Brittany Howard pone los pies en la tierra

La cantante nos cuenta por qué dejó en pausa Alabama Shakes para hacer un álbum debut tremendamente ambicioso e intrépidamente honesto

POR PATRICK DOYLE | 03 Oct de 2019

<p>Fotografía por Brantley Gutierrez</p>

Fotografía por Brantley Gutierrez


El año pasado, Brittany Howard reunió a sus compañeros de banda y les dijo algo que probablemente no querían oír. Alabama Shakes –que se formó en el colegio, saltó al estrellato con Hold On de 2012 y ganó cuatro Grammys- no grabaría pronto la continuación de Sound & Color de 2015. En cambio, Howard haría un álbum en solitario.

“Les dije: ‘Voy a hacer este álbum sola’”, comenta. “Sabía que debía tener el control de todo: la música, los arreglos, todo eso. ¿Y cuándo lo haré si no es ahora?”.

El debut como solista de Howard, Jaime, es su grabación más ambiciosa hasta la fecha, llena de funk psicodélico con sintetizadores, baladas de soul, hip hop, loops y letras que se enfrentan a su pasado, incluyendo sexualidad, tragedias familiares, sentimientos de culpa religiosa y más. Es un disco poderoso: Howard recuerda una fiesta en la que escucharon su álbum, donde “una señora lloró. Estoy acostumbrada al disco, por lo que siempre me sorprende la reacción de estremecimiento que tiene la gente al oírlo”.

Durante la reunión de la banda, Howard ya había demostrado su inquieta creatividad al comenzar dos proyectos paralelos, Bermuda Triangle y Thunderbitch. Escribir para Alabama Shakes fue más complicado. “Es todo un trabajo componer las canciones”, comenta. Para ella, el bloqueo creativo está relacionado con algunos de sus recuerdos más viejos. “Cuando era pequeña, no teníamos mucho dinero”, añade. “Vivíamos en un parque de casas rodantes. Siempre ha habido una parte de mí que tiene miedo de volver a ese lugar. Todavía tengo ese sistema de creencias, entonces, cuando algo no llega fácilmente, comienzo a pensar que todo terminó”.

Esta vez, recordar ese parque la ayudó a componer. Se mudó a una casa en Topanga Canyon, California. Trabajar sola la hizo sentir más cómoda al escribir sobre su propia experiencia de ser hija de un padre negro y una madre blanca en Alabama. En la inquietante Goat Head, aborda el tema por completo: “Mama is white and Daddy is black / When I first got made, guess I made these folks mad”, canta antes de hacer la pregunta que ha hecho desde que tenía 13 años: “Who slashed my dad’s tires and put a goat head in the back?”. “Me sentí muy vulnerable”, comenta Howard. “Pero si vas a ser honesto, no puedes ser un poco honesto”. Piensa que haber cumplido hace poco 30 años la impulsó a eso. “Me di permiso de contar las historias de las que ni siquiera hablo”.

La cantante en la inducción al Salón de la Fama del Rock el año pasado en Cleveland. DAVID RICHARD/AP IMAGES/SHUTTERSTOCK
La cantante en la inducción al Salón de la Fama del Rock el año pasado en Cleveland. DAVID RICHARD/AP IMAGES/SHUTTERSTOCK


Una de esas pertenece a su hermana mayor Jaime, la razón del título del álbum. “Ella me enseñó a componer una canción, a dibujar y me enseñó sobre arte”, comenta de su hermana, quien murió a los 13 años por un cáncer de ojo. “Siempre he estado conectada a su espíritu. Este álbum era mi manera de hacer algo juntas”. Howard recordó la colección de casetes de su hermana, en la que Elvis estaba al lado de las Supremes. La cantante también escuchó al artista brasileño Jorge Ben, quien hace música “en la que hay 18 cosas diferentes en una canción”.

En He Loves Me proclama que Dios todavía la ama a pesar de que bebe y fuma mucha yerba; rompe los versos con un sermón de un pastor de Houston, Terry K. Anderson, a quien encontró en YouTube. Es igual de honesta en Georgia, una balada dulce y conmovedora “sobre ser una pequeña niña negra y homosexual a la que le gusta otra niña negra”. En el comunicado de prensa del álbum, Howard discute sus luchas con cuestiones de identidad mientras crecía: “En una ciudad pequeña, como en la que yo crecí, lo diferente es malo. Nunca quise ser diferente. Lo que más deseaba era ser como los demás”.

A lo largo del álbum, la cantautora suena aliviada de poder decir la verdad. “Si a la gente le gusta el álbum, genial”, afirma. “Estoy muy orgullosa de que yo lo hice”. Planea hacer una gira con la gente que la ayudó a grabarlo, incluyendo al teclista Paul Horton (quien ha girado con Alabama Shakes) y al bajista de la banda, Zac Cockrell, “porque, para mí, es el mejor”.

En cuanto a la banda que la hizo famosa, ni siquiera ella sabe qué les espera. “Somos una familia. Son mis hermanos de por vida. Pero, en ese momento, me están dejando hacer mi propio proyecto. Si hago las mismas canciones y todo igual, sería muy infeliz. Estaría muy aburrida. No me importan los montones de dinero, ni nadar en una piscina llena de dinero. Eso no me importa”.

DATOS CURIOSOS

ROCK CALUROSO: Britanny tenía problemas componiendo el LP hasta que llegó una ola de calor de 40 grados centígrados. “Cuando estoy incomoda, las cosas llegan con más facilidad. Cuando hice Boys & Girls, vivía en una casa embrujada”.

OBAMA LA APRUEBA: Howard cantó Heaven Help Us All para el presidente Obama en la Casa Blanca en el concierto tributo a Ray Charles en 2016.

RELACIONADOS

Brittany Howard pone los pies en la tierra
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: