Lean el discurso completo del Nobel de Bob Dylan

“Kipling, Shaw, Thomas Mann, Pearl Buck, Albert Camus, Hemingway… Que ahora me sume a los nombres de semejante lista está realmente más allá de las palabras”, escribe el cantante

POR ANDY GREENE | 12 Dec de 2016

<p>Lean el discurso del banquete del Nobel de Bob Dylan tras haber recibido “semejante premio tan prestigioso”. <b>Michael Kovac/WireImage</b></p>

Lean el discurso del banquete del Nobel de Bob Dylan tras haber recibido “semejante premio tan prestigioso”. Michael Kovac/WireImage


Cuando salieron las noticias a comienzos de octubre de que Bob Dylan recibiría el Premio Nobel de Literatura, todo el mundo parecía tener una opinión, con la notable excepción del mismo músico.

Algunos escritores como Gary Shteyngart y Jason Pinter pensaron que el primer Nobel para un estadounidense desde Toni Morrison en 1993 debió haber sido para alguien diferente, mientras que Stephen King, Jonathan Lethem y muchos otros lo aplaudieron como una decisión brillante. Durante semanas y semanas, no hubo más que silencio de parte de Dylan, y el Comité dijo a la prensa que no estaban respondiendo sus llamadas. “Podría decirse que es grosero y arrogante”, dijo Per Wastber, miembro del Comité del Nobel. “Él es lo que es”.

Dylan finalmente rompió el silencio el 29 de octubre durante una entrevista con The Telegraph sobre su exhibición de arte. “Es difícil de creer”, dijo. “Asombroso, increíble. ¿Quién sueña con algo así?” La escritora Edna Gundersen le preguntó si planeaba asistir a la ceremonia en Estocolmo. “Absolutamente”, dijo. “Si es del todo posible”. Ya que su gira terminaba algunas semanas antes, parecía muy posible que pudiera asistir, especialmente porque todos los ganadores con la salud suficiente habían encontrado la manera de asistir.

De una manera típicamente Dylan, defraudó las expectativas una vez más el 16 de noviembre cuando se supo que no asistiría. “Anoche, la Academia Sueca recibió una carta personal de Bob Dylan en la que explicó que por compromisos anteriores, no podría viajar a Estocolmo en diciembre y por lo tanto no asistirá a la Cermonia del Nobel”, dijo la Academia en un comunicado. “Resaltó una vez más que se siente muy honrado, y desearía poder recibirlo en persona”.

Los ganadores tienen una ventana de seis meses para dar un discurso de aceptación. Esperaban que diera uno cuando terminara su gira en Estocolmo en año nuevo, pero terminó entregando un discurso para ser leído en la ceremonia.

Pueden leer el discurso de Dylan, que fue leído por la Embajadora de Estados Unidos en Suecia, Azita Raji:

Buena tarde a todos. Extiendo mis más cálidos saludos a los miembros de la Academia Sueca y a todos los demás distinguidos invitados de la velada.

Lamento que no pueda estar con ustedes en persona, pero por favor sepan que definitivamente estoy con ustedes en espíritu y me honra recibir semejante premio tan prestigioso. Recibir un Premio Nobel de Literatura es algo que nunca pude haber imaginado o previsto. Desde pequeño he leído y absorbido los trabajos de quienes fueron considerados dignos de semejante distinción: Kipling, Shaw, Thomas Mann, Pearl Buck, Albert Camus, Hemingway. Estos gigantes de la literatura cuyas obras se enseñan en los salones, acogidas en las bibliotecas del mundo y discutidas con tonos reverentes siempre han causado una profunda impresión. Que ahora me sume a semejante lista está realmente más allá de las palabras.

No sé si estos hombres y mujeres alguna vez consideraron el Nobel un honor para ellos, pero supongo que cualquier persona que escribe un libro, o un poema, o una pieza teatral en cualquier lugar del mundo seguramente acoge ese sueño secreto en su interior. Probablemente está tan enterrado que no saben que está ahí.

Si alguien me hubiera dicho que tenía la más ligera posibilidad de ganar el Nobel, habría pensado que tenía las mismas de llegar a pisar la luna. De hecho, durante el año en que nací y algunos después, nadie en el mundo era lo suficientemente bueno para ganar este Nobel. Así que reconozco que estoy en compañía inusual, por lo menos.

Estaba viajando cuando recibí las sorprendentes noticias, y me tomó algunos minutos procesarlo correctamente. Comencé a pensar en William Shakespeare, la gran figura literaria. Asumo que se consideraba un dramaturgo. Pensar que estaba haciendo literatura no pudo pasar por su cabeza. Sus palabras fueron escritas para el escenario. Para ser pronunciadas, no leídas. Cuando escribía Hamlet estoy seguro de que pensaba en muchas cosas distintas: “¿Quiénes son los actores indicados para estos papeles?” “¿Cómo escenificar esta parte?” “¿Realmente quiero que esto sea en Dinamarca?” Su visión creativa y ambiciones estaban sin duda en la cabecera de sus pensamientos, pero también hay que considerar y lidiar con cosas más mundanas. “¿Tengo la financiación?” “¿Hay buenos asientos para mis mecenas?” “¿De dónde voy a sacar una calavera humana?” Apuesto a que lo más lejano de la mente de Shakespere era la pregunta “¿es esto literatura?”

Cuando empecé a escribir mis canciones como adolescente, e incluso cuando logré cierto renombre por mis habilidades, mis aspiraciones para estas canciones no iban tan lejos. Pensé que serían oídas en cafés o bares, tal vez después en lugares como Carnegie Hall, London Palladium. Si realmente soñaba en grande me podía imaginar haciendo un álbum y oyendo mis canciones en la radio. Ese era el premio grande en mi mente. Hacer discos y oír tus canciones en la radio significaba que llegabas a un público grande y que podías seguir haciendo lo que te habías propuesto.

Bueno, he estado haciendo lo que me propuse ya por mucho tiempo. He hecho docenas de discos y tocado miles de conciertos en todo el mundo. Pero son mis canciones el centro vital de casi todo lo que hago. Parecen haber encontrado un lugar en las vidas de mucha gente a través de muchas culturas y estoy agradecido por eso.

Pero hay algo que debo decir. Como intérprete, he tocado para 50,000 personas y he tocado para 50 y puedo decirles que es más difícil presentarse ante 50 personas. 50,000 personas tienen una identidad singular, eso no pasa con 50. Cada persona tiene una identidad individual, separada, un mundo privado. Pueden percibir las cosas con mayor claridad. Tu honestidad y su relación con la profundidad de tu talento se ponen a prueba. El hecho de que el comité del Nobel sea tan pequeño no me pasa desapercibido.

Pero, como Shakespeare, a menudo me ocupo con la persecución de la empresa creativa y lidiar con todos los aspectos mundanos de la vida. “¿Quiénes son los mejores músicos para estas canciones?” “¿Estoy grabando en el estudio adecuado?” “¿Está esta canción en la nota correcta?” Algunas cosas no cambian, ni siquiera en 400 años.

Nunca he tenido el tiempo para preguntarme “¿Son mis canciones literatura?”

Así que le agradezco a la Academia Sueca, por tomarse el tiempo para considerar esa pregunta, y finalmente, por dar una respuesta tan maravillosa.

Mis mejores deseos para todos ustedes,

Bob Dylan

RELACIONADOS

Bob Dylan no asistirá a la ceremonia del Nobel para aceptar el premio literario
Vér
Patti Smith ‘reemplazará’ a Bob Dylan en la ceremonia del Nobel
Vér
Patti Smith versiona Hard Rain’s A-Gonna Fall de Bob Dylan en la ceremonia del Nobel
Vér
Lean el discurso completo del Nobel de Bob Dylan
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: