Chernobyl recrea el desastre nuclear de Ucrania y es muy doloroso

La miniserie de HBO rememora la terrible tragedia y los años de negación, doble discurso y devastación que la sucedieron

POR DAVID FEAR | 04 Jun de 2019

<p>La nueva entrega de HBO es terrible, triste, infernal y muy dolorosa Crédito: HBO</p>

La nueva entrega de HBO es terrible, triste, infernal y muy dolorosa Crédito: HBO


En las primeras horas de la mañana del 26 de abril de 1986, en las afueras de la ciudad de Pripyat, en el norte de Ucrania, algo salió mal en la central nuclear de Chernobyl. Gracias a un ejercicio simulado de falla de energía, incompetencia humana, fallas de diseño y la incapacidad de detener el efecto dominó cuando las cosas empezaron a salirse de control, uno de los reactores explotó. La región se contaminó rápidamente. Los directores de planta inmediatamente comenzaron a minimizar el problema. Mientras tanto, los científicos detectaban niveles increíblemente altos de radiación hasta 400 kilómetros a la redonda. Tomaría más de una semana contener el furioso infierno que comenzó en el núcleo; los vientos y otras condiciones naturales extenderían la toxicidad a otras partes de Rusia y Europa del Este. La “zona de exclusión” evacuada crecería exponencialmente. La palabra “Chernobyl” ahora se ha convertido en una abreviatura de los peores escenarios que involucran a la energía nuclear en su conjunto. Se estima que el incidente puede haber dado como resultado hasta 93.000 muertes hasta la fecha. La cifra oficial de muertos en la Unión Soviética sigue figurando como 31.000.

Chernobyl, la nueva miniserie de HBO, pasa unas cinco horas mostrándote cómo una tormenta perfecta de errores y encubrimientos llevó a una verdadera catástrofe, y a una ola de devastación extendida en el tiempo que se asemeja a una pesadilla en cámara lenta. Pero lo que te atrapa inicialmente es cómo la serie presenta el incidente. Al pasar por el oscuro y silencioso apartamento que comparte con su esposo bombero, Lyudmilla Ignatenko (Jessie Buckley) entra en su cocina para preparar café. Enmarcado en su ventana podemos ver un diminuto punto brillante en el fondo. De repente, se expande en una esfera casi perfecta de luz blanca. La mujer ni siquiera lo nota hasta que su apartamento comienza a sacudirse por la explosión seis o siete segundos después. Esta es la explosión experimentada primero como un soplido, luego como un rugido. Pero sirve para presentar un desastre masivo desde una perspectiva decididamente humana, comenzando con el catalizador y terminando con el costo. Y eso marcará toda la diferencia.

La historia de Ignatenko, y su búsqueda para localizar a su cónyuge, es solo una de las varias líneas narrativas que el escritor Craig Mazin y el director Johan Renck filtran a lo largo de esta pieza del conjunto. Seguimos a Valery Legasov (Jared Harris), un científico llamado por el Secretario General Mikhail Gorbachev (David Dencik) para liderar una investigación junto al oficial de gobierno Boris Shcherbina (Stellan Skarsgård). Observamos a Ulana Khomyuk (Emily Watson), una física nuclear que es una de las pocas que comprende la magnitud de lo que sucedió de inmediato, tratando de convencer a los que están en el poder de que se deben tomar medidas de emergencia. (“Te digo que no hay problema”, le asegura un burócrata detrás de un escritorio. “Te digo que sí”, insiste ella. Él responde: “Prefiero mi opinión a la tuya”). También nos presentan a Pavel (Barry Keough de Dunkirk), un civil que ha sido reclutado para la eliminación de perros salvajes después de que comienzan las evacuaciones. Y nos cuentan cómo los empleados de las plantas, los trabajadores de los hospitales, los soldados, los granjeros y otros ciudadanos comunes comienzan a enfermarse cada vez más.

Es una revisión de una tragedia nacional como una temporada en el infierno, una que todavía parece que se convertirá en una típica película de televisión, a pesar de la atención que se presta a las personas en su conjunto. Dios y el demonio se reflejan en los detalles, desde una mano que se pone roja tras tocar ropa contaminada en una habitación en un sótano (una nota final nos informa que la pila de ropa aún permanece allí, y es demasiado radiactiva para ser movida) hasta la forma en que el cemento húmedo cubre los ataúdes de plomo de los fallecidos. El estado de ánimo es persistentemente gris y apocalíptico. Después de todo, se trata de una miniserie dedicada a Chernobyl. Y a pesar de la gran cantidad de actores británicos que se llaman “camaradas”, nadie prueba el acento ruso. El humor es escaso, casi nulo. La suma de todo hará que la serie a algunos les parezca tediosa. No estarán del todo equivocados.

Pero esta autopsia de cinco partes tiene más en mente que simplemente recrear una instantánea del horror con el fin de atraer a suscriptores y premios. Sí, pueden sospechar del pedigrí de los que la cuentan (Mazin, el principal impulsor detrás del proyecto, trabajó en dos Scary Movie, dos ¿Qué pasó ayer? y El cazador y la reina de hielo; Renck es más conocido por su trabajo en videos musicales). Sin embargo, tanto ellos como el elenco comprenden cómo este accidente fue capaz de hacer metástasis en un continente. Ocurrió debido a un protocolo que premiaba el doble discurso y la negación sobre las medidas urgentes y necesarias; porque es más fácil descartar a los científicos como locos, porque los altos mandos y los burócratas pequeños prefieren dejar que las verdades incómodas caigan en oídos sordos para poder seguir haciendo como si nada.

“El verdadero peligro es que si escuchamos suficientes mentiras, entonces ya no reconocemos la verdad”, dice un personaje. Antes de acusar a Chernobyl de no ir al punto, deben saber que esa frase se pronuncia en el primer minuto. Y, sin embargo, las palabras siguen resonando en tu cabeza a lo largo de los 299 minutos que siguen, mientras observas cómo las cosas se desmoronan. Es un retrato de una explosión en más de un sentido. No hace falta un físico nuclear para ver por qué es importantísimo recordar este suceso en este momento.

RELACIONADOS

Chernobyl recrea el desastre nuclear de Ucrania y es muy doloroso
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: