Soundgarden. Tras probar que eran una de las grandes de Seattle, la banda trabajó para expandir su sonido con Superunknown y compusieron el grunge de esa época que mejor ha envejecido. “Hay cierta madurez en este trabajo”, dijo el guitarrista Kim Thayll. “Lo puedes escuchar en nuestra determinació y creo que es muy poderoso”. Enfatizando su esfuerzo en un ritmo fluido y frenético, canciones como Black Hole Sun y Head Down abrieron un gran mundo de emociones y posibilidades para el cantante Chris Cornell, uno de los metaleros más existencialistas de los 90. Jon Dolan

5. Nirvana, MTV Unlugged in New York


Olvídate de esa imagen de Kurt Cobain con su saco y su guitarra acústica, cantando con una fuerza que su cuerpo no aguantaba, desafiando la mortalidad con la música. Mejor piensa en un artista maduro, que muestra su arte y no tiene miedo a revelar su gusto (ese día Cobain cantó canciones de Meat Puppets, David Bowie y Leadbelly). Es el cantante más importante de su generación explorando los colores del dolor, desde la ansiedad hasta la agonía. No es un grito de ayuda, sino un hombre dominando las fuentes de ese dolor a través del arte. Keith Harris

4. Jeff Buckley, Grace


Después de mostrar que no le importaban las comparaciones con su padre, Tim Buckley, un pionero del avant-folk que apenas conoció, Jeff Buckley recibió algunas críticas de gente que estaba sorda. De un momento a otro, los ejecutivos de los sellos estaban asistiendo a sus shows como solista. Su venganza terminó siendo Grace, donde une la locura, el rock y el jazz. Fue el único LP que lanzó en su corta vida, pero muestra a un hombre incomprendido inspirado por el espíritu de Led Zeppelin, Miles Davis, Edith Piaf y Nina Simone. La honestidad en el disco es lo más fuerte, pero al escucharlo a profundidad aparece un aventurero que no le debe nada a nadie. Reed Fischer

3. Weezer, Weezer


Hay muchos rockeros que deciden darle la espalda al éxito, pero solo uno aplicó a Harvard cuando estaba en la cima con su banda. “Quiero desaparecer, dejarme crecer la barba, ni hablar con nadie, ni hacer amigos. Solo quiero irme y estudiar”, dijo Rivers Cuomo. Escribió canciones de power pop sobre sacos que se están dañando y su amor por Calabozos y Dragones, hasta convertirse en la antiestrella de su generación. Weezer de 1994 se convirtió en uno de los debuts más fuertes de todos los tiempos. En Only in Dreams se puede escuchar al Cuomo más feliz, al igual que muchos de sus fanáticos, que viven de sus fantasías. Caryn Ganz

2. Nine Inch Nails, The Downward Spiral


Cada generación necesita su ícono del shock rock, y el de la generación X fue Trent Reznor. “Hacemos teatro. Es más parecido a Alice Cooper que Pearl Jam”, le contó a ROLLING STONE en 1994. ¿Cómo más se podrían explicar letras como “Quiero follarte como un animal” y “Dios está muerto y a nadie le importa”? Además grabó The Downward Spiral donde la familia Manson asesinó a Sharon Tate. Mientras que lo impactante de Cooper tenía un giro moral, Reznor eran nihilista y no tenía esperanza. “Puedo hacer algo fuerte, pero, ¿cómo hago lo más pesado y molesto que se haya escuchado?”, se preguntó hace 25 años. “¿Puedo ir más allá que la película más asquerosa que hayan visto? Sé que puedo hacerlo”. Kory Grow

1. Green Day, Dookie


Si tus dificultades adolescentes venían del tedio y no de algún trauma, estos maleducados estaban listos para dañar el tapete de tu mamá con tintura para el pelo. Los golpes en la batería de Tré Cool, las melodías en bajo de Mike Dirt y la ráfaga de acordes de Billie Joe Armstrong reunían los elementos en estas 15 canciones (sin contar el bonus track), que eran tan precisas que una banda más creída hubiera llamado algo “artístico”. El bajo en Longview parece algo de Charles Mingus si se le compara con lo que hacía Dee Dee Ramone, pero al mismo tiempo es sobre masturbarse frente al televisor. Basket Case presenta un mal viaje, When I Come Around es la trivialidad entre amantes y Welcome to Paradise es solo el inicio de una ópera rock que vendrá cuando Green Day sea más grande y más artístico. Keith Harris

RELACIONADOS

10 grandes álbumes de 1994, el año de la explosión alternativa
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: