Avengers: Endgame y el estado de las películas de superhéroes modernas

Con esta épica cinta de tres horas, Marvel concluye por lo grande una “fase” de su ambicioso experimento. ¿Hacia dónde va el género?

POR DAVID FEAR | 07 Jun de 2019


Sabías que irías a verla. Quizá esperaste impaciente y finalmente ayudaste a que su primer fin de semana se convirtiera en un monstruo global de USD 1,2 mil millones que se ofrece las 24 horas del día y agota boletería siempre. O quizá fuiste a regañadientes, quejándote de que todo esto parece un ataque de adolescencia y de que estar informado sobre la cultura pop ahora parece una obligación. O quizá seas una de esas personas que prefirió esperara a que el furor bajara un poco. Pero en algún punto, ya sean las primeras 72 horas o en un futuro cercano, la irías a ver. Resistirse es inútil. No viste 21 películas y un sinfín de créditos de artistas de efectos especiales esperando los adelantos poscréditos para nada. No te dejaste atrapar por las cuerdas y flechas de los fanáticos extravagantes solo para no verla ahora. Este es Endgame, amigo. El final.

[Esta película recaudó mucho dinero, lo que significa que mucha gente la vio. Así que vamos a suponer que también la viste y que no importan los spoilers. Si por alguna razón todavía no la has visto, detente ahora.]

Avengers: Endgame es muchas cosas, desde la conclusión de la “saga Avengers” (o la “saga del infinito”) hasta el cierre del círculo con una referencia al primer elemento del Universo cinematográfico de Marvel. Acertadamente, la cinta le da el momento culminante al tipo que lo comenzó todo, dejando que Tony Stark repita su frase legendaria: “Soy Iron Man”, antes de salvar al universo y morir en paz. También trae de vuelta a cada actor que ha aparecido en el UCM (Universo Cinematográfico de Marvel) para su gran momento de “¡Avengers, reúnanse!”, que es lo más parecido a una página inicial de cómics que puedas ver, y a un funeral que bien podría ser una reunión de actores.

Pero este éxito de taquilla también indica el final de una era de películas de superhéroes en particular, un periodo de 11 años que convirtió un subgénero en algo que absorbe el oxígeno de la cultura del multicine y de la cinematografía en general. Lo que comenzó como un experimento de un acto de fe por parte del presidente de Marvel Studios, Kevin Feige, ha transformado a la industria para bien o para mal. Todas las películas ahora deben tener adelantos en las escenas poscréditos. Ahora todos quieren un “multiverso”.

Si los X-Men originales demostraron que las películas de superhéroes pueden ser serias y la trilogía de Batman de Christopher Nolan probó que podían ser serias consigo mismas, el UCM sugirió que podían ser todo: películas de acción, space operas, thrillers de conspiración, comedias, historias de crímenes, fantasías llenas de mitología, tragedias de Shakespeare y mucho más. Mientras todo salga de un solo centro de propiedad intelectual, se permite que mil aventuras de personajes secundarios florezcan.

Y sin más, Avengers: Endgame está decidida a incluir todas esas variaciones, así como mucho de la historia narrativa, en una sola estructura. La primera media hora se siente como un gran engaño: el grupo encuentra a Thanos, quien desvaneció a la mitad del universo al chasquear sus dedos. Ahora está viviendo como vagabundo en un planeta lejano, y descubre que destruyó cualquier oportunidad de revertir el proceso. Y a su vez, alguien lo destruye. “Cinco años más tarde…”, nuestro mundo diezmado todavía gira y el lamento no se ha detenido. Algunos se volvieron locos, algunos ganaron panza de cervecero, y otros formaron familias. Pero todos sufren. Luego Ant-Man aparece diciendo locuras sobre el reino cuántico, viajes en el tiempo, y “¿qué pasa si todavía hay una oportunidad?”. El escepticismo reina hasta que hay un avance científico, que se convierte en “vamos a llamar a todos los que no se convirtieron en polvo”. Tienen que volver y robar las Gemas del Infinito antes de que Thanos las pueda usar.

PONIENDO LA CASA EN ORDEN Tras el caos y la devastación, las críticas y las reacciones del público han sido muy benévolas con Avengers: Endgame.
PONIENDO LA CASA EN ORDEN Tras el caos y la devastación, las críticas y las reacciones del público han sido muy benévolas con Avengers: Endgame.


¿Recuerdas la sorpresa que sentiste al final de Avengers: Infinity War, cuando un grupo de tus personajes favoritos se desintegró ante tus ojos? ¿Recuerdas también el cinismo que sentiste durante los créditos al pensar: “esto es una estafa”? Había una sensación molesta de que solo estaban ganando puntos a través de la manipulación emocional, de que realmente no había nada en juego. Alguien va a presionar el botón de reiniciar y todo volverá a la normalidad, luego tendremos más secuelas y películas, que a su vez tendrán más películas y secuelas, y ellos ganarán más dinero.

Aquí es donde Endgame se diferencia no solo de su gemelo malvado, sino de toda su familia extendida. Sí, un cambio de suerte está en el panorama, pero esta vez hay muchas cosas en juego, de esos que llegan cuando el contrato de sus actores finalmente está expirando. Hay muertes que parecen permanentes. Rostros familiares regresan, mientras otros se van. Se pasan la antorcha, en términos de quién tomará el trabajo de los Avengers y cuáles personajes tomarán el liderazgo de lo que sea que Marvel decida que será la “fase cuatro”. Los directores Anthony y Joe Russo conocen este mundo y saben cómo mantener la cosa interesante sin detener el flujo; son la clase de cineastas que saben cómo usar el ingenio visual en las secuencias de viaje de tiempo y cuándo una simple toma del cosmos reflejado en un ojo humano lo dice todo.


Así que quizá no te sorprenda cómo Endgame explota su propia historia y usa el conocimiento obsesivo de los hechos pasados de sus fans para una serie de bromas y de easter eggs. No te sorprenderás al ver que pueda ser difícil de manejar y propensa a tropezar con sus múltiples e ilógicas líneas de tiempo. Lo que puede dar un descanso, es cómo establece una base muy humana debajo de toda la grandeza de superhéroes. Esto no lo hace menos devastador cuando tu corazonada es correcta. No puedes subestimar el apego subconsciente que has ganado por los personajes y actores a lo largo de 10 años o 22 películas. Incluso, si el UCM no es el mayor logro de la cultura occidental y más allá, hay algo innegablemente impresionante en cómo esta gente ha sostenido esta “saga” durante tantos años y en todo el mundo. Ninguna de estas películas ha sido perfecta, aunque una se acercó bastante. Pero gracias al efecto acumulativo de la franquicia y de la persistencia general de los buenos finales, todos los finales trágicos y felices son merecidos.

Lo que nos trae al momento en el que nos encontramos y nos da la oportunidad de ver cuál es el estado de las películas de superhéroes después de Endgame. Este capítulo del reinado de Marvel concluyó y dejó atrás un modelo para traducir las agonías y el éxtasis de las historias de cómics a ecosistemas de superproducción. Abrió el camino para usos más variados y complejos del superhéroe como arquetipo. Hay nociones de quién puede ser héroe, de quién dirige la historia del héroe y de cómo tales nociones de heroísmo deben su existencia a este experimento. Simplemente no habrían existido si los tipos con el martillo mítico, el escudo con estrellas y rayas, y el traje de hierro no hubieran demostrado que el público está dispuesto a aceptar algo ligeramente fuera de las normas de los cómics.

UN UNIVERSO REPLETO DE ESTRELLAS Desde el comienzo la apuesta estuvo muy arriba, con un elenco compuesto por gente como Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson y Don Cheadle, entre muchos otros.
UN UNIVERSO REPLETO DE ESTRELLAS Desde el comienzo la apuesta estuvo muy arriba, con un elenco compuesto por gente como Robert Downey Jr., Chris Evans, Mark Ruffalo, Chris Hemsworth, Scarlett Johansson y Don Cheadle, entre muchos otros.


Y también ayudó a destruir las películas de gama media y, de alguna manera, frenar la mentalidad de los éxitos de taquilla, así que ahora todo tiene que ser una variación de su fórmula ganadora. Convirtió las películas de superhérores en un lingua franca de pop global a expensas de casi todo lo demás. Actualmente, de las 25 películas de mayor recaudo en la historia, 11 de ellas son películas de superhéroes. Ese número seguramente aumentará dentro de los próximos cinco años, especialmente porque las películas de Marvel no desaparecerán pronto. Nuevas películas de Pantera Negra, el Hombre Araña y Guardianes de la Galaxia se acercan, quizá ahora se puedan mantener en pie por sí solas, sin ser adelantos de larga duración. Otros contendientes seguirán compitiendo por la corona. Algunos, como la próxima secuela de la Mujer Maravilla y Brightburn, sugieren que viene algo más que una tercera generación de copias de las copias. Como las películas de horror o de ciencia ficción occidentales, el complejo industrial de películas de superhéroes puede animarse a colorear fuera de las líneas mientras se adhiere a las convenciones y mantiene felices a los jefes de los estudios.

Si lo hacen o no, probablemente seguirás viendo esas películas. Con Endgame, Marvel nos da el final de una cosa y el comienzo de… algo más. Puede que sea una evolución o una involución. Pero el juego va a cambiar de una manera u otra.

RELACIONADOS

Mira el primer adelanto de Avengers: Endgame
Vér
Capitana Marvel se une a la lucha en el tráiler de Avengers: Endgame
Vér
Mira el nuevo adelanto de Avengers: Endgame
Vér
Avengers: Endgame y el estado de las películas de superhéroes modernas
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: