Criatura salvaje

1.50

Una mítica criatura vuelve al bosque para destrozar a todo aquel que se le atraviese en su camino en una película que mantiene vivo el espíritu de antaño del cine de terror

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 14 Dec de 2018

Patrick Magee / Casey Gagliardi, Andrew Joseph Montgomery, Eloy Casados, Jameson Pazak

Pie Grande regresa para rememorar el espíritu de las películas de terror de antaño. Foto cortesía de Cine Colombia


Pie Grande (conocido también como Sasquatch) es una criatura legendaria, mitad primate y mitad homínido, que supuestamente habita en los bosques del noroeste de los Estados Unidos. Está emparentado con el también legendario Yeti (conocido también como el Abominable Hombre de las Nieves), quien aparentemente vive en las zonas boscosas del Himalaya.

Desde 1970, con la película de bajo presupuesto Bigfoot, el cine y la televisión no han parado de explotar a este personaje producto del folclor y las leyendas angloamericanas. Se ha utilizado para el género infantil, como en las películas Harry y los Hendersons, El hijo de Pie Grande y la reciente Pie Pequeño; se ha llevado al terreno de la acción, enfrentándose al Hombre nuclear en varios capítulos de la serie y como una especie de superhéroe en Patota y el joven salvaje; se han hecho inclusive películas pornográficas (como la desconcertante The Geek) y, más que todo, se ha utilizado en el género del terror, como en la infame saga de Boggy Creek y la divertida Abominable.

Ahora Pie Grande vuelve más poderoso y sangriento que nunca en Criatura salvaje, una cinta de terror de bajo presupuesto que le debe más a Depredador que a los productos previos sobre el personaje. La cinta evoca un breve y delirante momento en la historia del cine de exploitation (los años 30), cuando se hicieron películas sobre gorilas que secuestraban mujeres blancas y tenían sexo con ellas (como en Forbidden Adventure). King Kong podría referenciarse aquí sin lugar a dudas.

En Criatura salvaje una joven pareja conformada por el expresidiario Maxwell (Andrew Joseph Montgomery) y su esposa Ashley (Casey Gagliardi) viajan en su auto, cuando de repente se atraviesa una persona en su camino. Al bajarse para atender a la víctima, descubren que está prácticamente desmembrada como si un animal salvaje se hubiera hecho un festín con el pobre hombre. Todo parece indicar que el victimario es Oh-Mah, una criatura producto de la mitología nativa americana, que parece existir en los bosques.

Desde aquí vamos a ver a hombres malvados que no quieren ayudar a la pareja y que van a ser las nuevas víctimas de Oh-Mah en unas agrestes secuencias del mejor gore (mutilaciones, decapitaciones, empaladas, evisceraciones, ojos aplastados y bocas abiertas en ángulos obtusos); a un sheriff de origen nativo (Eloy Casados) que va en busca del autor de múltiples asesinatos y, obviamente, a la pareja luchando para sobrevivir.

Patrick Magee, un experto en maquillaje y efectos visuales cuya hoja de vida incluye a Spider-Man, Jurassic Park III y Alien contra Depredador, debuta como director en una cinta sucia que logra mezclar la ultraviolencia y el humor negro de una forma que no logró la última entrega de Depredador. El bajo presupuesto sirve como recurso para revivir ese espíritu de las películas de terror sin compromisos o concesiones, como las que se producían en los años ochenta. Criatura salvaje es una película sin pretensiones, predecible y con malas actuaciones que, paradójicamente, logra cautivar a los amantes del género.


Deja tu opinión sobre el artículo: