Stan Lee, creador del universo de Marvel, muere a los 95 años

El escritor y editor, que ayudó a inventar a Spider-Man, los X-Men y los Vengadores, fue una de las grandes mentes en la cultura pop

POR DOUGLAS WOLK | 12 Nov de 2018

<p>Stan Lee el 14 de julio de 1991 en una convención en Las Vegas, Nevada. <i>Ron Galella/Getty</i></p>

Stan Lee el 14 de julio de 1991 en una convención en Las Vegas, Nevada. Ron Galella/Getty


Stan Lee, el escritor, editor y expresidente de Marvel Comics, quien fue uno de los creadores de Spider-Man y una persona fundamental para convertir a los superhéroes en un fenómeno mundial, murió el lunes a los 95 años, confirmó People. Aun no se conoce la causa del fallecimiento.

Para algunos, Lee fue uno de los grandes creadores de la cultura pop de su generación, al ser la voz principal de Marvel en su época dorada y la mente que presentó los personajes que todos los niños conocen. También ayudó a inventar a los Cuatro Fantásticos, los X-Men, Iron Man, Daredevil, Hulk y los Vengadores. Sin embargo, para otros, era un charlatán que buscaba fama y quitarle reconocimiento a grandes artistas como Jack Kirby, Steve Ditcko, Don Heck y Gene Colan. Y ambos bandos tiene razón.

Nacido como Stanley Lieber el 28 de diciembre de 1922, no era el genio solitario cuyo talento todos conocían desde el principio. Trabajaba como escritor y sus textos, en general, no eran muy buenos. (Si hubiera abandonado los comics después de estar 20 años en la industria, hoy sería un desconocido). Pero era un colaborador, negociante y dirigente extraordinario. Y el ruido que hicieron los comics en los que trabajó a toda velocidad entre 1961 y 1972, le dieron alegría y poder.

Al principio de esa etapa, Lee estaba dirigiendo, él solo, la compañía en la que trabajaba desde 1939, cuando lo contrató Martin Goodman, el esposo de su prima. En 1961 Marvel publicaba 10 comics al mes, entre historias románticas, de vaqueros, de guerra, comedias adolescentes y cuentos de monstruos, escritos principalmente por Lee. Para ahorrar tiempo, en lugar de hacer guiones largos, creaba una historia rápida, se la daba a los artistas con los que trabajaba y llenaba el diálogo cuando le regresaban las ilustraciones.

El primer número de Los Cuatro Fantásticos, dibujado por el veterano de la industria Jack Kirby y publicado en noviembre de 1961, fue un experimento. Era una mezcla entre los comics de monstruos y de superhéroes. Este último género había sido muy popular después de la Segunda Guerra Mundial, pero en ese entonces ya era considerado algo viejo. Nueve meses después, en la última edición de Amazing Fantasy, la serie de ciencia ficción que Lee hizo con Steve Ditko, Spider-Man hizo su primera aparición, dándole un giro al típico héroe. Era un adolescente amargado que consigue un extraño poder, cuya primera aventura termina en lágrimas.

Fueron un éxito y en los próximos años la serie de superhéroes de Lee dominaría los comics de Estados Unidos. De Tales of Suspense, Journey Into Mystery y Strange Tales salieron Iron Man, Thor y Dr. Strange. Pero su gran idea sería meter a todos sus personajes en un mismo universo. Algunos aparecían en los comics de otros, o una historia secundaria podría resolverse en la historieta de Capitán América, pero también afectar la de Daredevil. Era un truco brillante, y que todavía funciona. La idea del Universo Cinematográfico de Marvel es la misma.

Lee escribió las primeras 100 ediciones del Hombre-Araña y las primeras 114 de los Cuatro Fantásticos, siendo la fuente de inspiración de los ilustradores de hoy en día. Tanto Ditko como Kirby han dicho que no han recibido el reconocimiento que se merecen por sus aportes creativos, pero que las colaboraciones con Lee fueron lo mejor de sus carreras.

Cuando Lee se mudó a Hollywood en 1972, dejó de escribir y se convirtió en el vocero de Marvel. Normalmente era cuidadoso al reconocer los aportes de los artistas con los que trabajaba, lo cual aumentaba los rumores de robarse el crédito de los otros. Después, y por décadas, aparecería “Stan Lee Presents” en cada uno de los comics, aunque apenas los leía. Además, tenía una columna mensual.

En las últimas cuatro décadas de su carrera escribió alguna historia de Silver Surfer o Spider-Man, y un puñado de comics diferentes, aunque ninguno destacable. Y a pesar de eso, su nombre estaba en todos lados, sobre todo cuando su compañía Stan Lee Media quebró en el 2000. Era el que aprobaba cada uno de los trabajos influenciados por sus superhéroes y apareció en casi todas las películas de Marvel. Asistió a conferencias hasta que pudo, con más de 90 años, feliz de convertirse en un personaje tan querido como los que ayudó a crear.

Aunque sus superhéroes dominaron la pantalla grande en los últimos 10 años, algunos problemas con el dinero, así como los supuestos abusos hacia su hija y exmánager, mancharon el fin de su carrera. Algunos grupos discutieron por la herencia de Lee cuando su esposa, Joan Lee, murió en 2017.

En octubre de este año realizó su primera entrevista en meses para hablar sobre los abusos que salían en redes sociales y medios de comunicación, y reveló que su hija lo estaba cuidando. “Cuando escribí todos esos personajes, y a Hulk, me hice cargo de todo. Pagué todas las cuentas. Pero entonces empezó a llegar plata y me di cuenta de que necesitaba ayuda. Necesitaba gente en quien confiar. Cometí errores muy grandes”, dijo en aquella ocasión. “Y no debí confiar en ellos”.

Cuando ROLLING STONE le preguntó a Lee en 2015 qué lo hacia seguir trabajando, respondió: “Avaricia. Pura avaricia. No, me encanta trabajar en las historias y con los años puedes seguir haciéndolo. No tienes que tener poderes increíbles como Hulk para poder soñar historias”.

RELACIONADOS

Stan Lee, creador del universo de Marvel, muere a los 95 años
Vér
Actores, dibujantes y raperos rendirán tributo a Stan Lee 
Vér

Deja tu opinión sobre el articulo: