Michael Jackson, ‘Thriller’

La grandeza de un clásico de los 80

POR ROLLING STONE | 30 Nov de 2016

<p><i>​</i></p>


Cuando Michael Jackson, de 23 años, y su productor Quincy Jones empezaron a grabar Thriller, esperaban crear un gran álbum que al menos alcanzara las 8 millones de unidades vendidas del anterior esfuerzo solista de Jackson, Off the Wall. “Sin importar lo que hagas, estás compitiendo contra tu producto anterior y todo el mundo espera más”, dijo Jackson a un reportero en 1983. Ocho meses después, resultaron haciendo el álbum más vendido de la historia.

Thriller, del cual se dice que costó 750,000 dólares, ha vendido más de 40 millones de copias en todo el mundo – y sigue vendiendo. Le ganó a Jackson más de 150 premios oro y platino en el planeta y un record de siete Grammys. En la cumbre de la Michaelmania en 1984, Epic Records vendía más de 1 millón de discos de Jackson a la semana. Thriller fue el equivalente musical del Hula-Hoop, un ítem que todo el mundo tenía que tener.

En el corazón de toda la histeria había un elegante, entretenido y tiernamente inocente compilado de cuarenta y dos minutos de pura música pop que produjo siete sencillos del Top 10. Wanna Be Startin’ Somethin, The Girl Is Mine, Thriller, Beat It, Billie Jean, Human Nature y P.Y.T (Pretty Young Thing). “Se sentía como entrar al espacio exterior, en cierto punto”, dice Quincy Jones del fenomenal éxito de Thriller. “Casi me asustó. Pensé ‘tal vez esto fue demasiado lejos’”.

Con Thriller, Jackson y Jones apuntaban a una colección dinámica y balanceada de éxitos potenciales. Jackson aportó varias de las mejores canciones del álbum, incluyendo Wanna be Startin’, Beat It y Billie Jean (además de la desconocida The Girl Is Mine, un dueto con Paul McCartney). Jones recorrió más de 300 canciones buscando material adicional. “Estaba tratando de encontrar un grupo de canciones que se complementaran en su diversidad”, dice Jones. “Un viaje, algo que diera escalofríos. Si Billie Jean suena bien, suena mejor seguida de Human Nature. Wanna Be Startin’ Somethin’ con Baby Be Mine. El álbum para mí es una pieza complete”.

Comenzó en la primavera de 1982 en la mansión estilo Tudor de Michael Jackson en Encino, California, en el estudio donde había estado trabajando en el material. Jones y su ingeniero Bruce Swedien pasaron muchos días con Jackson, escuchando “Polaroids”, el término de los primeros demos que había hecho Jackson.

En abril se mudaron al estudio de Westlake Audio en Hollywood, donde fue grabado la mayoría del álbum. Jones llamó a un equipo de veteranos, incluyendo al guitarrista David Williams, el baterista Leon Ndugu Chancler, el bajista Louis Johnson y el percusionista Paulinho Da Costa, además de varios tecladistas. El primer corte fue The Girl is Mine. Michael y Paul trabajaron muy rápidamente”, dice Swedien. “Tres días y estaba listo”.

El álbum está lleno de toques especiales, desde la exagerada introducción de Vincent Price en Thriller a la furiosa guitarra de hard rock de Eddie Van Halen en Beat It. Muchas de estas ideas fueron del propio Jackson. Fue particularmente innovador el motivo vocal repetitivo — “ma ma se, ma ma sa, ma ma coo sa” — que Wanna Be Startin’ Somethin’. “Eso está basado en un riff africano de la región de Camerún”, dice Jones. “A Michael se le ocurrió, y le añadimos armonías y creamos todo un mundo a partir de ahí”.

El rap de Price en Thriller fue escrito por Rod Temperton durante un viaje en taxi al estudio, y Jackson grabó el aullido de lobo en el callejón afuera del lugar en que estaba grabando el disco. “Pienso que la idea de Thriller era incorporarle drama al pop”, dice Jones sobre la canción, que originalmente se llamaba Starlight Love. “Es como una obra de teatro de un solo acto”.

Jones tuvo que convencer a Jackson para que escribiera Beat It. “Lo molesté durante tres meses para que hiciera una canción de rock fuerte”, dijo Jones. “Finalmente la escribió. Se la tuve que exprimir”.

También estaba reacio a hacer lo que Jones llama una “súplica” en The Lady in My Life. “Se refiere a pedirle a una chica que te dé algo”, dice el productor, riendo. “Eso estaba en contra de la naturaleza de Michael”. Pero en otros momentos, era obvio el entusiasmo del cantante, y bailaba frecuentemente cuando cantaba las partes finales. De hecho, el baile de Jackson aún se puede escuchar en la mezcla final de Billie Jean.

Jones y Jackson pensaron que tenían el álbum listo en noviembre. Se equivocaban. “Llevé a Michael a casa, y se fue a dormir al sofá”, dice Jones. “Tres horas después volvimos al estudio y escuchamos el acetato. La mierda más grande de la vida. Estábamos horrorizados. Así es que nos tomamos dos días, luego nos pasamos los siguientes ocho días remezclando. Una canción por día. Pusimos esos bebés en el bolsillo”.

Thriller ha sido un álbum extremadamente influyente. “Oigo muchos de los discos que produjeron Jimmy Jam y Terry Lewis”, dice Jones. “Funny How Times Flies (When You’re Having Fun) de Janet Jackson es The Lady in My Life. El nuevo swing Jackson. Todo el mundo empezó a entender el poder de la melodía después de Thriller”.

Quizás el logro más grande de Thriller ha sido la influencia que ha tenido en otros músicos negros. “Inspiró a los artistas negros a que no se limitaran a sí mismos”, dice Jones. “Antes de Michael, ningún artista negro había tenido ese nivel de ventas. Michael lo tuvo. Lo tuvo por primera vez”.

RELACIONADOS

Michael Jackson, 'Thriller'
Vér
Thriller: Bailando hacia la eternidad
Vér
El documental sobre los presuntos abusos sexuales de Michael Jackson se estrenará este año 
Vér
Documental sobre los abusos de Michael Jackson causa polémica en Sundance
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: