Drake

3.50

La colección de temas que únicamente estaban en SoundCloud y YouTube es la historia borrosa del éxito del rapero en la última década

por NICK CATUCCI | 20 Aug de 2019

Drake. Frazer Harrison/Getty Images


Cuando Drake publicó Dreams Money Can Buy en el blog de su sello en mayo de 2011, se podían ver dos eventos históricos en el horizonte: en julio sería el lanzamiento de Spotify en Estados Unidos, además de la llegada de “YOLO” como una frase que se tomaría el mundo en noviembre. Ambas cosas ayudarían a definir al Drake que conocemos y amamos (y que algunos adoran odiar): el titán de los memes en la era del streaming, con su barba impecable, que discute con Kanye West para ver cual de los dos tiene la piscina más grande.

En ese entonces no era el Drake que conocemos. Había lanzado su primer disco en 2010 y presentaría ante el mundo el significado de YOLO. Con Dreams, un tema en el que habla de las virtudes y las falencias de las aplicaciones para citas, abre Care Package, el compilado de canciones que solo se podían escuchar en SoundCloud y YouTube, una razón perfecta para monetizar sencillos que ya tuvieron su cuarto de hora mientras el rapero le recuerda al mundo que sigue estando acá y que no planea irse.

Entre sus declaraciones a través de álbumes (o mixtapes o listas de reproducción), fue pionero en la estrategia que todos usan hoy en día: sacar sencillos a toda velocidad. Las canciones que están en esta colección son temas que no entraron a los discos ni llegaron al Top 10 de Billboard Hot 100 (tiene otros 22 cortes que sí lo hicieron). Como un artista que suele estar imponiendo modas, manteniéndose vigente y encontrando nuevas formas de pegar, acá está el alma de su proyecto como artista.

Algunos son pequeños éxitos queridos por sus fanáticos, como la venganza a una exnovia mientras maneja su Acura en How Bout Now, o la oda a una modelo en Paris Morton Music. Otros son un reflejo de sus características: alegre y frentero con 4pm in Calabasas; enojado y estresado en 5am in Toronto; sincero sobre sus sentimientos a través de I Get Lonely.
Trust Issues y Days in the East nos recuerdan que cuando supimos de Aubrey Graham, estaba siendo una respuesta al hip hop, haciéndolo más lento y digerible, y al R&B, dándole un toque de picante y privacidad, que dominaban en ese momento. Ahora es la figura que contiene todo lo que simboliza esta época: flow al rapear y sonidos con resonancia mundial, mientras le hace un homenaje a sus amigos y las tragas de la infancia. Es Drake hablando con sus antepasados, pero también conversando con sí mismo. Como casi toda su colección, fue y será un placer efímero, pero vale la pena recordarlo en esta época de reproducciones infinitas.


Deja tu opinión sobre el artículo: