Cinco grandes presentaciones en la historia de Coachella

Cientos de bandas se han presentado en el festival, pero algunas dejaron cicatrices musicales inolvidables

POR ROLLING STONE | 10 Apr de 2018

<p>Los grandes artistas han dejado presentaciones históricas en Coachella.</p>

Los grandes artistas han dejado presentaciones históricas en Coachella.


A solo unos días de la nueva edición de Coachella, ROLLING STONE escogió cinco grandes presentaciones del festival. Estos shows han marcado la historia del evento, ya sea por el espectáculo que se vivió, la tecnología utilizada o lo que representó para el público. Y con la presentación de figuras como Beyoncé y Eminem este año, seguramente habrá que ampliar esta lista para 2019.

Daft Punk en 2006

Hay pocas presentaciones tan icónicas en Coachella como la de Daft Punk en 2006. El dúo francés de electrónica estrenaba la famosa pirámide de sus shows y dejó a todo el público con la boca abierta. El concierto había sido pensado en una carpa para 10 mil personas, pero terminaron llegando 40 mil. En el documental Daft Punk Unchained, el periodista Michaelangelo Batos recuerda esa presentación: “Nadie había visto algo así. Nadie había visto ese nivel de producción. Todos en la carpa estaban enviando mensajes de texto: ‘¡Te estás perdiendo esto! ¡Es lo mejor que he visto! Te estás perdiendo la mejor presentación de todos los tiempos”

Rage Against the Machine en 2007

Habían pasado siete años sin Rage Against the Machine y el mundo había cambiado bastante. Cayeron las Torres Gemelas, George W. Bush fue elegido y reelegido como presidente de Estados Unidos (igual que Álvaro Uribe en Colombia), Saddam Hussein fue condenado a muerte e Irak y Afganistán tenían cientos de militares de todo el mundo en su territorio. El mundo necesitaba a Zack de la Rocha y compañía. La reunión solo podía suceder en Coachella. Por ahora han pasado otros siete años desde que RATM se bajó de los escenarios. Ya es tiempo de que vuelvan.

The Cure en 2009

Todas las bandas se van del escenario, el público grita por unos minutos y los músicos regresan para una última tanda de canciones. Eso es lo normal. Pero en 2009, Robert Smith y compañía querían seguir tocando. Abandonaron la tarima por segunda vez y, aunque algunos ya se iban, volvieron para interpretar más temas. Ya habían pasado la hora límite por más de 30 minutos y en medio de Boys Don’t Cry la organización apagó las pantallas y desconectó los parlantes. Solo sonaban los amplificadores de la banda. Pero el público los acompañó por el resto de la canción. Puro rock & roll.

Snoop Dog (con el holograma de Tupac) en 2012

No fue suficiente invitar a Eminem, 50 Cent, Whiz Kalifa, Warren G y Dr. Dre. Snoop Dog quería revivir a un muerto, traer de nuevo a una leyenda del hip hop. A los 40 minutos de su presentación se apagaron todas las luces y el escenario quedó totalmente oscuro. Ahí salió Tupac, con sus tatuajes y su cadena. Saludó a Dre, a Snoop y al público, que perdió la cabeza.

Kendrick Lamar en 2017

Lamar había publicado Damn. dos días antes de su presentación en Coachella. Durante el concierto interpretó 10 de las 14 canciones del disco que sería considerado el mejor de 2017 para ROLLING STONE y se llevaría mejor álbum de rap en los Grammy 2018. El disco terminaría siendo uno de los más importantes del año y de la carrera del rapero de Compton, que luego fue el curador de la banda sonora de Pantera Negra. Pero todo empezó en esa presentación en Coachella.

RELACIONADOS

Las 10 grandes cosas que vimos en Coachella
Vér
Eminem, Beyoncé y The Weeknd encabezan Coachella 2018
Vér
Cinco grandes presentaciones en la historia de Coachella
Vér
Latinoamérica en la historia de Coachella
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: