ROLLING STONE 50 años: Black Sabbath, por Dave Navarro

Homenaje a 50 artistas que cambiaron la historia: El guitarrista de Jane’s Addiction escribe sobre los “Beatles del heavy metal”.

POR DAVE NAVARRO | 23 Feb de 2017

<p><b>ILUSTRACIÓN DE TIM BOWER</b></p>

ILUSTRACIÓN DE TIM BOWER


Black Sabbath son los Beatles del heavy metal. Cualquier banda que haya tratado de escribir una opereta loca de 12 minutos está en deuda con ellos. Hay una línea directa que puede trazarse entre el metal de hoy, las bandas de los 80 como Iron Maiden, y Sabbath. Marilyn Manson es un gran ejemplo de lo que han dejado: alguien que toma la oscuridad y la lleva incluso más lejos.

Los temas más fascinantes están en los discos de Black Sabbath: la belleza, la atrocidad, los siete pecados capitales. Su música puede hacerte pensar acerca de caminar en la playa con tu esposa o encerrarte en tu alcoba con el dedo gordo del pie sobre el gatillo de un revólver, evocando a veces las dos cosas en una misma canción. Sabbath Bloddy Sabbath tiene todo eso: es rebelde, oscura y extraña, pero también es grandiosa.

Muchos discos buenos –como The Wall de Pink Floyd o The Fragile de N.I.N. son viajes densos y largos. Cada vez que uno los escucha oye algo nuevo. Los discos de Sabbath son eso para mí, pero a la vez son simples.

La sección rítmica de Black Sabbath no es lo suficientemente elogiada. Si uno escucha el modo en el que tocan Geezer Butler y Bill Ward, ve que el núcleo de todo el rock pesado está allí. Y si suman la extraordinaria voz de Ozzy y a uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos, Tony Iommi, el resultado es una fuerza imparable. Son como un pedazo de montaña cayendo encima de uno, sin que uno pueda hacer nada para evitarlo.

Tenía 11 años la primera vez que los oí. El álbum era Black Sabbath, Vol 4, y, enseguida se convirtió en uno de mis favoritos. Desde muy chico vi la música como un modo de evadir la realidad, y Sabbath consigue eso mejor que cualquier otra banda de hard rock. En Jane’s Addiction entramos en un ritmo muy repetitivo e hipnótico orientado hacia el riff, [en muchos sentidos, similar a canciones como War Pigs de Paranoid, mi disco favorito de Sabbath]. Y, por supuesto, ambas bandas tienen un cantante con una voz alta que corta con todo el caos que hay debajo. Sabbath me llega tan hondo que, a mis 37 años [en 2004], todavía me salen cosas [en la guitarra] que son robos evidentes. No hay manera de escapárseles.

RELACIONADOS

Black Sabbath mostró pura maestría metalera en el show de despedida de su ciudad natal
Vér
ROLLING STONE 50 años: Black Sabbath, por Dave Navarro
Vér
Flashback: la última vez que la formación original de Black Sabbath tocó Paranoid
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: