Advertisement

Resumen de Game of Thrones: El regreso del Rey

El primer capítulo de la última temporada tuvo reuniones, revelaciones y un viaje en dragón

POR SEAN T. COLLINS | 15 Apr de 2019

<p>Kit Harington y Emilia Clarke. <i>Helen Sloane/HBO</i></p>

Kit Harington y Emilia Clarke. Helen Sloane/HBO


El invierno ha llegado y nos ha llevado a lo más profundo de Game of Thrones… al menos en el cabezote. Para la última temporada, HBO cambió el mapa que acompaña la canción de Ramin Djawada. En lugar de pasar sobre las tierras y los castillos de Westeros, ahora conocemos la cripta de Winterfell y la Fortaleza Roja en King’s Landing.

En el inicio de la octava temporada se reencontraron varios personajes a un ritmo sin precedentes, lo cual es divertido. Pero, ¿es tan grandioso como se esperaba? Todo comienza con el regreso de Jon Snow a Winterfell, acompañado por su nueva reina, Daenerys Targaryen (junto a su grupo de soldados, consejeros y dos dragones). Lo siguiente es una serie de encuentros que parecen reuniones de colegio y familiares.

Jon vuelve a hablar con Arya desde que le entregó su espada a principio de la primera temporada, y le pregunta si la ha usado. Si solo supiera por todo lo que ha tenido que pasar. También se emociona al ver a Bran, que estaba en coma cuando tuvo que dejar Winterfell y, desde entonces, tiene poderes telepáticos.

También está su mejor amigo, Samwell Tarly, a quien Snow mandó a convertirse en maestre. Ahora, ha regresado con un gran secreto: Jon, en realidad, es Aegon Targaryen, el verdadero heredero al trono. Es uno de los mejores momentos del episodio, incluso cuando tiene que aceptar que su querido “padre”, Ned Start, es en realidad su tío; que sus hermanos son sus primos; y que su novia, bueno, es su tía.

Por otro lado, Tyrion Lannister se reúne con su exesposa Sansa Stark. No se veían desde el matrimonio de Joffrey. Arya también se reencuentra con el Perro, a quien dejó morir, y Gendry, su primer amor. Pero hay que esperar hasta el final para presenciar la reunión más incómoda de todas. Jaime Lannister, cuando llega a Winterfell, se cruza con Bran, el niño a quien lanzó de una ventana en el primer capítulo de todo el show.

Al mismo tiempo, hay personajes que se ven por primera vez. La tensión entre Sansa y Daenerys fue evidente. Así mismo, Dany habló con Sam, le agradeció por salvar a Jorah Mormont y después confesó que había asesinado a su padre y a su hermano. Otra parte incómoda fue cuando el pueblo de Winterfell recibió con extrañeza a Missandei y Grey Worm, dos personajes negros que nunca habían estado en la ciudad.

En King’s Landing, Cersei tiene todo el control. Sus caballeros ahora visten de negro, no de blanco, emulando a Ser Gregor Clegane. Y el corazón de Su Majestad sigue siendo igual de oscuro. Nadie esperaría que perdone a sus hermanos, pero contratar a Bronn, quien es amigo de Tyrion y Jaime, para que los asesine, bueno, es otro cuento.

Euron Greyjoy, el comandante de la flota de navíos de Cersei, finalmente la convence de tener relaciones con él. Seguramente, ella no estará muy feliz cuando se entere de que Yara ha sido liberada por Theon.

En la secuencia más romántica de todo el episodio, Jon –perdón, Aegon– viaja en dragón con su reina. Recorren un paisaje montañoso lleno de nieve, hasta llegar a una hermosa cascada donde se besan. Es un momento bonito, como cuando nuestro héroe estuvo con Ygritte, su novia salvaje, en una cueva. Solo que ahora todo es más grande y a plena luz del día.

Con todos los reencuentros, el capítulo plantea que la serie es circular, es decir, que nos lleva, de nuevo, al principio. Solo hay que pensar en Jon y Sam en la cripta, una imagen similar a la de Ned y Robert Baratheon. O en Sansa y Tyrion mirando el patio de Winterfell desde un balcón, como solían hacer sus padres. O Arya visitando a Lord Snow junto al árbol, justo como Catelyn hacía con Eddard. O el niño que estaba escalando para poder tener una mejor vista de la llegada del ejército de Daenerys, lo mismo que hacía Bran cuando llegaron los Baratheon.

Pero no todo se trató de los encuentros que llevamos esperando por años, junto a algunos chistes que mejoran el ánimo. La parte realmente tenebrosa es cuando Tormund Giantsbane, Beric Dondarrion y Edd Tollett descubren a un niño zombie pegado a una pared, como si fuera una cucaracha, en medio de un mandala de partes del cuerpo. Y después se prende en llamas.

Todo el capítulo se hizo para complacer a los fanáticos. De ahí sale la pregunta: ¿Cuál es esta serie y qué ha hecho con Game of Thrones? Aunque una gran parte se ha enfocado en sus personajes humanos, sigue siendo un una fantasía épica. Desde la primera escena del piloto, supimos que, pase lo que pase, esto sería una batalla entre la vida y la muerte, el bien y el mal, demonios de hielo y tipos con espadas. Para darle un buen cierre, hacen falta todas estas cosas que nos hacen sentir bien: los regresos, la camaradería, los reyes apuestos y las hermosas reinas viajando sobre dragones.

Aunque el show se trataba de todo eso, no se sintió así. En la serie nunca se dejó de mostrar la parte más fuerte y brutal que otras producciones de fantasía han ignorado. Por eso es que tantas personas se reunían semana tras semana, para alabar, criticar y debatir sobre el planteamiento de que hay que ver lo peor de la humanidad, para apreciar lo mejor que nos puede dar.

Ahora solo quedan cinco capítulos. Mientras Game of Thrones se prepara para la última guerra ente el fuego y el hielo, ojalá recuerden que una cucharada de veneno puede ayudar a bajarle a las partes más dulces.

RELACIONADOS

Game of Thrones fija la fecha de estreno de su séptima temporada
Vér
El autor de Game of Thrones, George R.R. Martin, abrirá un nuevo estudio de películas
Vér
El frío llega al nuevo trailer oficial de Game of Thrones
Vér
Game of Thrones: los detalles del estreno de la última temporada 
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo:



Advertisement