Ginger Baker: 7 canciones que demuestran su genialidad en la batería

Desde Cream hasta Public Image Ltd, repasamos las grabaciones más recordadas y complejas en los 60 años de carrera del músico inglés

POR HANK SHTEAMER | 07 Oct de 2019

<p><span>Ginger Baker fue uno de los bateristas más influyentes de la historia, desde sus aportes al jazz hasta su importancia como precursor del heavy metal. </span></p>

Ginger Baker fue uno de los bateristas más influyentes de la historia, desde sus aportes al jazz hasta su importancia como precursor del heavy metal.


Ginger Baker era una paradoja: un baterista que insistía que “nunca tocó rock”, un progenitor del heavy metal que no soportaba el género y un londinense influenciado por el estilo africano. Por eso, si solo lo conocías por Cream, aquí te contamos por qué su contribución a la música ha sido una de las más grandes e influyentes de los últimos 60 años.

Baker comenzó a ganar fama a mediados de los 60, canalizando su amor por el bebop gracias al saxofonista, tecladista y cantante de R&B Graham Bond. En 1966 creó Cream junto a Eric Clapton y Jack Bruce. “Somos muy buenos, por eso nos llamamos Cream”, dijo Baker en el documental Beware of Mr. Baker de 2012. Tras Cream, Baker siguió trabajando esporádicamente con grandes artistas como Fela Kuti, John Lydon de Sex Pistols, Sonny Sharrock, el trompetista Ron Miles y el percusionista Abass Dodoo. En estas 10 canciones, los ilustramos con su extraordinario talento.

Cream, Toad (1966)

Antes de Moby Dick, In-A-Gadda-Da-Vida o Ringo Starr en The End, estaba Toad, la última canción del álbum debut de Cream, Fresh Cream. Su interpretación se convirtió en un punto de referencia para los solos de batería del rock. Los golpes secos en el tambor y sus ráfagas sobre los toms inspiraron a varias generaciones de músicos. Para Jack Bruce, uno de sus compañeros de banda, los solos de batería cumplían una función básica en el escenario: “porque en ese momento podía salir a fumar”.

Cream, Sunshine of Your Love (1967)

La canción más famosa de Cream es señalada como una de las precursoras del heavy metal. Pero la batería de Baker en Sunshine of Your Love ejemplifica un sonido grandilocuente que definió la siguiente fase del rock: agresiva y ruidosa. Baker aseguró que él mismo compuso la batería, pero el ingeniero Tom Dowd también se atribuyó el crédito. Dowd recuerda que cuando Baker comenzó a tocar de esa manera, “todas las partes de la canción se juntaron”. < span="">

Cream, White Room (1968)

El estilo de Baker está impregnado en cada segundo de este clásico de Jack Bruce. En los versos es muy agresivo y pesado, acompañando su sonido con pequeños arreglos. Eso le dio a la canción un toque funk intenso. Su interpretación es muy fresca, aunque en sus último años Baker no estaba muy orgulloso de esa o de cualquier otra canción de Cream. “Dios… Cream es un albatros sangrando alrededor de mi cuello”, dijo en 2015.

Ginger Baker’s Air Force, Aiko Biaye (1970)

Tras su paso por Cream y Blind Faith, Baker fue un poco más profundo en su paleta de influencias. Con su grupo Air Force, demostró los diferentes colores de su panorama musical. Aiko Biayer es una de las referencias de la música de fiesta avant-garde. Acompañado por los eufóricos cantos y las explosiones de los saxofones, Baker coescribió la canción junto al ghanés Remi Kabaka (uno de sus colegas en la batería) y Teddy Osei, el líder de Osibasa.

Baker Gurvitz Army, Love Is (1974)

El oriundo de Canterbury se unió al equipo de los hermanos Adrian y Paul Gurvitz, quien antes tocaba en The Gun, para formar Baker Gurvitz Army. Su sonido era muy dramático. Si alguna vez han querido escuchar a Ginger Baker tocando rock progresivo, deben escuchar los dos primeros álbumes de Gurvitz Army. Es difícil escoger lo más destacado de esos LPs, pero el instrumental Love Is de 1974 resume el brillo teatral tan distintivo de la banda. Como en muchas de las colaboraciones de Baker, su relación fue solo musical. “Él es una persona difícil”, dijo Adrian entre risas cuando le preguntaron por el baterista en 2016.

Public Image Ltd, Ease (1986)

El contexto puede parecer una sorpresa, pero una vez el bombo comienza a estallar, no hay duda de quién está detrás de la batería. La interpretación de Baker encajó a la perfección con el sonido artístico y envolvente del sencillo. “Lydon había formado una banda en California con unos chicos. Yo ya había decidido hacer un grupo más pesado, entonces invité a Tony Williams, Ginger Baker y Steve Vai, y todas esas personas vinieron”, recuerda Bill Laswell, el productor de Album.

Ginger Baker Trio, Rambler (1994)

Baker siempre habló con orgullo de sus influencias en el jazz, pero cuando lanzó su primer disco bajo su propio nombre se notaba su afinidad con los 50. Escogió a dos improvisadores maestros como colaboradores: el guitarrista Bill Frisell y el bajista Charlie Haden. Las piezas más fuertes y destacadas de Going Back Home capturan unicidad; no era ni rock ni jazz, pero tomaba los elementos más poderosos de cada género. Sus últimos años se enfocó en el jazz (su último acercamiento, la melancólica y potente Why? de 2014), dejando un sello en el género. “Podrías encontrar 100 bateristas para tocar el mismo ritmo, pero Ginger siempre le daba un toque diferente a lo que hacía”, reveló Frisell a ROLLING STONE sobre el baterista.

RELACIONADOS

Ginger Baker, baterista de Cream, se encuentra hospitalizado
Vér
Ginger Baker: 7 canciones que demuestran su genialidad en la batería
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: