Jefa por accidente

1.00

Jennifer Lopez protagoniza una cinta que pretende ser graciosa y que comunica varios mensajes equivocados

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 13 Feb de 2019

Peter Segal / Jennifer Lopez, Vanessa Hudgens, Leah Remini, Treat Williams, Milo Ventimiglia

Jennifer Lopez regresa a la pantalla grande con una comedia acerca de una mujer que miente para obtener un prestigioso empleo, la cual posee muy pocos valores redimibles. Cortesía Diamond


Peter Segal, el director de comedias como Tommy Boy, Y dónde está el policía 33 1/3, El profesor chiflado II y 50 primeras citas, ha perdido su toque y la evidencia de ello está en su última película, titulada en español Jefa por accidente, un producto con casi ningún valor redimible.

Aquí, JLo regresa a la pantalla grande interpretando a Maya Vargas, una mujer que ha dedicado 15 años de arduo trabajo y dedicación a una cadena de supermercados. El esperado ascenso se convierte en una desilusión cuando su jefe decide promocionar a un hombre con estudios en ventas y no a una latina que nunca terminó la secundaria.

Gracias al hijo de su mejor amiga, Joan (Leah Remini), quien le construye un perfil y una hoja de vida falsa, Maya consigue una oferta de trabajo en una prestigiosa empresa de productos cosméticos (y comida para gato) liderada por el magnate Anderson Clarke (Treat Williams) y por su joven hija Zoe (Vanessa Hudgens). Hasta aquí la cinta recurre a la premisa del “Pez fuera del agua”, en la que Maya tendrá que superar dificultades como liderar una competencia de remo, hablar con fluidez mandarín y crear con un equipo de colaboradores un producto completamente orgánico para la empresa.

Pero esta es una película que no se decide por cuál camino seguir, ya que, de una manera forzada e inverosímil, se revela que Zoe es la hija perdida de Maya, la cual dio en adopción cuando era una adolescente sin casa y sin recursos económicos para mantenerla. Eso explica por qué Trey (Milo Ventimiglia), el novio de Maya que quiere casarse con ella y tener familia, ha encontrado una respuesta negativa por parte de ella.

En una época en la que lo que más necesitan las personas es una buena educación, esta película demerita los estudios y promueve la experiencia sin formación. Definitivamente no es un buen mensaje, aunque el guion lleno de lugares comunes y diálogos insulsos y poco graciosos a cargo de Justin Zackham (Ahora o nunca) y Elaine Goldsmith-Thomas trata de suavizarlo, con Maya recomendándole al hijo de su amiga que continúe sus estudios y a su hija para que cumpla sus sueños. Además, en estos tiempos de empoderamiento femenino, mostrar a un hombre que solo ve a su mujer como una máquina para parir hijos, así se disfrace de hombre enamorado y comprensivo, es algo que está mandado a recoger.

Parece que esta cinta es el resultado de dos guiones fusionados en uno, y que probablemente se estaba pensando en un hombre (alguien como Eugenio Derbez) para ser el protagonista. Jennifer Lopez ha demostrado ser una actriz de talento (películas como Selena, U-Turn, Out of Sight o Angel Eyes lo confirman), pero es una pena que tenga que optar a cintas cursis, poco graciosas y de mensajes equivocados como esta. A lo anterior se le suma una edición regular, una mala fotografía y una pésima iluminación, defectos asociados a las telenovelas latinoamericanas y no a una película norteamericana de alto perfil.

Al público actual parece no importarle, ya que este tipo de películas inexplicablemente les encanta.


Deja tu opinión sobre el artículo: