1280 Almas reventaron el Jorge Eliécer con rock & roll y alegría

El primer día del Festival Centro le entregó a los fanáticos de la banda bogotana un concierto potente que, lastimosamente, tuvo problemas de sonido

POR SANTIAGO ANDRADE | 31 Jan de 2019

<p>Las Almas rockeando en el centro de Bogotá. <i>Cortesía Festival Centro/FUGA</i></p>

Las Almas rockeando en el centro de Bogotá. Cortesía Festival Centro/FUGA


El teatro Jorge Eliécer Gaitán estaba a la mitad de su capacidad, tal vez un poco menos, antes de que 1280 Almas saliera al escenario. Con la guitarra de Bombardeando la gente entraba corriendo a ver a la banda bogotana que fue anunciada como un grupo que se formó en 1929. Cuando la presentadora del primer día del Festival Centro lanzó ese dato, los fanáticos de las Almas ya veían en su cabeza a Fernando del Castillo, vocalista, con una risa socarrona preparando algún comentario. Antes de Basurita, el cantante, con boina y chaqueta gris, dijo: “Bueno, ahorita va una canción que no tocábamos desde 1929”.

A pesar de los problemas de sonido, con una guitarra sonando encima del resto de la banda y el bajo sin la fuerza que caracteriza al grupo (evidente en el slap de Basurita y la línea en el coro de Tu sonrisa), se sentía el espíritu de “rock & roll y alegría” que gritó Fernando al final de un par de canciones, mientras golpeaba el micrófono en su pecho, transmitiendo su latido por los parlantes. Estos inconvenientes afectaron las primeras canciones de la banda, pero el público seguía cantando sin parar.

Con Changoman y Tu sonrisa terminaron de encender los ánimos, mientras un grupo de niños de unos 9 o 10 años, que estaban acompañados por sus papás, bailaban y saltaban en la parte de atrás. Al mismo tiempo, los treintañeros de adelante levantaban su puño. El festival y las Almas los acogen a todos.

Repasaron su discografía, desde Aquí vamos otra vez (Los planetas), pasando por La 22 y la canción que le da el título al disco, Pueblo Alimaña (Antipatriota) y su último trabajo, Marteko Euriak (La ruta del asteroide, Salvaje vagabundo). Y la gente las conocía todas. No es fácil ver ese tipo de fidelidad en una banda de rock en Colombia, dejando claro que hay un buen número de personas de distintas edades que, afortunadamente, siguen poniéndole atención a las Almas.

A pesar de los cambios más recientes en su formación, que han dejado como únicos integrantes originales a Fernando y el bajista Juan Carlos Rojas, el ingreso de Francisco Nieto (La Pestilencia, La Derecha) como guitarrista le ha dado un nuevo aire de estabilidad al grupo. Una vez lograron equilibrar las guitarras de Nieto y César Rojas, se vieron más tranquilo para seguir conduciendo esa aplanadora de acordes que, prácticamente, llenó el Jorge Eliécer.

RELACIONADOS

1280 Almas reventaron el Jorge Eliécer con rock & roll y alegría
Vér
Imágenes para la barricada
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: