Gloria Bell

3.00

El director chileno Sebastián Lelio vuelve a hacer su película para Hollywood sobre una mujer de 50 años viviendo su vida en los clubes de Los Ángeles

por PETER TRAVERS | 10 May de 2019

Sebastián Lelio / Julianne Moore, John Turturro, Michael Cera, Caren Pistorius, Brad Garrett

Sigue el paso Turturro. Jaimie Trueblood/A24


Julianne Moore ilumina la pantalla en el remake del director chileno Sebastián Lelio, Gloria (2013). Los reencauchados de Hollywood rara vez son buena idea, pero Gloria Bell es una excepción juguetona y placentera. Ayuda que Moore quería que Lelio lo dirigiera, y él hace el cambio a los clubes de Los Ángeles sin perder la intimidad empática.

Y Moore es simplemente increíble como la mamá de dos adultos (Michael Cera) que la ignoran. Logra capturar la soledad y frustración de la protagonista al estar en un trabajo aburrido, pero también la dicha en su vida. En una discoteca, Gloria revive su juventud y forja una conexión con otro divorciado, Arnold (John Turturro), un exmarine. Moore y Turturro son perfectos.

Lelio se toma su tiempo para mostrar cómo estos dos románticos se desenvuelven en el terreno de las relaciones. Gloria ha estado divorciada por más de una década, pero el divorcio de Arnold es tan reciente, que apenas ha salido de la casa. Su exesposa lo llama constantemente con demandas, así como sus dos hijas. Esa es una señal de advertencia para Gloria, quien naturalmente resiente las interferencias.

En una escena Gloria invita a Arnold a la fiesta de cumpleaños de su hijo y esto no sale nada bien. Al final Arnold se marcha sin que ella se dé cuenta, y cuando más tarde se enfrentan, Arnold le dice: “Busqué en tus ojos y yo no existía”. Turturro hace que el momento vibre con emoción, incluso cuando Gloria le dice que “sea un hombre”. Lelio llena su película con una ternura generosa que se extiende a todos los personajes.

Aun así, no podemos dejar a un lado a Gloria, quien canta baladas de los 80 en su carro. Moore deja que esos momentos de felicidad salgan de la pantalla mientras Gloria parece sacar fuerza de las luces y de la música. La actriz borra cualquier rastro de autocompasión del personaje; “si me muero, espero hacerlo bailando”. No puedes terminar la graciosa y conmovedora cinta de Lelio sin querer que el deseo de Gloria se haga realidad.


Deja tu opinión sobre el artículo: