El JW Marriott satisface plenamente al viajero moderno

Además de asegurar el mejor descanso en medio de un viaje de placer o negocios, ofrece cuatro restaurantes de lujo y promete una experiencia que podrán presumir

POR ROLLING STONE | 18 Jul de 2019

<p>Cortesía JW MARRIOTT</p>

Cortesía JW MARRIOTT


Cada día es más evidente que Bogotá continúa consolidándose como una de las capitales más visitadas e importantes de Latinoamérica. Según el Observatorio de Turismo, a mediados de este año ha recibido a más de dos millones de personas, un aumento del 7 % comparado con las cifras de 2018. De a poco, las cadenas hoteleras se deben adaptar cada vez más a quienes quieren pasar sus vacaciones en la capital, porque ahora el negocio hotelero es distinto. Ese giro de 180 grados las obligó a potenciar las experiencias y las interacciones sociales, en lugar de fijarse en la infraestructura del hospedaje y su exclusividad.

Conocer y conectarse son dos palabras que sintetizan gran parte de lo que demanda el viajero moderno, que busca facilidad y variedad de alternativas para conocer su destino con la mayor comodidad posible. Hoy las personas prefieren ir a restaurantes, museos, discotecas, galerías de arte y otras posibilidades de entretenimiento para conocer culturas. Esas vivencias pesan cada vez más dentro del itinerario de un turista común. Por eso, gracias a la convergencia de esos elementos y valores en una locación privilegiada, el JW Marriott se ha consolidado como uno de los preferidos de los ejecutivos y extranjeros que llegan a la ciudad.

Cortesía JW MARRIOTT
Cortesía JW MARRIOTT


Ubicado en una de las zonas empresariales más importantes de Bogotá, el hotel cuenta con opciones gastronómicas, culturales y sociales que lo convierten en el centro de entretenimiento ideal, rodeado de un lujo moderno y distendido. “Antes uno se daba el lujo de ciertas cosas, ahora no”, explica Rodolfo Schierloh, gerente general del JW Marriott en Bogotá. “Ahora no, ahora la gente quiere vivir con lujo. La gente joven quiere palpar el lujo en muchísimas cosas”. Pero ese lujo ha evolucionado y ha dejado de ser sinónimo de rigidez para convertirse casi que en una corriente que fluye en diversos ámbitos de nuestras vidas. Esa corriente se siente con total intensidad desde el momento en que atravesamos el lobby.

Cortesía JW MARRIOTT
Cortesía JW MARRIOTT


En Bogotá, el JW Marriott ofrece cuatro restaurantes con cocinas de primerísimo nivel. Si son amantes de la comida asiática y el sake pueden visitar Tamarine, dirigido por un chef tailandés; si prefieren algo un poco más saludable entren a The Market, que también cuenta con el concepto de “hazlo tú mismo” para preparar los platos al gusto; si les gustan las estéticas circenses, visiten Circo, donde se especializan en pizzas artesanales en horno de piedra; y si les gusta maridar entradas con cocteles no se pueden perder el NAU Sushi Lounge. Cuatro restaurantes por los que han pasado presidentes, cantantes, actores y deportistas de talla mundial. “Nosotros debemos ver más allá de lo que está viendo el cliente y así podemos brindarle un servicio especializado”, comenta Schierloh.

Cortesía JW MARRIOTT
Cortesía JW MARRIOTT


Tras una jornada laboral, el hotel también le ayuda a desconectarse del trabajo. Ocho salas especializadas en masajes y tratamientos especiales (manicure, pedicure, jacuzzi, turcos) le aseguran tranquilidad y descanso. Sus habitaciones son amplias, cómodas y elegantes, y cuentan con sábanas de 300 hilos egipcios, obras de artistas locales como decoración, vidrios antiruido para alejarlos del caos de la ciudad y un router de gran potencia que permite una navegación wifi rápida y eficaz. Finalmente, si quiere salir y gozar de la vida nocturna de la ciudad, el JW dispone de guías, servicios de transporte y planes turísticos que le garantizarán seguridad, diversión y comodidad.

“Marriott tiene un objetivo: ser la empresa de viajes número uno del mundo. Lo más importante es invertir en la experiencia, las interacciones humanas y los amigos que puedes conocer en cada hotel”, decreta Schierloh. Cuando no es necesario mover ni un dedo para planear un viaje, es maravilloso. Eso mismo les garantiza el JW Marriott: un viaje en el que solo se esforzarán para el check in y el check out.

MODERNIDAD A LA MANO "Hoy la gente joven quiere palpar el lujo en muchísimas cosas", aseguró Rodolfo Schierloh, gerente general del JW Marriott. Cortesía JW MARRIOTT.
MODERNIDAD A LA MANO “Hoy la gente joven quiere palpar el lujo en muchísimas cosas”, aseguró Rodolfo Schierloh, gerente general del JW Marriott. Cortesía JW MARRIOTT.


RELACIONADOS

El JW Marriott satisface plenamente al viajero moderno
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: