Advertisement

Shots de ciencia

Estos chicos se han vuelto populares por explicar Hidroituango o Transmilenio con ciencia, y nos cuentan que su cruzada por hacer “sexy” el conocimiento también busca aportar elementos al pensamiento crítico

POR RODRIGO TORRIJOS | 21 May de 2019

<p>​Cortesía Shots De Ciencia.</p>

​Cortesía Shots De Ciencia.


Esteban Pardo y Efraín Rincón empezaron a entender mejor la ciencia cuando decidieron convertirla en “algo sexy”. Efra era monitor en la carrera de biología, había estado involucrado con el teatro y le daba vueltas en la cabeza a la idea de sacar la ciencia de los laboratorios. Esteban era un estudiante de biología, el colegio le había parecido aburrido hasta que ingresó a la profundización en ciencias y, aunque le encantaba la música, su decisión final estaba entre matemática y biología. Ganó la biología. Estudiando las formas de vida se tropezó con Efra, y tras muchas charlas concluyeron que “la mejor forma de aprender era compartir el conocimiento y dialogar con quienes tenían otros conocimientos e ideas, desde la perspectiva emocional que aporta una charla”.

Pero esas conversaciones se limitaban a ciertos espacios. Esteban lo dice: “la ciencia no es parte de la cultura, no se habla de ella como se habla de la última película de Tarantino”. Efraín entró a una maestría en periodismo, allí se le ocurrió poner juntas esas cosas que los apasionaban; la música, el diseño, la ciencia y la habladera de carreta. Así surgió Shots de ciencia, un coctel de contenidos digitales que sueñan como la posibilidad de entrar a un bar y ponerse a hablar con una desconocida sobre las reacciones químicas que produce la adrenalina en el cuerpo humano, las razones científicas por las cuales en la ducha podemos cantar como Freddy Mercury o realmente explicarnos qué es la energía. En el fondo son temas de los que se puede conversar mientras se disfruta una buena cerveza y se ignora el estigma según el cual hablar de esos tópicos te convierte en un ñoño o en alguien asocial.

PASARSE DE LISTO Los formatos a través de los que Shots de ciencia busca comunicar la ciencia tienen como objetivo sorprender e innovar, trascender el rincón del "paper cientifico".
PASARSE DE LISTO Los formatos a través de los que Shots de ciencia busca comunicar la ciencia tienen como objetivo sorprender e innovar, trascender el rincón del “paper cientifico”. Cortesía Shots De Ciencia.


Originalmente shots fue un podcast para conversar con científicos, la idea era aterrizar todo a un lenguaje comprensible, querían que fuera “como esas conversaciones que uno le oye a otros cuando está sentado en un café y termina espiando por ser sorprendentes y más interesantes que la que uno está teniendo”. Ese fue el primer formato, y logró buena aceptación, entonces empezaron a probar con video. Actualmente están trabajando en una revista digital (Ciencia legible, a la que cualquiera puede enviar sus textos) y han construido un show en vivo en el que tocan instrumentos y aplican un humor “Les Lutheriano” a temas como la relación entre la música y el cerebro humano.

El primer show en vivo fue parte de la sustentación del proyecto de tesis de Efra. Este impresionó a los fríos académicos pero también cambió algo en la cabeza de los creadores de Shots. “La presentación tuvo música, ritmo y una parte histriónica”, dice Pardo. Había una idea más cercana a reproducir el podcast, al entrevistado lo trataron como un invitado fantasma; reproducían los audios, pero también los pasos y reacciones de un personaje invisible sentando en una silla. Para Esteban fue su primera vez en escena, descubrió que podía contar con ‘Pardito’, ese alter ego, un personaje creado para el show que le permitía comunicarse mejor con la gente, Efra acuñó a “Efrito”. Según dicen, los nervios pasaron rápido y quedaron con ganas de hacer más presentaciones.

“La presentaciones nos llevaron a pensar en no solo adaptar el podcast, sino en crear contenido para ese formato especifico, compusimos canciones, creamos un libreto y nos lanzamos en un bar, un sitio donde la gente pudiera tomarse una pola”. Mezclaron experimentos con rap y comedia, en una obra sobre la música y el cerebro, tocaban guitarra, saxofón y teclados, coordinaban proyecciones y audios pregrabados. Tras la experiencia les salieron un par de brazos extra. “Tenemos voluntarios, pero siempre les pasan cosas. Pero uno se acostumbra, distribuye tareas, se encarga de varios temas y luego en el escenario fluye, si hay errores pasamos y sigue” cuenta Efraín.

Colombia ha avanzado en temas económicos, pero el nivel educativo y nuestro atraso científico siempre nos mantienen en riesgo de regresar rápidamente a los indicadores aparentemente superados. ‘Pardito’ piensa que el gran riesgo está además en suprimir de nuestras conversaciones y de las decisiones políticas algunos criterios básicos de la ciencia: pensamiento crítico, fundamento en hechos reales, análisis, precisión y verificación, son fundamentales para cambiar la comprensión de nuestra vida diaria. Por eso Shots no se limita a la ciencia; “también es un llamado para que en este, uno de los países con más smartphones relativos a ingreso per cápita, aprovechemos que mucha gente está conectada, desde diferentes niveles de riqueza, y usemos esa conexión para intentar equilibrar la balanza”, dicen.

“Hay algo que sucede con respecto a la responsabilidad de cada científico ante la enajenación a la que ha sido sometida la ciencia; debemos bajarla de esa torre de marfil, es la responsabilidad ante el país, contribuir a la toma de decisiones. Colombia tiene gran potencial en términos de biodiversidad, de mares, selvas, y nos vamos acostumbrando a lo que nos imponen, la riqueza de la diversidad biológica es equivalente a la riqueza de la diversidad del pensamiento de su gente. Allí están las soluciones y las alternativas”, dice ‘Pardito’.

Cortesía Shots De Ciencia.
Cortesía Shots De Ciencia.


“Somos un país de individualidades, de esfuerzos unilaterales, creemos que hay que apostarle a visibilizar nuestra capacidad. La gente se puede apropiar de lo suyo, y dentro de lo suyo encontrar soluciones para solucionar problemas que estamos esperando para que vengan de afuera a solucionar”, complementa Efra.

“Al final todo el ejercicio de la ciencia consiste en cuestionar. Si uno lo hace de una forma rigurosa y objetiva, puede hacerlo en cualquier contexto, tomando decisiones críticas”, añade. “Hemos tenido muchas respuestas emocionales”.

Las respuestas sobre el video que hicieron para explicar lo sucedido en Hidroituango con ciencia fueron muy emotivas, los tildaron de mamertos, de castrochavistas, y es comprensible porque para nuestro entorno la diferencia entre lo empírico y lo objetivo racional es muy difusa. “No le apostamos a que la gente sea científica o se conviertan en científicos, pero sí queremos que piensen que no tenemos que tragar entero. Nos quedamos con las emociones y las sensaciones de quien nos evoca la posibilidad de solucionar algo, pero cuando hay que tomar decisiones que van más allá del mañana, hay que pensar con cabeza fría, con argumentos”.

Pardo recuerda que en el colegio nos enseñan a dedicarnos a una sola cosa, “pero esto nos ha demostrado que muchos intereses pueden confluir en otro tema; a veces me costaba aprender de manera autodidacta, me ha tocado ponerme la 10 y hacerlo. La gente va viendo la importancia de ver lo que tiene y apropiarse de las herramientas para pensar. Las posibilidades son infinitas. No tenemos restricción diferente a nuestras cabezas y recursos, no hay guías par hacer esto. Es un caldo que a veces termina en sancocho, pero es un reto”.

RELACIONADOS

Shots de ciencia 
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo:



Advertisement