Il Mercatino, cocina y corazón italiano

Más que un restaurante, más que solo pasta; te mostramos una de las trattorias más completas y auténticas que encontrarás

POR FRANCESCA MARIE | 20 Aug de 2019

<p>Cortesía @ilmercatinobog</p>

Cortesía @ilmercatinobog


La comida es la materialización de la antigua frase en latín “de gustibus non est disputandum”, o como la conocemos usualmente: para gustos no hay disgustos. Se pueden encontrar platillos de todas las formas, colores y sabores que una persona pueda imaginar. Sin embargo, si hay un punto en el que la mayoría de los humanos está de acuerdo (cosa que no sucede a menudo) es que la gastronomía italiana es una de las más fascinantes. ¿Quién no se ha comido una pizza con mucho queso y tomate, y ha quedado con ganas de más? ¿Quién no se ha atrevido a experimentar con diferentes tipos de pasta en casa? ¿Quién no tiene en su refrigerador un bloque de su queso favorito? Así es, de una manera u otra, la cocina italiana ha estado en nuestras casas desde hace muchísimo tiempo.

Cuando pensamos en un restaurante italiano pensamos en el típico que sirve pizza, lasagna o pasta a la bolognesa, platos insignia e innegablemente exquisitos. Pero, ¿eso es todo lo que el país europeo con forma de bota tiene para ofrecer? Gracias a Roberto Cauli, un italiano nacido en la isla de Cerdeña, ahora contamos con Il Mercatino, que, en palabras de su dueño, es “una trattoria típica italiana con una filosofía de trabajar con productos frescos”. Un restaurante que cuenta con lo mejor del país europeo y su gastronomía, para una experiencia realmente auténtica y que dejará pidiendo más.

Cortesía de @ilmercatinobog
Cortesía de @ilmercatinobog


Quinta Camacho es uno de los barrios de Bogotá con mayor diversidad en restaurantes; en cada esquina hay uno que ofrece algo único, para nuevamente, los diferentes gustos de todo el mundo. Allí mismo, en esta pintoresca casa con ese toque de la Bogotá antigua, se encuentra Il Mercatino, uno de los restaurantes más originalmente italianos que encontrarás en la capital.

Al entrar eres recibido por una hermosa terraza adornada con cadenas de luces, vegetación llena de vida, unos juegos de sillas y mesas elegantes y cómodos que te harán sentir como en casa. (El ambiente es tan etéreo y romántico, que hasta bodas se han realizado allí. El lugar es perfecto para toda clase de eventos privados). Más adentro, hay otra terraza con el mismo toque hogareño, un poco más amplia, lejos del ruido de la calle y con la luz del sol iluminando cada rincón. En medio de este espacio, está el famoso horno de leña en el que cocinan la mayoría de alimentos, y que le da un aire italiano y rústico al ambiente. Cada detalle parece meticulosamente pensado, sin ser pretencioso, para hacer de la tarde del comensal, la más deliciosa y tranquila posible.

Cortesía il
Cortesía @ilmercatinobog


Pero ahora, pasemos a la comida. Il Mercatino se destacada de otros restaurantes por mérito propio. Roberto, el dueño, abrió el restaurante hace seis años después de tener a Bogotá en mente por un tiempo. Quiso traer un modelo de restaurante italiano poco visto; él mismo se encargó de crear un menú con “carnes de cordero, de ternera, de cerdo, pescados, mariscos. Preparamos risottos, hacemos cosas mucho más completas para dar a conocer algo más de la gastronomía italiana”, explica Cauli.

Entre sus platos más reconocidos está el carpaccio di manzo, un corte a mano, artesanal, de láminas de res con rúgulas y crespos de parmigiano bañado con emulsión de aceite de oliva al limón y romero, ¡como solían hacerlo antes! El sabroso cous cous di polpo es un salteado de ragú de pulpo con cuscús, un plato que preparan en Cerdeña con influencia árabe. Para aquellos que disfrutan del sabor del mar, el riso ai frutti di mare in cataplana portuguesa es ideal, un risotto con frutos de mar cocinado en cataplana, una olla portuguesa. Il Mercantino tiene muy presentes a sus comensales vegetarianos porque el 50 % de la gastronomía italiana está enfocada en los vegetales. Tienen una entrada llamada melanzane alla parmigiana que son berenjenas en capas con mozzarella y tomate, gratinado con parmigiano al horno de leña. También está el vegetali alla grilia, un exquisito antipasto de vegetales a la parrilla. Y para los amantes de la pasta, tienen unos deliciosos ravioli ai funghi. Como un toque especial, casi el 80 % de la carta pasa por el horno de leña, ya sea durante su proceso principal o después con un gratinado.

Cortesía @ilmercatinobog
Cortesía @ilmercatinobog


¡Y cómo olvidarnos de las pizzas! Si antes te gustaban, las de Il Mercatino te van a fascinar. Hechas en el inolvidable horno de leña con ingredientes italianos puros como el prosciutto, la porchetta, la bresaola y brie, el salami (charcutería 100 % hecha en casa) o las vegetarianas; cuentan con un sabor que solo puede describirse como deliciosamente italiano, en su máxima expresión.

Dos aspectos del restaurante que merecen mención propia son la pasta y el vino. Il Mercatino, como su nombre lo indica, cuenta con una variedad muy seleccionada de productos para el público. Ellos mismos hacen la pasta para sus propios platos y para vender. “Nosotros compramos sémola de trigo y mezclamos la masa en nuestra propia máquina para ofrecer una pasta fresca”. Nada mejor que ver con tus propios ojos cómo cortan tu pasta; el ver cómo salen los tornillos de pasta es todo un espectáculo.

Cortesía @ilmercatinobog
Cortesía @ilmercatinobog


Roberto se encargó de hacer la curaduría de la carta de vinos; nadie mejor que él, que creó el menú principal, para combinar los sabores de los platos y enriquecerlos con los diferentes matices de las botellas que ofrecen. Y si estás especialmente interesado en esto, en el segundo piso tienen un espacio enorme y muy rústico dedicado a la cata de vinos. Se puede reservar para algo privado donde se hagan charlas de vinos con un experto, se coma algo y, si lo desean, llevarse una botella a casa.

“Las familias italianas son como las familias latinas, son muy unidas, muy folclóricas. Entonces queríamos reproducir un poco el ambiente donde llegan los amigos a tardear”. Además de ofrecer platos italianos riquísimos, Il Mercatino se ha destacado por ser un punto de encuentro de más culturas, donde personas de diferentes nacionalidades llegan a contar sus historias mientras disfrutan de un exquisito plato de comida y una copa de vino. Es un ambiente inigualable que está diseñado para que las personas se sientan a gusto, relajadas, coman algo rico y pasen un momento inolvidable en nuestro pedacito de Italia en Bogotá.

Cortesía @ilmercatinobog
Cortesía @ilmercatinobog

RELACIONADOS

Il Mercatino, cocina y corazón italiano 
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: