Cyrano Mon Amour

4.00

Una película encantadora que mezcla elementos de la realidad y de la ficción, rindiendo un sentido homenaje al teatro y a la magia del cine

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 15 Aug de 2019

Thomas Solivérès, Olivier Gourmet, Mathilde Seigner / Alexis Michalik

La historia del autor de Cyrano De Bergerac se cuenta en clave de comedia romántica de enredos, y el resultado es deliciosamente divertido. Cortesía de Babilla Cine.


Cyrano de Bergerac fue un poeta y dramaturgo francés, contemporáneo de Moliére, que vivió en el siglo XVII. Edmond Rostand se inspiró en su vida para su obra de 1897, que se convirtió en todo un clásico del teatro francés. La obra de Rostand tuvo su primera versión cinematográfica en 1900, protagonizada por Benoît-Constant Coquelin, el actor que interpretó por primera vez al personaje en 1897. Pero las versiones más populares son la de 1950, que le mereció el Óscar a José Ferrer; Roxanne, de 1987, ambientada en la época actual y protagonizada por Steve Martin; y la de 1990, considerada por muchos la versión definitiva y donde Gerard Depardieu encarnó al poeta narigón.

Ahora es el turno para el autor, y no para el personaje, de protagonizar una película, la cual podría considerarse como la versión francesa de Shakespeare in Love. Dirigida por Alexis Michalik y basada en la obra de teatro de su autoría, Cyrano Mon Amour, es un maravilloso homenaje al teatro, como también una cinta que recupera la magia del cine de antaño.

El joven actor Thomas Solivérès interpreta al creador de Cyrano y forma parte de un elenco coral que incluye, entre otros, a Olivier Gourmet como el actor Coquelin; Mathilde Seigner como María Legault, la diva encargada de interpretar a Roxanne, la eterna amada de Cyrano; Dominique Pinon (el actor fetiche de Jean-Pierre Jeunet) como Lucien, el escenógrafo; Clementine Celarie, como la leyenda del teatro Sarah Bernhardt; y al mismo Michalik encarnando al director y rival de Rostand Georges Feydeau.

Ritmo, emoción y risa. Una maravillosa comedia. Cortesía de Babilla Cine.
Ritmo, emoción y risa. Una maravillosa comedia. Cortesía de Babilla Cine.


Cyrano Mon Amour, en clave de comedia romántica de enredos, cuenta la historia de los inicios de Edmund, un hombre casado, con hijos y un poeta fracasado, que conoce al actor Coquelin por medio de la Bernhardt y le propone a este protagonizar una comedia que aún no ha escrito. La inspiración llega gracias a Honoré (Jean-Michel Martial), el erudito afrodescendiente dueño de un café; y a su amigo, el actor Léonidas Léo Volny (Tom Leeb), un hombre atractivo, pero no muy inteligente, quien le pide ayuda a Rostand para seducir a Jeanne (Lucie Boujenah), una diseñadora de vestuario de espíritu romántico, a la que le ha echado el ojo.

Esta película es toda una golosina visual y tiene un encanto imposible de resistir para quienes adoran la época del Moulin Rouge, del cinematógrafo de los hermanos Lumière y de las obras de Anton Chejov.

Las actuaciones de primera categoría, la impresionante dirección de arte a cargo de Franck Schwarz, la bellísima fotografía de Giovanni Fiore Coltellacci, y el ritmo narrativo, sello característico de la comedia francesa, que nunca llega a decaer o a debilitarse, han convertido a esta película en un enorme éxito en su tierra natal (más que justificado) y en la película francesa con más magia y encanto desde que Jean-Pierre Jeunet nos entregó esa inolvidable historia de amor llamada Amélie.


Deja tu opinión sobre el artículo: