Las fronteras venezolanas se dividieron entre música y enfrentamientos

Venezuela Aid Live cumplió con sus artistas, el concierto del oficialismo se quedó corto y en la frontera con Brasil hubo problemas entre indígenas y militares venezolanos

POR ROLLING STONE | 22 Feb de 2019

<p>Una jornada musical en la frontera colombo-venezolana.</p>

Una jornada musical en la frontera colombo-venezolana.


ACTUALIZACIÓN: Ya el momento de la música pasó y desde antes de las 7:00 a.m. las autoridades colombianas estaban preparándose para pasar la ayuda humanitaria. Sin embargo, la noche anterior, Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Venezuela, anunció el cierre de los puentes Simón Bolívar, Unión y Santander por “las serias e ilegales amenazas intentadas por el Gobierno de Colombia contra La Paz”.

Antes de las 8:00 a.m. ya habían desertado miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, pero la frontera igual estaba custodiada por militares venezolanos que impedían el paso hacia su país. En Ureña, uno de los municipios más cercanos a la frontera colombo-venezolana, se registraron protestas y enfrentamientos entre ciudadanos que pedían el paso de la ayuda humanitaria y los militares que lo impedían.

El presidente de Colombia, Iván Duque, le entregó las ayudas a Juan Guaidó y en rueda de prensa dijo: “Le pedimos a los militares venezolanos que se ubiquen del lado correcto y reciban a sus hermanos que están llevando ayuda para atender al pueblo de Venezuela”. Las tractomulas que cargaban todos los víveres llegaron al puente Simón Bolívar, donde cientos de voluntarios se preparaban para que pasar las ayudas a través de una cadena humana.

Después del medio día, desertó un guardia más y el teniente de la armada, Jacinto Muñoz. También hubo reportes de árboles talados en Ureña para impedir el paso de ayudas. Por otro lado, en Brasil, la embajadora María Teresa Belandria confirmó que dos camiones con víveres habían entrado a Venezuela.

Durante una manifestación en Caracas, Nicolás Maduro anunció que rompía relaciones políticas y diplomáticas con Colombia. Dio un plazo de 24 horas para todo el personal diplomático abandone Venezuela. Con el paso de las horas, la tensión aumentó en la frontera y quemaron algunos camiones que llevaban ayuda humanitaria, mientras más de 20 uniformados de Venezuela desertaron.

***

Hoy se realizó el esperado Venezuela Aid Live, que buscaba, según su página web, que la ayuda humanitaria que está en Colombia pudiera cruzar la frontera para que llegue a los venezolanos más afectados, concientizar al mundo sobre la situación en Venezuela y recaudar fondos para un plan que desarrollo social con el que los expatriados puedan regresar a su país.

Reymar Perdomo abrió el concierto con Me fui, una canción que se ha convertido en un himno para los expatriados venezolanos con un video que se hizo viral en América Latina. Perdomo es venezolana y ha estado viviendo en Lima, Perú, tocando y cantando en buses.

Richard Branson, fundador de Virgin y organizador del festival, después dio un discurso en el que agradeció a los asistentes por estar en Cúcuta para celebrar la vida de todos los venezolanos. “Si podemos llevar gente al espacio, por qué es tan difícil sacar a la gente de la pobreza”, dijo. Mientras tanto, un cohete de su compañía salía del desierto del Mojave (una pequeña cuña que dijeron en el escenario). La gente coreaba “Richard, Richard, Richard”.

Para agilizar el cambio de artistas, en el escenario había una plataforma giratoria. En un lado estaban los músicos tocando, mientras atrás se montaban los instrumentos del siguiente.

Jose Luis Rodríguez, “El Puma”, salió y comenzó con un mensaje muy claro. “Gracias a la querida Colombia y a Estados Unidos”, dijo, y añadió, “Basta ya de dictaduras de izquierdas en América Latina”. Ya el juego político estaba instalado desde el inicio. Sobre una pista instrumental, sin banda, cantó Agárrense las manos.

Reinaldo Armas, Cholo Valderrama y Jorge Glem llegaron para poner a bailar a punta de música llanera. Después salió Jencarlos Canela con su éxito Bajito, mientras improvisaba frases que invitaban a donar, y Danny Ocean, con una camiseta de Mandela comiendo arepa, puso a bailar con Dembow y Me rehúso.

Entrada la tarde, salieron los nombres más esperados. Paulina Rubio trajo su pop y Diego Torres cantó, como se esperaría, Color esperanza. Silvestre Dangond prendió de nuevo la fiesta y Maluma, acompañado únicamente con una guitarra, la siguió en medio de gritos de sus fanáticos.

Miguel Bosé, que estuvo hace 11 años en la frontera en el Concierto por la Paz que organizó Juanes, llenó de emoción y lágrimas el puente Tienditas. Luego, Carlos Baute aterrizó con Te regalo y, obviamente, Yo me quedo en Venezuela. Luis Fonsi remató con Despacito y después Juan Luis Guerra mostró toda su experiencia con Ojalá que llueva café. Fonseca cantó Te mando flores y dio paso a Carlos Vives.

Mientras en el puente Tienditas los asistentes cantaban, en la frontera entre Venezuela y Brasil, en el estado Bolívar, dos indígenas morían a manos de la Guardia Nacional Bolivariana, según la ONG Kapé Kapé. De acuerdo a la revista Semana, intentaban mantener abierta una carretera para permitir el ingreso de la ayuda humanitaria cuando las fuerzas especiales irrumpieron. Además de los dos fallecidos, también hubo 15 heridos.

Mientras había fiesta en un lado, en el otro morían.

Después de las tres de la tarde, el concierto del oficialismo finalmente empezó. El mismo día del evento se conoció el cartel, compuesto principalmente por artistas venezolanos afines al Gobierno de Maduro, como Paul Gillman (que cantó Resistiré mientras ondeaba la bandera de su país) y Skaracas. También se conoció que Grupo Niche rechazó tocar en el “Hands Off Venezuela”.

Según el vicepresidente de Comunicación, Cultura y Turismo de Venezuela, Jorge Rodríguez, el evento busca “llevar a los hermanos y hermanas de Cúcuta más de 20 cajas CLAP para ayudar en la situación de extrema dificultad que viven allí miles de niños y niñas”.

Si se habla exclusivamente de lo musical, las presentaciones del Venezuela Aid Live dejaron mucho que desear. Problemas técnicos, instrumentos toteando, muchas pistas instrumentales y un escenario lejísimos del público. Claro, la gente seguramente lo disfrutó, y el verdadero objetivo iba más allá de los shows. Si Branson quería poner los ojos del mundo en la frontera, lo logró.

Las agencias de noticias estuvieron pendientes todo el tiempo y a Cúcuta llegaron periodistas de todo Latinoamérica, Estados Unidos, Canadá, Portugal y España, entre otros países. El discurso de varios artistas en contra de Maduro, mandó un mensaje claro que enojaría a Roger Waters. Mañana se verá si la ayuda humanitaria finalmente cruza la frontera.

RELACIONADOS

Las bandas venezolanas luchan por sobrevivir
Vér
Día histórico en Venezuela: Juan Guaidó juramentó como presidente
Vér
Las fronteras venezolanas se dividieron entre música y enfrentamientos
Vér
Frontera colombo-venezolana: De la ilusión a la confrontación
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: