Jóvenes Titanes en acción

4.00

Los héroes juveniles de DC tienen por fin su primera película y el resultado es toda una maravilla.

por ANDRÉ DIDYME-DÔME | 31 Aug de 2018

Aaron Horvath, Peter Rida Michail / Con las voces de Greg Cipes, Scott Menville, Khary Payton, Nicolas Cage, Will Arnett


Los Jóvenes Titanes son un equipo de superhéroes que debutó en los cómics en 1964. La idea original era formar una Liga de la Justicia juvenil, con los ayudantes de los superhéroes como Robin, Kid Flash, Wonder Girl, Aqualad y Speedy. El éxito de la propuesta permitió que se extendiera el número de miembros (Raven, Beast Boy, Cyborg y Starfire llegaron después y se caracterizaron por no tener una contraparte adulta).

En los años sesenta hicieron parte de la serie animada La hora de Superman y Aquaman, y muchos años después, en 2003, tuvieron su propia serie para el canal Cartoon Network, la cual se emitió por cinco temporadas.

Diez años más tarde, debuta en el mismo canal la serie Teen Titans Go!, la cual está dirigida a un público más infantil que juvenil y donde el sentido del humor prima sobre las aventuras heroicas de superhéroes. La inmensa popularidad del programa llevó a la subsecuente película animada, la cual mantiene la irreverencia, los múltiples guiños y referentes al universo DC (y Marvel), así como el tono más gracioso que oscuro que comparte con esa maravillosa película sobre el “Caballero de la Noche” llamada The Batman Lego Movie.

La premisa de la película de los Jóvenes Titanes se basa en el deseo desenfrenado que tiene Robin, el líder, por ser el actor principal de una película. Superman ha protagonizado varias cintas y Batman igual (de hecho, los dos han compartido la pantalla juntos). La Mujer Maravilla por fin ya tuvo su película y Linterna Verde también (aunque de ella es mejor no hablar). Pero a Robin y a los Titanes se les ha dejado de lado. ¿La razón? Ellos en realidad no son unos superhéroes, son un equipo graciosito al que le gusta bailar, cantar, hacer chistes tontos y jugar con la comida. Es así como Robin, Starfire, Raven, Cyborg y Chico Bestia deciden buscar un archienemigo para demostrar su heroísmo. El villano en cuestión es Slade (conocido también como Deathstroke en los cómics y, de hecho, el enemigo más poderoso que han tenido los “titanes serios”).

Los Jóvenes Titanes primero confunden a Slade con Deadpool (anti-héroe del universo Marvel) y luego luchan contra él. Pero las ganas de Robin por hacer una película están por encima de su heroísmo y del trabajo en equipo, lo que conlleva a una serie de decisiones desastrosas y poco éticas.

Teen Titans Go! To The Movies (un título mucho más apropiado a como se le conoce en español), es toda una delicia para los amantes acérrimos de los cómics de DC, ya que incluye una gran cantidad de referentes oscuros (solo un verdadero fanático sabe quiénes son los Challengers of the Unknown y puede identificar las apariciones fugaces de personajes como El Chimpancé Detective, Metamorfo, El Hombre Elástico o La Criatura del Pantano). Los referentes trascienden los cómics y generan un resultado más que surrealista, al incluir la voz de Nicolas Cage como Superman (el actor luchó por muchos años para poder interpretar a este personaje), al mostrarnos a un tigre ochentero interpretando una horrible canción inspiracional con la voz de Michael Bolton, al realizar una genial parodia de Volver al futuro, con todo y música de Huey Lewis, y al incluir una aparición del gran Stan Lee (no pregunten).

Puede que el último acto pierda algo de energía, pero lo cierto es que esta película es de una calidad muy superior a la de los productos irregulares de alto presupuesto y de acción real que ha estado estrenando DC últimamente (donde se incluyen los fiascos de Escuadrón Suicida y Liga de la Justicia). Esta cinta merece ser todo un éxito y ojalá obtenga una merecida secuela (aunque los geeks puede que se conformen con una película protagonizada por Alfred, el mayordomo de Batman; sobre el Batimóvil o sobre el Baticinturón).

P.D. ¡La escena post-créditos está genial!


Deja tu opinión sobre el artículo: