Chris Cornell en ALMAX; corto pero sustancioso

El legendario rockero de Seattle mostró su lado más íntimo en un show que perfectamente habría podido durar solo 15 minutos.

POR RICARDO DURÁN | 07 Dec de 2016

<p><b>Foto: Angélica Vargas</b></p>

Foto: Angélica Vargas


Había muy pocas cosas sobre el escenario, algunas guitarras, un chelo, un teclado, y no mucho más. Una luz violeta iluminaba la expectativa. Tres meses atrás nadie habría imaginado que esto pasaría en Bogotá: Chris Cornell en un concierto acústico en solitario.

Por eso nuestros ojos solo dieron crédito cuando empezó a tocar Before We Disappear en medio de los gritos destemplados de algunas chicas enloquecidas por la presencia física de Cornell y de unos cuantos que se atrevían a cantar (‘bramar’ es un término más apropiado) esas notas imposibles. Mientras canta este hombre lo más digno es guardar silencio.

Su voz, luego de más de tres décadas de uso y abuso, sigue saliendo como de un cañón. Su fuerza es incomparable, y con una gran humildad se presenta de forma abrumadora. No necesita nada más que una guitarra acústica para que la gente se rinda a sus pies. La discreta compañía de Bryan Gibson enriqueció las bellísimas versiones acústicas.

A lo largo de unos 45 minutos sin desperdicio, Cornell hizo un breve recorrido por su historia al tocar joyas como Can’t Change Me (de su primer disco en solitario), Hunger Strike (Temple of the Dog), Black Hole Sun (Soundgarden) y Like a Stone (Audioslave). Pero eso no fue todo, aunque habría podido serlo; esas cuatro maravillas justificaron las décadas de espera. Doesn’t Remind Me y Rusty Cage (en una especie de reversión sobre la interpretación de Johnny Cash del tema de Soundgarden) también estuvieron allí.

En muy poco tiempo el público cantó, se conmovió y recordó tiempos mejores caminando al lado de un hombre que varias generaciones recordarán eternamente; el dueño de una de las mejores voces en la historia del rock. LA VOZ.

Blow Up the Outside World marcó el cierre de las nueve canciones que Chris Cornell (el segundo headliner de Seattle en ALMAX, junto a Macklemore) tocó en Bogotá. Para algunos fue muy poco, pero otros creemos que fue maravilloso, sencillo y sublime.

Dicen que lo bueno, si es breve, dos veces bueno.

Y, señor Cornell, vuelva usted todas las veces que quiera.

RELACIONADOS

La entrevista ROLLING STONE: Chris Cornell
Vér
Chris Cornell en ALMAX; corto pero sustancioso
Vér
Chris Cornell vuelve a trabajar con Soundgarden
Vér
Chris Cornell presentó la orquestal The Promise, parte de la nueva película de Christian Bale
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: