Colombia underground: guitarreros

Aunque en los últimos años la compra y venta de las guitarras está en decadencia, los buenos riffs nunca pasarán de moda. Les presentamos cinco bandas que saben cómo explotar esas seis cuerdas

POR DAVID VALDÉS | 31 Oct de 2018

<p>Nicolás y los Fumadores, Mad Tree, Quemarlo Todo Por Error, SAAIL y Ser Sónico son los cinco protagonistas en esta edición de Colombia underground.</p>

Nicolás y los Fumadores, Mad Tree, Quemarlo Todo Por Error, SAAIL y Ser Sónico son los cinco protagonistas en esta edición de Colombia underground.


Una ráfaga de géneros aterrizan en nuestra última entrega de Colombia underground. Desde rock clásico hasta shoegaze, exploramos los grupos más guitarreros de la escena y los acoplamos para que puedan cabecear toda la tarde. Hay innumerables formas de usar una guitarra. Pueden destrozarla para un ritmo punk, rasgarlas con rapidez para un ska o simplemente tocar cuerda por cuerda para descargar un estruendoso solo. Nosotros les contamos cómo las bandas colombianas explotan la madera de sus instrumentos.

Nicolás y los Fumadores

Los “Mac Demarco colombianos”, como muchos se refieren a ellos, enamoraron a la escena con letras auténticas, guitarras distorsionadas y riffs relajantes. Las vicisitudes melancólicas de este cuarteto, adornadas con golpes suaves de platillos y punteos memorables, se conectan de inmediato con el oyente. Aunque sus letras son sencillas y sin muchas metáforas, van directo al grano: un deseo de escapar y olvidar. “Me levanté esta mañana con la piedra afuera” o “Quiero dejar de sentirme tan viejo por dentro”, son algunos de los versos destacados de su primer álbum, Como pez en el hielo.

Canción destacada: Bailando triste. La universalidad de este tema es increíble. ¿Quién no se ha quedado bailando solo y cabizbajo en una fiesta, en la que además la entrada le costó “20 lucas”? Aunque el lenguaje del sencillo y el video denotan una noche muy bogotana, gracias al frío, el Transmilenio y los cigarrillos, es una canción que cualquier veinteañero puede relacionar con su cotidianidad.

Mad Tree

Tarea: ir a ver a Mad Tree en vivo. Son una de esas bandas que irradian pasión y furia pura en los toques, mucho más que en sus propias producciones. Después de lanzar su primer LP, Centésimo humano, se proyectaron como un grupo de rock puro, con buenas voces, buenos riffs y buenas transiciones. La versatilidad en sus voces lo destaca de los demás grupos; pueden pasar de un aullido agudo a uno grave y de un grito rockero a un rap.

Canción destacada: Andromedario. Además de los colores y la belleza conceptual del video, es evidente la capacidad de composición en las letras. Siendo específicos, en este sencillo tratan la distancia en el amor. “Quiero viajar a otro mar / Y aterrizar en tu colchón / Para escondernos y vivir”, canta Sebastián Izaciga, y es imposible no creerle. Su poder de convencimiento y deseo son evidentes.

SAAIL

Surf wave, rock psicodélico y garage, todo en una licuadora. Esa es la mezcla de géneros que compone la agrupación paisa. Es una de las pocas bandas colombianas que experimenta con este tipo de sonidos, rasgando cuerdas con furia, cantando con un estilo londinense y con una irreverencia parecida a los Strokes. A veces parece la banda sonora de una película de Quentin Tarantino, como una persecución larga, traumática, oscura y eterna de la que pocos escapan. Si nunca han escuchado música surf, SAAIL es una banda ideal para encantarse con el género.

Canción destacada: DEATH.I’d rather live fas t and hit the ground / Turn my life into a grave” [Prefiero vivir rápido y estrellarme contra el suelo / Convertir mi vida en una tumba], gritan en el coro. Una evidencia de la oscuridad y depresión, si se puede decir, de sus letras. Lo mejor de esta canción es el puente, después de la voz parca y los reclamos de Pablo Melo, cuando la batería y la guitarra alinean sus golpes para darle un poco de suspenso al cierre.

Quemarlo Todo Por Error

Si vamos a hablar de grupos guitarreros, es imposible no mencionar a Quemarlo Todo Por Error. Los punteos, el tapping (escuchen el comienzo de Bien colocados) y los matices, entre taciturnos y románticos, le dan un toque característico a la banda. La guitarra rítmica y la líder se complementan muy bien, con un entendimiento muy claro de cómo y cuándo darle velocidad a una melodía. Navegando entre el shoegaze y el emo, nos cuentan por qué las despedidas no son tan tristes como parecen (Adiós para siempre) y cómo las ilusiones pueden parecer realidad (Imaginaria).

Canción destacada: Tiempo perdido. ¿No les ha pasado que deciden no salir de su casa y luego se arrepienten? Quemarlo Todo plasma una filosofía de vida que resuelve esa situación: “sal de tu casa, no seas aburrido”. El cuarteto nos plantea que es necesario aprovechar el tiempo, disfrutar los momentos y compartir afuera, así sea consigo mismo. Ese grito de “¡Vete con él!” al final es un despertador repetitivo y pegadizo, perfecto para quienes no han entendido la importancia de la libertad cuando eres joven.

Ser Sónico

La influencia de Telebit en Astral, su primer álbum, es evidente. No solo en sus letras esotéricas y misteriosas, sino también por su sonido electrónico y rockero. Su diferencia radica en la voz y su insistente deseo por destacar punteos que bailan en segundo plano. Es casi imposible ignorar el bajo en Entre lobos o la vibra relajada de las guitarras en Tormenta. Ser Sónico es un recomendado para los que disfrutan la nueva ola de grupos argentinos y la incursión de los sintetizadores en el rock.

Canción destacada: Altamar. “El extraño siempre soy / Dentro del espejo”, insisten en su tema más reconocido. Aquí reflejan, con un rasgueo rápido y repetitivo, su acercamiento con el rock moderno, yendo un poco más allá con la electrónica.

RELACIONADOS

Colombia underground: Explorando los sonidos progresivos
Vér
Colombia underground: sonidos punk
Vér
Colombia underground: guitarreros
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: