Avengers: Endgame

3.00

La saga de Los Vengadores llega a su final con cameos, risas y muchas lágrimas

por PETER TRAVERS | 25 Apr de 2019

Los Vengadores se reúnen… ¿por última vez?


Thanos me obliga a callar. Así que olvídense de spoilers sobre quién vive y quién muere en esta reseña. Sin embargo, hay que decir que en Avengers: Endgame, los hermanos Anthony y Joseph Russo, respetando a todos los fanáticos, crearon una cinta épica y emocionante. Seguramente no importará que a las tres horas sea algo desordenada, pasando de un personaje a otro como un pájaro que no sabe dónde aterrizar.

De todas formas, te llega al corazón con un final satisfactorio, incluso cuando es difícil creer que Marvel acabará con una franquicia que ha reunido 19 mil millones de dólares a nivel mundial. De los 22 largometrajes del Universo Cinematográfico de Marvel, Endgame es el más personal, cuyo verdadero superpoder es la intimidad.

Teniendo a Avengers: Infinity War como fuente, tenemos a Thanos (un Josh Brolin impresionante) aniquilando a la mitad de los seres vivos del universo. Solo quedan seis de los Vengadores originales: Thor (Chris Hemsworth), Tony Stark/ Iron Man (Robert Downey Jr.), Natasha Romanoff/ Viuda Negra (Scarlett Johansson), Clint Barton/ Hawkeye (Jeremy Renner), Steve Rogers/ Capitán América (Chris Evans) y Bruce Banner/ Hulk (Mark Ruffalo). También están James Rhodes/ War Machine (Don Cheadle), Rocket (Bradley Cooper), Carol Danvers/ Capitana Marvel (Brie Larson) y Nébula (Karen Gillan). La misión que tienen es vengar a los caídos, destruir a Thanos, reunir las Gemas del Infinito y encontrar una forma de restaurar el orden.

Con Infinity War, los Russo dejaron al público con la boca abierta mientras algunos de los personajes más queridos se convertían en polvo y la maldad triunfaba. ¿Quién haría eso? En Endgame, cuyo guion original fue escrito por Christopher Markus y Stephen McFeely, los cineastas recorren lugares que uno nunca esperaría ver, más allá de quién vive y quién fallece. No esperen el típico final feliz. Solo prepárense para sorprenderse.

Para una película repleta de escenas de acción, Endgame comienza con unas palabras de reflexión. Todos los Vengadores están devastados por lo que hizo Thanos. (Pequeños spoilers adelante). La historia comienza cinco años después del desastre del villano, con los superhéroes pensando en su fracaso. Hawkeye se ha perdido después de la tragedia. Iron Man se ha retirado. Thor perdió su hogar. Hulk ha aprendido a controlar sus instintos más básicos. Viuda Negra le busca sentido a su vida. Ahí es cuando Ant-Man (Paul Rudd) aparece con una idea para un “robo del tiempo”.

Los hermanos Russo saben que las risas son importantes y las aprovechan. Hay que felicitar a Ruffalo y Hemsworth por ser graciosos sin sacrificar a sus personajes. Downey presenta a un Stark menos intelectual para darle un toque emotivo. Su hija mide el cariño en número. “Te amo por 3.000”, dice. Los fanáticos seguramente sienten lo mismo.

El afecto del público ayuda a que estos Vengadores superen los momentos más difíciles. Algunos personajes muestran lo buenos que son (¡una bulla para las mujeres de Wakanda!), mientras que otros se quedan a un lado, simplemente observando. Otros héroes secundarios aparecen para la gran batalla del tercer acto y tienen momentos gigantescos, pero la sensación es que no se lo merecen. También, parece que Endgame tiene seis finales, cuando el primero era suficiente.

De todas formas, este largo adiós es emotivo. No cambia las reglas del juego como Pantera Negra y seguramente no estará nominada al Óscar a mejor película. Pero, ¿qué importa? Se van a reír, a llorar y a emocionarse a punta de acción. Lo amarán por 3.000. Y ni por un momento pensarán que en serio de trata de una despedida.


Deja tu opinión sobre el artículo: