Con el viento

3.00

Una pareja decide retirarse de la vida urbana para vivir en una granja, pero sus ideales comienzan a derrumbarse con la irrupción de un hombre

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 13 Jun de 2019

Bettina Oberli / Mélanie Thierry, Pierre Deladonchamps, Nuno Lopes, Anastasia Shevtsova

Un melodrama enfocado en un triángulo amoroso típico, pero que se salva gracias a su inteligencia y belleza. Cortesía Tails International


La directora de origen suizo y alemán Bettina Oberli (Late Bloomers, Lovely Louise) nos presenta Con el viento, su primer trabajo en francés, el cual nos ofrece la historia de un típico triángulo amoroso enmarcado en un escenario atípico.

Mélanie Thierry (The Zero Theorem, Largo Winch) interpreta a Pauline, una mujer que ha decidido retirarse del acelerado y mecanizado mundo del capitalismo para manejar una granja lejos de la ciudad junto con su esposo Alex (Pierre Deladonchamps, protagonista de Stranger By The Lake, Vivir deprisa amar despacio), quien posee un pensamiento mucho más radical que ella.

La pareja recibe con gusto a Galina (Anastasia Shevtsova), una adolescente proveniente de Chernobyl, y que hace parte de un programa que busca que las víctimas de la tragedia recuperen su salud en un ambiente diferente. Al principio, Galina se aburre y se desespera al no encontrar wifi en la granja de Alex y Pauline, pero poco a poco va a aprender a querer el lugar, convirtiéndose en una especie de hija adoptiva para la pareja.

Acto seguido, Alex decide instalar una turbina de energía eólica para la granja y junto con ella llega Samuel (Nuno Lopez), un hombre de espíritu libre, nómada y de actitud descomplicada, quien va a convertirse en el objeto de deseo para Pauline.

La hermosa fotografía de Stéphane Kuthy y los bellos momentos en los que vemos a la pareja cuidando a sus vacas y a sus cerdos logran distraernos del predecible triángulo amoroso. Al final, parece una intrusión forzada a una historia que hubiera funcionado mejor sin esas escenas clandestinas de “sexo ardiente”, las cuales pertenecen más a un novela romántica que a una película delicada e inteligente, que busca mostrar las bondades y los defectos que conlleva vivir en un duro ambiente rural, renunciando a los placeres y comodidades de la vida urbana.

De todas maneras, el daño no es tan grande, ya que Con el viento logra ser una cinta evocadora y encantadora que, más allá de mostrarnos lo que sucede cuando una mujer da rienda suelta a su deseo, explora las contradicciones entre las creencias, los ideales y las emociones humanas.


Deja tu opinión sobre el artículo: