Advertisement

La nueva generación de hip hop y otras nueve tendencias que marcaron 2018

La fuerza del pop latino en Estados Unidos y la música en la era de Trump también fueron importantes este año

POR ROLLING STONE | 19 Dec de 2018

<p>Las estrellas más jóvenes del rap fueron protagonistas en 2018.</p>

Las estrellas más jóvenes del rap fueron protagonistas en 2018.


Los nuevos artistas de hip hop pisan con fuerza.

El 2018 dejó algo claro en el mundo del rap: La vieja guardia está, bueno, vieja. Kanye West fue productor ejecutivo de cinco álbumes a mitad año, pero solo despegó en las plataformas streaming tras colaborar con Lil Pump. Nicki Minaj tuvo que trabajar con Tekashi 6ix9ine para hacer ruido. La generación que corre a llenar el vacío en lo más alto del hip hop no siempre llega ahí por méritos artísticos (mira los gestos vacíos en el video de Fefe, el éxito de Minaj y 6ix9ine), pero, usualmente, los nuevos demuestran que era necesario un cambio.

Astroworld de Travis Scott fue un gran disco con el que finalmente pudo despegarse de la sombra de su mentor, West; Noname y Tierra Whack lanzaron sus primeros trabajos sin seguir las reglas de nadie; e Invasion de Cardi B fue una gran sorpresa que deja las bases para una larga carrera. (Swizz Beatz, por su parte, hizo el mejor trabajo de su carrera con Poison porque no se molestó en competir con las estrellas jóvenes y muestra que envejece de maravilla). Las cosas están cambiando. Y eso es bueno. Brendan Klinkenberg

El indie rock está viviendo una nueva era dorada.

Para algunos fanáticos los días gloriosos del indie rock fueron a principios de los 90, cuando bandas como Pavement y Sebadoh popularizaron las letras introspectivas y las guitarras hipnóticas. Ese sonido está renaciendo gracias a artistas que son tan jóvenes, que ni recuerdan la presidencia de Clinton. “En esa época había música muy buena hecha con guitarras”, dice Lindsay Jordan, de 19 años, quién ha grabado bajo el nombre Snail Mail y debutó con Lush, un disco lleno de composiciones inteligentes. Lo mismo sucede con Clean de Sophie Allison (mejor conocida como Soccer Mommy) de 21 años y Historian de Lucy Dacus, 23. Algo que todas tienen en común es su amor por Liz Phair, quien tuvo como telonera a Soccer Mommy. “Las mujeres están escuchando música que les da valor para contar sus experiencias en un medio hostil”, comenta Phair. “Es una mierda que solo seamos nosotros, pero me alegra poder ayudar”. Jon Dolan

El rock sigue dominando en las giras.

Mira los listados de sencillos en Estados Unidos y te darás cuenta de que hay muchas estrellas de rap y pop, algunos DJ y artistas country, y prácticamente ninguna banda de rock. El género ya no produce éxitos como en 1995 e incluso 2005. Sin embargo, en los primeros nueve meses de 2019, cinco de las diez grandes giras eran de grupos de rock. Y en 2019, con los Rolling Stones, Fleetwood Mac, Bob Seger, Elton John, Kiss y Paul McCartney haciendo tours, es difícil que las cosas cambien. Mientras el hip hop tiene millones de reproducciones, eso no suele traducirse a venta de boletas. Post Malone vendió menos que Phill Collins o el ventrílocuo Jeff Dunham.

“En el mundo del pop y el hip hop lo importante es la canción, y muchas no envejecen bien”, dice Andy Cirzan, vicepresidente de Jam Productions. “Pero mira a Greta Van Fleet. Acabamos de agotar tres noches en el Aragon Ballroom [que tiene capacidad para 5 mil personas]”. Alex Hodges, CEO de Nederlander Concerts, está de acuerdo. “Hicimos un concierto de Slayer con 14 mil personas en una cancha de fútbol en Sacramento y luego agotamos San José”, comenta. “Ahí hay tres generaciones de rockeros. ¿El rock está muerto? ¡Me niego a creer eso!”. Andy Greene

El poder de las bandas sonoras de Hollywood.

Muy poco predijeron que la banda sonora de El gran Showman vendería más de 1,7 millones de copias, convirtiéndose en uno de los álbumes más exitosos del año. Pero las estrellas pop y los estudios están trabajando juntos para crear estos fenómenos. Kendrick Lamar participó en Pantera Negra, mientras Lady Gaga actuó y cantó en Nace una estrella. Ambos discos estuvieron por semanas en el Número Uno. Sade hizo su primera canción en siete años para A Wrinkle in Time. “Las películas taquilleras llegan a lugares del planeta que son difíciles de alcanzar”, dice Mike Caren de Artist Partners Group. Elias Leight

Se buscan raperos jóvenes.

Gracias a las plataformas streaming, la industria musical tiene un nuevo respiro. En 2018, la gente en Estados Unidos gastó 8.700 millones en música, un incremente de 17 % en comparación a 2017. Los sellos están tomando ese dinero e invirtiéndolo en un género en particular: hip hop. El rapero adolescente Lil Pump, que solo ha tenido un éxito, firmó un contrato por 8 millones de dólares; XXXTentacion ganó 10 millones y Brockhampton 15. Ahora que el rap es el género más importante de Estados Unidos, las grandes disqueras están buscando al próximo Drake o la siguiente Cardi B. Pero esa búsqueda puede ser peligrosa por los one hit wonders. “Creo que llegaremos a un punto de inflexión”, advierte Joie Manda de Interscope Records. Amy X. Wang

Nashville es la nueva capital rockera de Estados Unidos.

Lo mejor del country rock ha salido de la parte rockera con bandas como The Eagles y Wilco. Los intentos del country por rockear suelen dejar resultados cursis y efímeros. Pero eso está cambiando gracias a artistas como Eric Church, Brothers Osborne y Jason Isbell, que tienen buenas guitarras y son pegajosos. Añádele a Lilly Hiatt y Amanda Shires, y Nashville se estaría convirtiendo en un punto de encuentro para el rock & roll. “Hay grupos de artistas que viven unos cerca de otros, comparten ideas y están haciendo crecer un sonido”, dice Cameron Duddy de la banda Midland. “Eso no está pasando en Los Ángeles o Nueva York. Ni siquiera en Austin”. Joseph Hudak

La radio es más importante de lo que crees.

El 75 % de las ganancias en la industria de la música vienen de las reproducciones en streaming, y cada mes hay un millón de oyentes nuevos que se suscriben a una plataforma. Estos números pueden mostrar a la radio como una reliquia, pero ese no es el caso: 228 millones de estadounidenses escuchan emisoras todas las semanas, mucho más que los 68 millones que usan servicios streaming, y el 49 % de las personas han dicho que encuentran música nueva a través de la radio, superando tranquilamente al 27 % que lo hace gracias a los servicios en línea. Los locutores también tienen un efecto muy importante en las canciones que escogen, ayudando a convertir temas como Boo’d Up de Ella Mai y That’s on Me de Yella Beezy en grandes éxitos. E.L.

En la era Trump no se puede escapar de la política.

“No quiero hablar de política”, dijo Taylor Swift en 2012. “No creo que sepa lo suficiente para decirle a las personas por quién deberían votar”. Eso cambió drásticamente en 2018 cuando la cantante apoyó a dos candidatos demócratas en Tennessee y criticó a la senadora republicana Marsha Blackburn por sus políticas discriminatorias. La artista probó que en la era de Trump mantenerse al margen no es una opción, sobre todo cuando suceden cosas como la matanza en el festival Route 91 Harvest en Las Vegas, una de las peores en la historia de Estados Unidos.

“Los artistas tienen menos miedo de enojar a los otros”, dice un publicista musical. “Las líneas divisorias ya están dibujadas. La división es humana”. Incluso en Nashville, una ciudad tradicionalmente conservadora, las cosas han cambiado: Eric Church, una estrella country, criticó a la NRA después de la masacre en Las Vegas, mientras otros artistas de ese mismo género, como Dierks Bentley y Florida Georgia Line, han apoyado el control de las armas. “Lo hemos visto de cerca”, dice Tyler Hubbard de FGL, quien ha pedido un control más estricto a la hora de comprar armas de fuego. “Están disparando a nuestros fanáticos y artistas”.

Jason Isbell, otro héroe de Nashville, fue criticado por el Comité Republicano del Senado, tildándolo de “izquierdista desquiciado” tras participar en varios eventos de campaña del Partido Demócrata. Pero el cantante no cedió. “Estoy firme”, dijo en otra participación. Después le contó a ROLLING STONE, “Si estoy vivo en 40 años, voy a poder dormir en la noche si sé que tomé la decisión correcta, que es hablar sin tapujos”. Patrick Doyle

Los álbumes no son tan duraderos como antes.

En el pasado, un disco nuevo de un artista importante como Lil Wayne, Logic, Eminem o Kanye West hubiera dominado los listados y estado en boca de todos por seis meses. Pero en 2018, todos sus álbumes llegaron rápidamente a lo más alto y cayeron a la misma velocidad. Es una muestra de los cambios en el mundo digital, cuando los fanáticos tienen muchas más opciones (y ponen menos atención) que antes y los artistas pueden sacar canciones con más frecuencia. En 1998 hubo 17 trabajos que llegaron al Número Uno. ¿Este año? Hasta el 1 de diciembre hubo 37. “Se trata de sacar contenido”, dijo el letrista Savan Kotecha. Que el público lo recuerde por más de unas semanas es otra historia. A.X.W.

El pop latino ya no tiene que ser en inglés para tener un impacto.

En 2016 cuatro canciones latinas llegaron al Hot 100. Este año ese número subió a 18 (y 16 son en español). El éxito de temas de reguetón como Sin pijama de Becky G y Natti Natasha o X de J Balvin y Nicky Jam se debe, en parte, a los cambios demográficos. Hay casi 60 millones de latinos en Estados Unidos, siendo el segundo grupo más grande del país. Pero esos cortes no hubieran sido tan grandes si no es por el apoyo que tuvieron. Incluso sonaron en emisoras pop más conservadoras, una señal del hambre que tiene el público por canciones en español, así no hablen el idioma. E.L.

RELACIONADOS

La nueva generación de hip hop y otras nueve tendencias que marcaron 2018
Vér
Doce años después, Yoky Barrios lanza el video de Amigos
Vér
Íconos del hip hop desde una nueva luz
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo:



Advertisement