Chance the Rapper

3.00

El esperado álbum del rapero es como mirar las fotos de un matrimonio

por DANNY SCHWARTS | 16 Aug de 2019

Chance the Rapper. Chelsea Lauren/Shutterstock


Hay una escena memorable en la película Elf en la que Will Ferrell entra a la oficina de su papá durante una reunión y proclama, “¡Estoy enamorado, estoy enamorado y no me importa quién lo sepa!”. Si se toma este video de cuatro segundos y lo repites 1.160 veces, sería lo mismo que el álbum debut de Chance the Rapper, The Big Day, un tributo a Kirsten Corley, su esposa, y un trabajo que acompañó su matrimonio (se casaron en marzo). El disco está lleno de alegría, al igual que su góspel rap Coloring Book de 2016, pero el espectro emocional es más específico.

Coloring Book fue una grabación que le permitió a Chance crear una narrativa a partir de un propósito, y aunque apenas tenía 23 años, la renovación de su fe lo acompañó por la adultez, la paternidad y el matrimonio. El proyecto coincidió con su ascenso al estrellato. Ganó un Grammy a mejor álbum de rap, fue presentador en Saturday Night Live y asumió su papel como el hombre más encantador del rap independiente.

Como Chance cuenta en The Big Day, Kristen y él están viviendo el final feliz de su historia. “I’ve got plans to hug and kiss you/I’ve got plans to hug and hug and hug you” [Tengo planes para abrazarte y besarte/ tengo planes para abrazarte, abrazarte y abrazarte], canta en Let’s Go On The Run. El disco parece un álbum de fotos de su boda. El rapero está más interesado en celebrar el milagro del amor, que en examinar los problemas de una relación o lo complicado que es construir un matrimonio estable.

Aunque su impresionante habilidad para contar historias es desperdiciada entre tanto besuqueo, por momentos regresa para hablar de los momentos difíciles por un engaño, como en We Go High, una canción en la que su relación se detuvo. “Lies on my breath, she say she couldn’t take the smell of it/ Tired of the rumors, every room had an elephant” [Mentiras en mi aliente, ella dice que no soporta ese olor/ cansada de los rumores, en cada habitación hay un elefante].

En Eternal, que alude a sus infidelidades, termina siendo una fotografía de cómo pasan el tiempo juntos: “Side chicks can’t take out splinters/ Side chicks make they Kool-Aid with Splenda” [Las otras chicas no pueden sacar astillas/ las otras chicas hacen su Kool-Aid con Splenda]. Que el álbum sea tan largo hace que estas pequeñas joyas pasen desapercibidas.

Hay que darle crédito a Chance porque The Big Day logra tener esa sensación de celebración de una boda, no únicamente a través de descripciones explícitas (con patios donde la música revienta y cocteles por doquier), también porque se esfuerza por revivir viejos sonidos de las pistas de baile. Los cortes más divertidos tienen R&B de los 90 y el house tradicional de Chicago. En Vogue suena en I Got You (Always and Forever) y en Ballin Flossin hay un sample de Brandy.

En Found a Good One Chance toma el micrófono y mientras salta dice, “I’m not single no more” [Ya no soy soltero], festejando su boda y prendiendo la fiesta. Las voces son tan variados como los invitados a un matrimonio; desde DaBaby hasta Ben Gibbard de Death Cab for Cutie y Randy Newman, pasando por los actores John Witherspoon y Keith David.

La nostalgia siempre ha sido algo que diferencia la música de Chance, pero en esta ocasión es un sentimiento que mira hacia el futuro, como cuando habla de sus preocupaciones sobre su muerte y su legado. Do You Remember se adelanta a sentir nostalgia por el presenta. Después, el MC habla de su testamento y se preocupa por saber si la película sobre su vida será buena. En Sun Comes Down rapea “Please don’t make no holograms, don’t wanna do it twice” [Por favor no hagan hologramas, no quiero hacerlo dos veces]. Esta intranquilidad por el futuro subraya que Chance vive a toda velocidad. Tiene 26 años, pero ya está pensando en asegurar su legado y criar una familia.

A pesar de lo largo que es, The Big Day se limita a algunos temas, al menos para lo que acostumbra Chance. No habla sobre la política de Chicago, así haya apoyado a la candidata Amara Eniya y comprado el Chicagoist. Algunas de las partes más memorables suceden cuando se aparta del círculo familiar. En Do You Remember reconoce la distancia y la admiración que hay entre él y los ciudadanos de Chicago. En el cierre del disco, Zanies and Fools, recuerda cuándo se enamoró a primera vista de su esposa cuando tenían 9 años, y después argumenta que el mundo siempre ha estado en contra del matrimonio, sobre todo para los afrodescendientes. Es el único momento en que el matrimonio toma un tinte político, e incluso subversivo: “Sometimes love come with its own barricade/ Sometimes love just gotta hold” [A veces el amor viene con su propia barricada/ A veces el amor solo tiene que aguantar].


Deja tu opinión sobre el artículo: