El camino de Cuarón

De la colonia a la cima

POR RODRIGO TORRIJOS | 20 Feb de 2019


Cuarón podría haber quedado fuera de órbita después de ganar siete premios Óscar y recolectar 732,2 millones de dólares en taquilla con Gravedad pero la vida le enseñó a mantener los pies en el piso.

Estudió en una institución católica asfixiante donde la libertad de expresión era limitada, callaba el abandono de su padre, decía que viajaba, inventaba historias de esos viajes. Adolescente se entregó al placer solitario del cine, desdeñaba la técnica precaria de las películas mexicanas de su época, encontró un socio cuando conoció a Emmanuel Lubezki a los 16 años. Ingresaron al Cuec (Centro de estudios cinematográficos) al tiempo, Cuarón abandonó la escuela cuando le impidieron comercializar un cortometraje, según el “eran unos mocosos arrogantes”.

Cuando tenía 20 años nació Jonás, su hijo (con quien coescribió Gravedad durante la crisis económica del 2008), sacrificó todo para convertirse en operario de consola, editor, asistente de producción y asistente de cámara, el asunto en esa época era sobrevivir y sacar adelante a su familia. Con el tiempo logró involucrarse como asistente de dirección en coproducciones gringas rodadas en México, recibió junto a Lubezki la oportunidad de ejercer en La hora marcada, una versión local de La dimensión desconocida, allí se hizo amigo de Guillermo del Toro. Impulsado al reconocerse en una generación apasionada se aventó. Tomó sus ahorros y rodó Solo con tu pareja, aunque contó con el favor de la crítica tardó un año en ser estrenada y Cuarón quebró. Se separó y su única opción para mantener a Jonas fue repartir el tiempo entre Hollywood y México, se hospedaba en casas de amigos, ahorraba cada centavo.

En el 93 Sydney Pollack lo contrató para dirigir un episodio de Fallen Angels, el primer día fue un fracaso. Esa noche en un motel sucio de Los Ángeles fue dura para Alfonso, pero al día siguiente se levantaron, rodaron de nuevo lo del primer día y adelantaron lo del siguiente. Su episodio ganó un premio como mejor dirección y le abrió las puertas a Hollywood, vinieron Grandes esperanzas, que acarreó una enorme decepción, luego la reinvención, de regreso a México con Y tu mamá también, el camino se hizo claro con Los niños del hombre, Harry Potter, Gravedad. Ahora está de nuevo a la puerta de los Óscar, llega haciendo historia con 10 nominaciones, la gloria de hacer las cosas a su manera ya la tiene en el bolsillo.

Cuatro joyas previas

Amores sin esperanza, adolescentes calenturientos, la humanidad al borde de la extinción y una misión espacial en problemas; Alfonso Cuarón ha manejado con solvencia temáticas muy distintas, contribuyendo para que México se consolide dando la pelea en lo más alto del cine mundial. Estas son cuatro piezas que demuestran su talento como director.

Grandes esperanzas 1998

Ethan Hawke, Gwyneth Paltrow, Anne Bancroft, Robert De Niro, Hank Azaria, Chris Cooper

Basada en la novela de Charles Dickens, esta cinta tuvo críticas irregulares, pero conmueve profundamente con el desesperado y prolongado amor de Finn (Hawke) por Estella (Paltrow), una mujer que sabe romper corazones con una elegancia apabullante. La banda sonora es una maravilla en la que escuchamos a Pulp, Chris Cornell, Iggy Pop y Tori Amos.

Y tu mamá también 2001

Gael García, Diego Luna, Maribel Verdú, Daniel Giménez Cacho (narrador)

Una película clave en lo que se ha conocido como ‘Nuevo cine mexicano’. Julio y Tenoch son grandes amigos, a pesar de las diferencias de clase, y funcionan bajo el código de los charolastras, para quienes “la neta es chida pero inalcanzable”. En una fiesta de matrimonio conocen a Luisa, una española hermosa y mayor que ellos, con quien terminarán viviendo lo que no habían imaginado.

Los niños del hombre 2006

Clive Owen, Julianne Moore, Michael Caine, Clare-Hope Ashitey

Han dejado de nacer seres humanos, la persona más joven del planeta muere y el mundo entero está de luto mientras el terrorismo acecha. La infertilidad es la gran amenaza para la humanidad, pero está lejos de ser la única. En medio del caos parece surgir una esperanza. Una fascinante distopía que terminó siendo bien recibida por la crítica.

Gravedad 2013

Sandra Bullock, George Clooney, Ed Harris (voz)

La Dra. Ryan Stone y el astronauta Matt Kowalski quedan como náufragos espaciales, permitiendo que Bullock haga una de las mejores interpretaciones de su carrera, cargando el peso de la historia a pesar de tener a Clooney a su lado. Sumado a una fotografía y una banda sonora magistral, se llevó siete premios Óscar en 2014, incluyendo mejor director para Cuarón.

RELACIONADOS

El camino de Cuarón
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: