El año perfecto de John y Yoko

El nuevo libro de Ono narra su historia de amor como nunca antes

POR PATRICK DOYLE | 15 Nov de 2018

<p>“Disfrutamos jugando ajedrez juntos”, dice Ono, fotografiada en Tittenhurst con Lennon (y su adorada Dr. Pepper) en 1971. <i>Foto por Peter Fordham</i></p>

“Disfrutamos jugando ajedrez juntos”, dice Ono, fotografiada en Tittenhurst con Lennon (y su adorada Dr. Pepper) en 1971. Foto por Peter Fordham


En 1970 John Lennon se sentía liberado. Ya no tenía las presiones de los Beatles y estaba profundamente enamorado de su compañera creativa, Yoko Ono. Decidieron mudarse a Tittenhurst, una casa de campo georgiana de casi 30 hectáreas a las afueras de Londres, en donde podrían grabar, hacer videos y disfrutar de la naturaleza. “John dijo: ‘¿No es fantástica?’”, recuerda Ono. “Me encantaba, pero lo único que no tenía era agua. Sin embargo, él dijo que eso era fácil de solucionar, así que construimos un pequeño lago. Todavía extraño Tittenhurst”.

Ese periodo –que incluye la grabación del clásico de 1971 de Lennon, Imagine– está descrito en Imagine John Yoko, un libro que incluye fotos inéditas del archivo de Ono, cartas y recuerdos del séquito de la pareja, los Beatles y otros. El libro ofrece un punto de vista bastante revelador de la relación de Lennon y Ono. El músico describe su conexión inmediata con Ono, incluso cuando ambos fueron muy tímidos en su primera cita.

Ono habla acerca del retroceso que encontraron cuando comenzaron a salir: “Estábamos muy sorprendidos de que la llamada sociedad vanguardista de la época, a la que ambos pertenecíamos, se pusiera en contra nuestra tan pronto anunciamos nuestra unión…. Su vanguardismo terminó cuando John, su líder, eligió a una mujer oriental como pareja”.

Uno de sus asistentes detalla los caprichos de Lennon; le traían Dr. Pepper directamente de los EE. UU. y tenía el congelador lleno de Häagen-Dazs. Otro de los miembros de su personal recuerda que le preocupaba que Lennon fuera tan cercano a los fans, a quienes dejaba acampar en su propiedad.

La mente inquieta de John sale a flote en sus cartas personales. Hay una carta con un tono de disgusto dirigida a Paul McCartney, quien aparentemente había acusado a Lennon de haberle restado importancia a los Beatles en una entrevista: “Queridos Paul y Linda, estaba leyendo su carta y me preguntaba qué fan amargado y envejecido la había escrito”, comienza. Hay otra dirigida a ROLLING STONE verificando datos de una nota acerca del cronograma de las sesiones de Imagine. (“P.D. Paul tampoco está muerto”). Ono y Lennon se marcharon a Nueva York en 1971 y le vendieron Tittenshurt a Ringo Starr. Pero Ono todavía se encuentra en esa odisea creativa que comenzaron juntos. A sus 85 años, lanzó un nuevo LP titulado Warzone, que se mantiene fiel a su misión de vida: “Quiero que en este mundo no haya más guerra ni violencia”. Y no duda al imaginarse cómo habría protestado Lennon ante la actual presidencia de los EE.UU. “Estoy segura de que habría sido muy activo. Ojalá estuviera en este momento”, concluye la artista.

RELACIONADOS

El año perfecto de John y Yoko
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: