Bruce Springsteen

4.00

Springsteen evoca el country pop de los sesenta en un LP que no suena parecido a nada de lo que ha hecho antes

por WILL HERMES | 26 Jun de 2019

Ilustración por Jim Salvati


Los sueños californianos de Bruce

Algunas veces, a lo largo de su Carrera, Springsteen ha sentido el llamado de California. Una de sus canciones lleva el nombre del estado porque sus padres se fueron a vivir allá en 1971; su vida y sus composiciones lo han llevado allí repetidamente en busca de sus sueños. Western Stars es su visita más reciente: una exuberante colección de canciones de folk-pop orquestadas que, aunque recuerdan por momentos a Nebraska y The Ghost of Tom Joad, no suenen mucho como el resto de su catálogo.

Al comienzo puede resultar desconcertante, pero cuando te adaptas, termina por mostrarte algunas de las piezas más encantadoras de su carrera.

El concepto sonoro se evidencia en Hello Sunshine, el primer sencillo. Rodeado por una orquestación de cuerdas y guitarras Steel, evoca las baladas se los sesentas y setentas hechas por gente como Glen Campbell y Harry Nilssson. El sonido nos lleva a la juventud de Springsteen, y lo canaliza magistralmente, haciendo algunas de sus interpretaciones vocales más elaboradas.

Las voces resultan reveladoras, más cercanas a Neil Diamond que a Otis Redding o Woody Guthrie. There Goes My Miracle conjura la grandeza de Phil Spector con los Righteous Brothers, mientras The Wayfarer trae cornos franceses, cuerdas y coros femeninos (Patti Scialfa y Suzie Tyrell) pararecordarnos cosas que podíamos escuchar en The Engelbert Humperdinck Show.

Las historias acá también son distintas; ya no están los inmigrantes o las mulas de droga de Tom Joad. En su lugar encontramos a un actor de tercera categoría a quien alguna vez John Wayne le disparó, y ahora anda haciendo comerciales para píldoras contra la disfunción eréctil. El narrador de “Drive Fast (The Fast

Stuntman)” nos recuerda a la canción que Springsteen hizo para The Wrestler de Mickey Rourke.

Contra un telón de fondo de los Estados Unidos en 2019, y cantado por un hombre un hombre cercano a cumplir los 70 años, estos temas se muestran evidentemente metafóricos: actores que interpretan a tipos duros y sienten que su tiempo está pasando.

Varias de estas canciones se mueven entre lo clásico y lo cliché, como suele pasar en el country, pero no es que pertenezcan plenamente a ese género. Como él mismo lo señala en algún momento, “el mismo viejo cliché, un vagabundo recorriendo su camino”. Sin embargo, está enmarcado en conceptos más amplios, profundizados por la conciencia de un intérprete muy experimentado.

Western Stars muestra a Springsteen de vuelta a su oficio con un espíritu similar al de lo hizo Springsteen on Broadway. De hecho, en su narrativas elípticas, también podrías encontrar los ingredientes de un buen musical.


Deja tu opinión sobre el artículo: