Aquí y ahora

3.50

Una cantante de jazz se enfrenta a la fragilidad de la existencia en un elegante drama que cuenta con una interpretación magistral a cargo de Sarah Jessica Parker

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 25 Jan de 2019

Fabien Constant / Sarah Jessica Parker, Common, Jacqueline Bisset, Reneé Zellweger, Simon Baker, Gus Birney

Manteniendo un diálogo con el clásico Cléo de 5 a 7 de Agnès Varda, esta película nos muestra a una veterana cantante que se entera que le quedan pocos meses de vida. Cortesía Cineplex


Aquellos incrédulos que tengan dudas sobre el talento actoral de Sarah Jessica Parker deben ver su último trabajo, una bellísima cinta sobre la inminencia de la muerte llamada Aquí y ahora.

En una especie de diálogo con Cléo de 5 a 7, el clásico de la Nueva Ola Francesa dirigido por la gran Agnès Varda acerca de una cantante que espera en el lapso de dos horas el resultado de unos exámenes médicos que determinarán el resto de su existencia, la cinta de Fabien Constant (esta es su primera película argumental), nos muestra las horas posteriores a la entrega de un funesto resultado que le informa a Vivienne (una veterana cantante de jazz interpretada por Parker), que no le queda mucho tiempo de vida.

Sarah Jessica Parker, una actriz que debutó en Broadway a los 11 años de edad (ella interpretó a Annie en el musical de 1979), no ha podido dejar atrás a Carrie Bradshaw, su inolvidable personaje de la serie Sex and the City, como tampoco ha podido superar el infierno de las comedias románticas mediocres. Debido a ello, sus maravillosos trabajos en películas como L.A. Story, Mars Attacks! o State and Main han sido eclipsados, ignorados y olvidados.

No es exagerado afirmar que Parker ha logrado en Aquí y ahora uno de los mejores trabajos de su carrera. Alejada del bótox y de las cirugías que han dejado sin expresión facial a muchas de las actrices de su generación (Meg Ryan, Melanie Griffith, Sandra Bullock), esta actriz ha envejecido con dignidad, dejando que sus arrugas hablen por sí mismas.

Sin necesidad de recurrir a diálogos melodramáticos o a monólogos cursis, ella nos cuenta la historia de su personaje (una cantante que, en el momento de cumplir 25 años de carrera artística, se entera que tiene un tumor cerebral que la obliga a enfrentarse con la inminencia de la muerte). Al igual que Ryan Gosling (un actor al que se le critica porque recurre más a la expresión corporal que a la palabra), Sarah Jessica Parker logra lo que muy pocos actores pueden hacer y es dejar que su rostro y su cuerpo transmitan con elocuencia los pensamientos, deseos, temores e ilusiones del personaje que encarna.

Parker se encuentra acompañada de Jacqueline Bisset, esa hermosa actriz de origen británico que también ha elegido sabiamente envejecer de una manera natural y quien aquí interpreta a Jeanne, la preocupada madre de Vivianne. No se puede decir lo mismo de Reneé Zellweger, quien hace una breve aparición como Tessa, la mejor amiga de Vivianne (aunque su papel está muy bien interpretado, esta actriz posee actualmente un rostro estirado e irreconocible que afecta de manera inevitable su actuación). Se destacan también en papeles secundarios, el rapero Common (quien interpreta a Ben, un miembro de la banda que siempre está apoyando a Vivianne); Simon Baker, como Nick, el exesposo de Vivianne obsesionado con las películas francesas y Gus Birney como Lucie, la hija adolescente de los dos.

Pese a que Aquí y ahora es un drama sobre una enferma terminal, se desenvuelve de una manera elegante e inteligente, alejándose de los lugares comunes de las películas de este tipo y donde la cotidianidad y las situaciones en apariencia banales, evidencian la fragilidad de la vida humana y nos hablan sobre la importancia de vivir en el aquí y en el ahora.


Deja tu opinión sobre el artículo: