P&R: Cristina Umaña

Daniela de Distrito Salvaje, emerge del miedo en su segunda temporada, Cristina nos habló desde la profundidad de su proceso creativo

POR RODRIGO TORRIJOS | 08 Nov de 2019

<p><i>CORTESÍA NETFLIX</i></p>

CORTESÍA NETFLIX


Cristina Umaña tiene un lugar en el corazón de una generación. De hecho tiene varios; puede ser recordada como la dulce Paquita Gallego o como la aguerrida Robin de La mujer del presidente, sin embargo su registro y su momento no están atados a estas dos producciones icónicas de los noventa. Su talento no ha parado de evolucionar y los visos que destellaban en sus primeros personajes han llegado a decantarse en el carácter que define producciones recientes. La televisión ha cambiado, ha madurado y se ha jugado hacia formatos seriales cinematográficos, y ella parece haber estado siempre lista para eso. Su poder interpretativo ha mantenido a Cristina en la vanguardia con una serie de personajes explosivos y complejos, desde Bruna, una asesina en El Capo, hasta Judy Moncada en Narcos, pasando por ‘La colombiana’ en Capadocia. Cristina ha logrado algo que está más allá de “mantenerse” en la cima, ha logrado trascender a partir de ella.

¿Hacia dónde va tu personaje en esta nueva temporada de Distrito Salvaje?

Daniela va hacia la Presidencia de la República en esta temporada, esa es la línea de ella. En ese camino tropezará con muchísimos obstáculos, también va a descubrir muchas cosas sobre ella misma que la harán transformarse. El camino que la lleva hacia la consecución de sus sueños recorre un sendero interior, pero también una ruta exterior, y ambos están edificados sobre muchas dificultades.

¿En esta segunda temporada, te sentiste regresando a un terreno conocido o explorando un nuevo reto?

Esta generó mucho en mí, hubo entrega en la construcción y mucho trabajo en el rodaje, fue un proceso de dos meses y medio, en esta temporada Daniela juega mucho, entonces fue un trabajo intenso. Fue un reto interesante ya que ella en la primera temporada se enfrentaba a un terreno conocido, Daniela llevaba muchos años ejerciendo, este era su elemento. En esta temporada entra a un terreno absolutamente desconocido para ella, y esto significa encontrarse rodeada de gente y de un círculo de intereses que ella no puede controlar. Su reto en esta temporada es navegar en aguas completamente desconocidas.

¿Tienes alguna regla con respecto a tus personajes, algo que metódicamente te permita abordarlos?

Ninguna. Pero si puedo, me gusta recolectar toda la información posible, tanto sobre la historia, como sobre el arco dramático de mis personajes, a partir de esa información empiezo a “datearme”, a analizar los oficios, a buscar referencias y personas que se asemejen a lo que estoy abordando. Esa inspiración puede venir de mujeres o de hombres que te impulsen a encontrar y a armar esos nuevos personajes, Me gusta tener un control perfecto sobre la historia, también me encanta asumir el género del que estamos hablando, el lenguaje que la producción maneja. Con el tiempo también he aprendido que apoyarme en una tercera persona es fundamental, juego con un primer espectador, que es mi coach actoral. A veces te pesa mucho la emocionalidad y asumes cargas del personaje, por eso es importante tener una mirada externa que te apoye en el proceso.

Con respecto a tu carrera, al punto en el que empezaste y al momento en el que estamos, ¿sientes que los papeles para las mujeres se han transformado?

Ha cambiado, tanto en nuestro mercado como en los mercados internacionales, ha cambiado el rol que queremos ver de las mujeres, estamos dispuestos a ver otras cosas, el arte se transforma a medida que las sociedades se transforman, la gente exige poderse identificarse con personajes que encarnen esos cambios que van llegando.

La gente recuerda mucho tus personajes iniciales, Paquita Gallego o Robin, aun están presentes en el imaginario de mucha gente. ¿Qué sientes con respecto a eso?

A lo largo de mi carrera ha habido personajes que han marcado y generado mucha recordación, Robin y Paquita han trascendido el tiempo, me da mucho gusto y los guardo en un lugar especial de mi corazón porque siempre establecen un vínculo de afecto con la gente, me pasa algo parecido con La colombiana de Capadocia, la gente lo recuerda mucho, me escriben, me dicen la colombiana y es magnífico. Y es increíble, pero Julie Moncada el personaje que hice en Narcos también recibe mucha recordación, por algún motivo generó algo en la gente, amor, y odio, pero ya es parte de la memoria. Con Daniela León también está pasando algo, la gente habla y creo que en parte la dualidad entre el miedo y el valor que va a experimentar en esta temporada, representan a nuestro tiempo.

RELACIONADOS

P&R: Cristina Umaña
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: