Annabelle 2: la creación

3.00

Eres una muñeca mala

por RODRIGO TORRIJOS | 18 Aug de 2017

David F. Sandberg / Stephanie Sigman, Anthony LaPaglia, Miranda Otto

Terror vintage.


¿Qué hace una muñeca como tú en el sótano de una casa siniestra? Anabelle 2: la creación responderá esta y otras preguntas, cuestiones que probablemente no te plantearías de no ser un chiflado aficionado a las sagas de terror, los clichés macabros y los objetos inanimados.

El asunto empieza en los años 60. El motivo recurrente de You are my sunshine, la canción clásica de Jimmie Davis, es el fondo sonoro perfecto para enmarcar la sensación de extrañeza y cálida sordidez que aporta la segunda parte de este spinoff a la saga de El conjuro. En este episodio un hombre pierde a su pequeña hija, convierte su casa en un orfanato, y recibe como huéspedes a un grupo de niñas, una monja y una presencia maligna.

Las cosas raras empezarán a suceder, y una pareja de pequeñas que han jurado ser amigas por siempre empiezan a separarse. Por un lado gravitan hacia un grupo de damitas rebeldes, por el otro hacia una malvada presencia metafísica. Así como en Lights Out (opera prima de Sandberg), era claro que el miedo se escondía en las sombras, en Anabelle 2: la creación el terror vive en las proyecciones de los miedos humanos; en muñecos, espantapájaros y otros dispositivos. La fascinación por la sombra permanece y lleva a Sandberg a jugársela por las luces bajas, algo que fotográficamente hace de Annabelle 2 una experiencia asfixiante y a veces agotadora.

Aun así, las escenas funcionan como artilugios precisos conectados a una red intermitente, son efectivas pero la energía no fluye entre sus circuitos de manera que permita encender todas las luces de esta casa. El director australiano, que se hiciera famoso por rodar cortos de bajo presupuesto con su esposa, en su apartamento, se mueve entre la novedad de la historia de la muñeca y la seguridad de los familiares a la saga, se da mañas para esbozar un relato original, satisface las expectativas de los fanáticos y responde a la confianza (depositada con varios ceros a la derecha) por James Wan, creador de Saw, The Conjuring y Dead Silence. Claramente cumple con el trabajo y nos roba el aliento en más de una ocasión.


Deja tu opinión sobre el artículo: